Skip to Content

Metástasis ósea

CUIDADO AMBULATORIO:

La metástasis ósea

es un cáncer que empieza en un área y luego se propaga a un hueso. Algunos ejemplos son el cáncer de pulmón, seno, tiroides, próstata y riñón. La metástasis ósea sucede con frecuencia en la columna, hueso de la parte superior del brazo o la pierna, costillas, cadera o cráneo. Su riesgo de sufrir metástasis en los huesos es mayor si usted ha tenido cáncer por mucho tiempo. El cáncer que se propaga a un hueso puede debilitar el hueso y aumentar el riesgo de presentar fracturas.

Signos y síntomas comunes de la metástasis ósea:

  • Dolor de huesos que es peor en la noche
  • Incomodidad al caminar o sentarse o dificultad para encontrar una posición cómoda
  • Fatiga y debilidad
  • Fractura de huesos
  • Entumecimiento del área, dificultad para mover una parte del cuerpo o problemas para orinar
  • Pérdida de peso sin proponérselo o falta de apetito
  • Niveles altos de calcio en la sangre
  • Propensión a desarrolar moretones y a tener sangrados
  • Dolor en la espalda

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted se fractura un hueso.
  • Usted tiene un dolor fuerte y repentino o el dolor se propaga a otras áreas del cuerpo.
  • Usted tiene un dolor nuevo o creciente quenno se mejora con el medicamento.
  • Usted no puede mover una parte de su cuerpo o está entumecido.
  • Usted tiene falta de apetito, náuseas, sed intensa o está vomitando.
  • Usted está orinando más de lo usual o se siente cansado, débil o con sueño.
  • Usted tiene dolor de espalda o cuello, estreñimiento y dificultad para orinar.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene debilidad muscular o cansancio inusual.
  • Usted tiene un dolor nuevo que parece venir de un hueso.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

dependerá del tipo de cáncer que se propagó a un hueso. Las células cancerosas todavía se notarán y actuarán como el cáncer original. Responderá al tratamiento para ese tipo de cáncer. Por ejemplo, si ha tenido cáncer de seno que se propaga al hueso, usted necesitará un tratamiento que se usa para el cáncer de seno. El tratamiento puede reducir el tamaño del tumor pero es posible que el cáncer no desaparezca completamente.

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte cómo tomar estos medicamentos de una forma segura.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Medicamento se pueden administrar para disminuir el dolor de los huesos. Los medicamentos también podrían reducir el daño causado por el cáncer o evitar que el cáncer cause fracturas al hueso.
  • La quimioterapia es un medicamento que se utiliza para eliminar las células cancerosas.
  • La radioterapia usa rayos de alta energía para aniquilar las células cancerosas o para evitar que crezcan muy rápido.
  • La terapia dirigida es un medicamento para combatir las células cancerosas al destruir lo que se encuentra en el interior de las células. Usted puede recibir terapia dirigida al mismo tiempo con quimioterapia o radioterapia.
  • Cirugía puede ser necesaria para prevenir fracturas. Se pueden usar tornillos, placas u otros dispositivos para hacer que el hueso sea más estable. La cirugía también se puede usar para ayudar a que el hueso fracturado cicatrice correctamente. El cemento médico para el hueso se usa junto con otros tratamientos para fortalecer el hueso.

No fume:

El fumar aumenta su riesgo de presentar un cáncer nuevo o que reaparezca, y puede causar pérdida ósea. El fumar también puede demorar el tiempo de recuperación después del tratamiento. Pida a su médico información si usted fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo.

Limite o no consuma bebidas alcohólicas, según indicaciones:

El alcohol puede disminuir en el hueso la densidad mineral y debilitar los huesos. Si usted es hombre, limite el consumo de alcohol a 2 tragos por día. Limite el consumo de alcohol a 1 trago por día si es mujer. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.

Sobrelleve su metástasis ósea:

  • Evite caídas. Use calzado que le quede bien y tenga suelas antideslizantes. Use zapatos dentro y fuera de casa. Retire los objetos de los pasillos o escaleras para que no se enrede o tropiece con ellos y se caiga. Coloque los cables del teléfono y de las lámparas fuera de su camino para que no tenga que saltarlos. Retire los tapetes pequeños o asegúrelos al piso con cinta de doble faz. Instale una buena iluminación en su hogar. Use lamparillas de noche para ayudar a iluminar los pasillos al baño o a la cocina.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables incluyen las frutas, verduras, carnes magras, legumbres y productos lácteos bajos en grasa. Su médico le puede recomendar que consuma más calcio y vitamina D. El calcio y la vitamina D funcionan juntas para proteger y fortalecer los huesos. Una buena fuente de calcio son los productos lácteos, el brócoli, tofu, almendras y sardinas. La vitamina D se encuentra en los aceites de pescado, en algunos vegetales y en la leche fortificada, los cereales y el pan. La vitamina D también se forma en la piel cuando es expuesta al sol. Pregunte a su médico cuál es la cantidad de rayos solares que son seguros para usted.
  • Asista a terapia física u ocupacional como se le indique. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que son seguros para fortalecer sus huesos y músculos. Los músculos fuertes pueden proteger a los huesos. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle a cómo realizar sus actividades cotidianas de una forma segura.
  • Mantenga un diario del dolor. Incluya en dónde siente el dolor y si algo ayudó a aliviarlo. Lleve su registro del dolor a las citas de control con su médico.

Programe una cita con su médico u oncólogo como se le indique:

Es posible que necesite exámenes, gammagrafías o tratamientos continuos. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide