Skip to Content

Meningitis Bacteriana

CUIDADO AMBULATORIO:

La meningitis bacteriana

es una inflamación de las membranas que cubren y protegen el cerebro y la médula espinal. La inflamación se produce por una infección bacteriana y puede ser de peligro mortal. Las bacterias se encuentran en la boca, garganta o nariz. Se propagan de una persona infectada a otra al toser, besar o al compartir alimentos y bebidas. También se puede propagar por una infección en el oído, nariz, garganta, senos nasales o el cerebro. Una lesión cerebral o una cirugía en la cabeza también pueden propagar la infección.

Los signos y síntomas comunes son:

Cualquiera de los siguientes podría desarrollarse en unas pocas horas a unos pocos días:

  • Fiebre alta y escalofríos
  • Rigidez o dolor en el cuello
  • Dolor de cabeza muy intenso
  • Náuseas o vómitos
  • Sarpullido de color rojo o morado
  • Dolor en los ojos cuando mira hacia una luz brillante
  • Somnolencia o confusión mental

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Es difícil despertarlo.
  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene dolor de cabeza, rigidez de nuca y fiebre.
  • Usted está confundido.
  • Usted comienza a tener dificultad para ver u oír.
  • Usted tiene un salpullido nuevo en la piel de color rojo o morado.

Llame a su médico si:

  • Usted cree que alguien en su familia tiene meningitis bacteriana.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Los antibióticos ayudan a tratar una infección bacteriana.
  • Esteroides reducen el enrojecimiento, el dolor y la inflamación.
  • Medicamentos anticonvulsivos ayudan a prevenir o controlar las convulsiones.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Evite la propagación de la meningitis bacteriana:

  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • No comparta artículos. Esto incluye alimentos y bebidas.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Las vacunas sirven para protegerlo a usted y a otras personas a su alrededor contra las enfermedades provocadas por virus o bacterias. Vacúnese contra la gripe todos los años tan pronto como se recomiende, normalmente a partir de septiembre u octubre. Usted puede llegar a necesitar una vacuna contra la neumonía. Esta vacuna generalmente se ofrece cada 5 años. Su médico puede indicarle qué otras vacunas debería recibir, y cuándo debe recibirlas.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Meningitis Bacteriana (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.