Skip to Content

Extirpación Venosa

CUIDADO AMBULATORIO:

¿Qué necesita saber acerca de la extirpación venosa?

La extirpación venosa es una cirugía que se realiza para extraer várices. Las várices son venas grandes dilatadas y torcidas de las piernas que se abultan debajo de la piel.

Cómo prepararse para la extirpación venosa:

Su médico le explicará cómo debe prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Le dirá qué medicamentos puede tomar el día de la cirugía. Podrían administrarle un antibiótico por vía intravenosa para evitar que contraiga una infección bacteriana. Informe a su médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un antibiótico.

Qué pasará durante la extirpación venosa:

A usted le administrarán anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Su médico realizará 1 o más incisiones pequeñas cerca de la vena que extraerá. Es posible que le hagan más incisiones si es necesario extraer otras venas. El médico detendrá el flujo sanguíneo en la vena. Usará pequeños instrumentos para separar la vena varicosa de los demás vasos sanguíneos y tejidos. La vena puede extraerse a través de una de las incisiones. Es posible que se coloque un tubo de drenaje cerca de la incisión para extraer la sangre y el líquido adicionales. Las incisiones se cerrarán con puntos de sutura o suturas adhesivas Steri Strip™ y las cubrirán con vendajes.

Qué pasará después de la extirpación venosa:

La recuperación toma alrededor de 3 a 6 semanas. Deberá usar medias de compresión o vendajes compresivos en las piernas. Por lo general, deberá usarlos durante unas 3 a 4 semanas después de la cirugía. Puede tener entumecimiento intermitente en áreas pequeñas de las piernas. No debe tener grandes áreas de entumecimiento o molestias que no desaparecen.

Riesgos de la extirpación venosa:

Se le podría magullar, hinchar o infectar la pierna. Podrían también quedarle cicatrices donde se hicieron las incisiones. Le podrían volver a salir las venas varicosas. Usted podría sangrar más de lo esperado. Sus nervios se podrían dañar, y esto podría provocar dolor, pérdida de la sensación o ardor en la pierna. Podría también tener dificultad para mover la pierna o el pie. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna. Esto podría poner en peligro su vida.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted se siente mareada, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Se desprenden los puntos de sutura.
  • Tiene dificultad para mover la pierna o el pie.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su incisión está roja, inflamada o supurando pus.
  • Tiene entumecimiento en las piernas o en los pies que no desaparece.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Siga las instrucciones de su médico sobre el cuidado de sus heridas:

Mantenga las incisiones limpias y secas. Cuando le permitan bañarse, lave la herida cuidadosamente con agua y jabón. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien.

Cuidados personales:

  • Use medias de compresión, si se lo indican. Es posible que deba usar medias de compresión por varias semanas o meses después de la cirugía. Las medias son ajustadas y ejercen presión a sus piernas. Esto mejora el flujo sanguíneo, previene la formación de coágulos y le ayuda a recuperarse de la cirugía.
  • Si puede, camine con frecuencia. Incluso 10 minutos de caminata moderada le ayudará a mejorar el flujo de sangre y a prevenir la formación de coágulos. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted.
  • No se siente o esté de pie por largos periodos de tiempo. Esto puede provocar que la sangre se acumule en las piernas y dañe las venas. Doble o gire sus tobillos varias veces cada hora.
  • No deje las piernas colgando ni las cruce cuando se sienta. Esto disminuye el flujo de sangre a los pies y puede causar una obstrucción o inflamación en las piernas.
  • Eleve las piernas unos 30 grados y apoye toda la pierna. Haga esto varias veces al día o como se lo hayan indicado. Levante el extremo de la cama levemente para tener las piernas en alto mientras duerme. Esto ayuda a que la sangre fluya de regreso hacia su corazón.
  • No use ropa o zapatos ajustados. No use zapatos de tacones altos. No use ropa que le quede ajustada alrededor de la cintura, las rodillas y los tobillos.
  • Mantenga un peso saludable. El sobrepeso o la obesidad pueden aumentar su riesgo de volver a tener várices. Consulte con su médico cuánto debería pesar. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Tendrá que regresar para que le revisen la incisión y le quiten el drenaje o los puntos de sutura. Es posible que deba hacerse más análisis de sangre u otro ultrasonido para controlar el flujo de sangre en sus piernas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2018 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide