Skip to Content

Hipertensión Portal

LO QUE NECESITA SABER:

La hipertensión portal es un aumento en la presión arterial de la vena porta de su hígado. La vena porta es el principal suministro de sangre para su hígado. Es importante acudir a las citas de control debido a que esta condición puede ser de peligro mortal. Dialogue con su médico si necesita ayuda para dejar de beber alcohol. Pregunte cuales medicamentos no debería tomar con esta condición.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Medicamentos:

  • Los bloqueadores beta reducen la presión arterial en la vena porta. Esto se logra desacelerando su ritmo cardíaco y ensanchando sus vasos sanguíneos. Una presión más baja podría evitar un daño al hígado y ayudar a prevenir un sangrado.
  • Vasoconstrictores se podrían administrar para ayudar a reducir el sangrado de sus vasos sanguíneos. Esto disminuirá la presión.
  • Diuréticos se pueden utilizar para ayudar a disminuir la inflamación en su abdomen al ayudar a eliminar fuera de su organismo el exceso de líquido.
  • Un laxante se puede utilizar para eliminar las toxinas de su organismo median las evacuaciones intestinales. El hígado normalmente filtra las toxinas fuera de su sangre. El daño al hígado puede prevenir que se eliminen las toxinas. Las toxinas se pueden acumular en su cerebro y causar una condición seria conocida como encefalopatía hepática.
  • Antibióticos se podrían administrar para ayudar a combatir o prevenir una infección bacteriana.

Monitoreo:

Su médico lo mantendrá bajo observación para detectar cualquier signo que indique usted esté desarrollando várices esofágicas o encefalopatía hepática. Solicite que le suministren más información sobre esta y otras condiciones que pueda desarrollar por la hipertensión portal.

  • Un electrocardiograma se puede utilizar para registrar la actividad eléctrica de su corazón. Lo cual le indica al médico si el sangrado o la hipertensión es causada por anomalías cardíacas.
  • Presión ascendiente de la vena hepática se utiliza para medir la presión en el interior de la vena porta.

Exámenes:

  • Los análisis de sangre: se pueden utilizar para determinar qué tan bien funciona su hígado o si tiene problemas de coagulación.
  • Un ultrasonido, una tomografía axial computarizada (TAC), o un escáner de resonancia magnética (RM) se pueden utilizar para detectar problemas con el flujo sanguíneo en el hígado y para medir la presión arterial en el hígado. Es posible que le administren un medio de contraste para que el hígado y la vena porta se destaquen mejor en las imágenes. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al tinte de contraste.
  • Una endoscopia gastrointestinal alta o endoscopia esofagogastroduodenal utiliza un endoscopio para observar en el interior de su tracto digestivo. Un endoscopio es un tubo largo y flexible con una luz en el extremo. Es posible que se conecte una cámara al endoscopio para tomar imágenes. Los médicos revisarán por problemas en el revestimiento de su esófago y estómago. Se extraerán muestras del interior de su tracto digestivo para enviarlos al laboratorio para ser analizadas. Los tumores pequeños pueden ser removidos y el sangrado puede ser tratado durante una endoscopía.
  • Una biopsia del hígado se podría realizar para revisar su hígado y confirmar su condición. Su médico utilizará una aguja bien delgada para extirpar una mínima parte de tejido de su hígado. La muestra que se extrae de su hígado será enviada al laboratorio para ser analizada.

Tratamiento:

  • Una cánula intravenosa es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.
  • Una transfusión de sangre podría ser necesaria en caso que tenga una gran pérdida de sangre.
  • Un tratamiento para el sangrado podría ser necesario en caso que las venas en su esófago se estallen o empiecen a sangrar. Podría necesitar someterse a una cirugía para que le coloquen una banda sobre las venas que sangran en su esófago. Usted podría necesitar de un procedimiento en el que se coloca un balón sobre las venas que sangran. Podría ser necesario que le inserten una sonda por su nariz hasta su estómago para extraer la sangre que pueda haber en su estómago. Es posible que necesite que le administren medicamento inyectable en los vasos sanguíneos para detener el sangrado.
  • Extracción de liquido se puede necesitar cuando el líquido en su abdomen le impide respirar con facilidad. Se utilizará una aguja para extraer de su abdomen el líquido acumulado. Es probable que necesite que se le extraiga líquido más de una vez.
  • Cirugía podría ser necesaria para colocar una derivación en el interior de su hígado. Una derivación es un tubo pequeño que se utiliza para crear un camino alternativo para que fluya la sangre. Esto ayudará a reducir la acumulación de presión en su hígado.
  • Un trasplante de hígado se podría realizar para reemplazar su hígado con un hígado sano de un donante. Pregúntele a su médico para obtener más información sobre su trasplante de hígado.

RIESGOS:

Usted puede presentar venas inflamadas en el esófago. Esto se conoce como varices esofágicas. Las cuales pueden empezar a sangrar y provocar una gran pérdida de sangre. Su cerebro puede sufrir un daño por las toxinas debido a que su hígado ya no puede filtrar las toxinas fuera de la sangre. Se podría desarrollar un ascenso gradual de presión sanguínea y líquido alrededor de sus pulmones y abdomen. Lo cual puede impedir que usted respire con facilidad. Estas condiciones pueden ser letales.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide