Skip to Content

Fractura De Salter-harris

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una fractura Salter-Harris?

Una fractura Salter-Harris es una rotura en el hueso de su hijo que atraviesa una placa de crecimiento. Las placas de crecimiento son los tejidos que forman nuevo hueso en los extremos de algunos huesos para alargarlos a medida que su hijo crece. Por ejemplo, los huesos del muslo, los huesos del antebrazo y los huesos de los dedos. Cuando su hijo haya finalizado la etapa de crecimiento, estas placas se endurecerán y se convertirán en hueso sólido.

¿Qué tipos de fracturas Salter-Harris existen?

Fracturas Salter-Harris
  • Las fracturas de tipo 1 atraviesan por completo la placa de crecimiento.
  • Las fracturas de tipo 2 atraviesan la placa de crecimiento y quiebran parte del cuerpo del hueso (parte larga del hueso).
  • Las fracturas de tipo 3 atraviesan parte de la placa de crecimiento y quiebran parte del extremo del hueso.
  • Las fracturas de tipo 4 atraviesan parte de la parte larga del hueso, la placa de crecimiento y el extremo del hueso.
  • Las fracturas de tipo 5 ocurren cuando la placa de crecimiento se aplasta.

¿Qué aumenta el riesgo de que mi niño sufra una fractura Salter-Harris?

  • No haber finalizado la etapa de crecimiento; especialmente, los adolescentes varones que practican deportes
  • Ser gimnasta, jugador de baloncesto o jugador de fútbol, o realizar entrenamiento deportivo duro a lo largo del tiempo
  • Una caída de una bicicleta, una patineta o esquíes
  • La fuerza provocada por un accidente de coche, motocicleta o vehículo todo terreno (ATV)
  • Un tirón o un doblez fuertes del brazo o la pierna que quiebre la placa de crecimiento

¿Cuáles son los signos y síntomas de las fracturas Salter-Harris?

  • Dolor e inflamación
  • Sensibilidad
  • Cambio en la forma de la zona lesionada
  • Incapacidad de mover el brazo o la pierna lesionados, o de apoyarse sobre ellos

¿Cómo se diagnostican las fracturas Salter-Harris?

El médico de su hijo le hará un examen físico y le preguntará cuándo comenzaron sus síntomas. El médico le preguntará cómo ocurrió la lesión. El médico le presionará, con cuidado, la zona afectada para ver si hay inflamación y sensibilidad. Él le pedirá al niño que le enseñe dónde le duele y que mueva la zona de ser posible. Se realizarán radiografías para verificar si hay fracturas. Es posible que también deban realizarse tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. Su niño podría recibir un líquido de contraste para ayudar a que los huesos se vean mejor en las imágenes. Informe al médico si su hijo alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste. No permita que su hijo entre a la sala de la resonancia magnética con ningún objeto de metal. El metal puede causar lesiones serias. Informe al médico si su hijo tiene cualquier metal en o sobre su cuerpo.

¿Cómo se tratan las fracturas Salter-Harris?

El tratamiento dependerá del tipo y de la severidad de la fractura de su niño:

  • Puede administrarse un medicamento recetado para el dolor. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé a su niño otros medicamentos que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • Una férula o un yeso pueden utilizarse para inmovilizar la zona afectada hasta que se haga el resto del tratamiento. Es posible que transcurran hasta 14 días antes de que algunas fracturas Salter-Harris puedan observarse en radiografías. Se necesita colocar un yeso o férula si su niño tiene una fractura Salter-Harris o se sospecha. Esto ayudará a evitar que se produzca una mayor lesión en la placa de crecimiento y en la porción cercana de hueso. Si el hueso no se ha dislocado (salido de lugar), a su niño le podrían poner una férula para asegurar que el hueso esté en su lugar mientras sana. Las férulas también se pueden usar después de la reducción (cuando el hueso se devuelve a su lugar) o cirugía.
  • La cirugía puede ser necesaria para reparar ciertos tipos de fracturas Salter-Harris. Se le colocarán clavos o tornillos dentro del hueso quebrado. Estos sostendrán juntos los pedazos de hueso en los lugares correctos.

¿Qué puedo hacer para ayudar a que la fractura de mi hijo sane?

  • Descanse puede ayudar a que la fractura de su hijo sane y a que pueda controlar el dolor. Haga que su hijo descanse a menudo durante el día.
  • Eleve la zona afectada por encima del nivel del corazón de su niño, con tanta frecuencia como sea posible, durante 1 a 3 días. Su niño se puede acostar en una cama o reclinarse en una silla con almohadas por debajo de la pierna o pie lesionado. Use almohadas para apoyar la zona. Su niño debe mover los dedos de las manos y de los pies con frecuencia para mantener el flujo sanguíneo.
  • El hielo ayuda a calmar el dolor y bajar la inflamación. Ponga hielo picado en una bolsa de plástico y cúbrala con una toalla. Ponga el hielo sobre el yeso o la férula las veces y el tiempo que indique su médico.
    Hielo y elevación
    Hielo y elevación

¿Cómo se pueden prevenir las lesiones de deportes?

  • Lleve a su niño a realizarse exámenes regulares, según lo indicado. Pídale a su niño que le avise si le duele. Las revisiones regulares podrían detectar lesiones desconocidas antes de empeorar.
  • Ayude a su niño a realizar diferentes ejercicios. Su niño no debería hacer los mismos ejercicios o prácticas todos los días.
  • Enséñele a su niño a jugar de manera segura. Asegúrese que su niño compita con otros niños de su misma edad, nivel de condición física, y habilidad.
  • Haga que su hijo descanse durante las actividades deportivas, según lo indicado. Los periodos de descanso son necesarios durante los entrenamientos de deportes. Si su niño se lesiona, es recomendable que evite deportes de contacto por 4 a 6 meses para prevenir otra lesión.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • El dolor que su niño siente empeora, aún después de tomar medicamentos.
  • La piel bajo la férula o tablilla hormiguea o está entumecida.
  • Su hijo ya no puede mover los dedos de las manos o de los pies.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo dice que la férula o el yeso se sienten muy ajustados.
  • Usted nota inflamación por debajo de la férula o el yeso.
  • La férula de su niño luce quebradiza o tiene puntos suaves.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de su niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide