Skip to Content

Fractura De Costilla En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una fractura de costilla

es una fisura o quebradura en una o más de las costillas de su niño. Se necesita más fuerza para quebrar los huesos de los niños de menos de 7 años de edad que los de los niños mayores o los adultos. Cuanto mayor es la fuerza, mayor es el riesgo de provocar daño al corazón, pulmones, diafragma, hígado, bazo u otros órganos.


Los signos y síntomas comunes incluyen:

  • Su niño tiene dolor en el pecho cuando respira, tose o se mueve.
  • Puede que usted note que su niño se sostiene el costado lesionado cuando respira.
  • Usted podría notar moretones alrededor del área donde está la costilla fracturada.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo tiene dificultad para respirar
  • Su hijo presenta dolor reciente o su dolor aumenta.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su dolor no mejora, incluso después del tratamiento.
  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene tos.

Consulte con su médico sí:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento de una fractura del costilla

puede incluir la administración de medicamentos para el dolor y la inflamación. Consulte con el médico de su hijo cómo administrar estos medicamentos de manera segura. No entablille las costillas de su hijo. Su niño no podrá respirar profundo si tiene las costillas entablilladas. Esto incrementará el riesgo de que el niño contraiga una infección pulmonar. Las fracturas de costilla normalmente sanan en 2 meses.

Limite la actividad física de su niño:

Su niño debería descansar el mayor tiempo posible y dormir lo suficiente. Esto ayudará a prevenir otras lesiones mientras cura a costilla de su hijo.

Hielo:

Aplique hielo en el área de la fractura por 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo disminuye la inflamación y el dolor.

Tos y respiración profunda:

Este ejercicio disminuirá el riesgo de su niño de una infección en el pulmón. Haga que su hijo abrace una almohada en el lado lesionado mientras hace este ejercicio, para disminuir el dolor. Pídale a su niño que respire profundo y sostenga la respiración lo más que pueda. El niño debe dejar salir el aire y luego toser fuerte. Respirar hondo ayuda a abrir las vías respiratorias de su hijo. Su hijo además podría recibir un espirómetro de incentivo para ayudarle a respirar profundo. Coloque la pieza de plástico en la boca de su hijo. Haga que su hijo realice una inspiración lenta y profunda. Luego deberá expulsar el aire y toser. Repita estos pasos 10 veces por hora.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide