Skip to Content

Enfermedad Renal Crónica

LO QUE NECESITA SABER:

La enfermedad renal crónica es la pérdida gradual y permanente de la función renal. También se conoce como insuficiencia crónica del riñón o insuficiencia renal crónica. Generalmente, los riñones se encargan de eliminar líquidos, químicos y desperdicios de la sangre. Los riñones convierten estos desechos en orina. La enfermedad renal crónica puede empeorar con el tiempo y conducir a la insuficiencia renal.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted está confundido y muy soñoliento.
  • Usted sufre una convulsión.
  • Le falta el aire.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • De repente, usted sube o pierde más peso del que le ha indicado su médico.
  • Usted tiene comezón o sarpullido en la piel.
  • Usted orina más o menos que de costumbre.
  • Usted orina con sangre.
  • Usted tiene náuseas y vómitos recurrentes.
  • Usted tiene fatiga o debilidad muscular.
  • Usted tiene hipo que no cesa.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Medicamentos se podrían administrar para disminuir la presión arterial y eliminar el líquido en exceso. También podrían administrarle medicamentos para controlar otras condiciones de salud que se pueden presentar con la enfermedad renal crónica, como la anemia, la diabetes y las enfermedades cardíacas.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Usted tendrá que regresar para hacerse más exámenes de control de su función renal. Es probable que también lo refieran a un especialista en riñones. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Controle otras afecciones de salud:

Siga las indicaciones de su médico sobre cómo controlar la diabetes, la presión arterial alta y la enfermedad cardíaca. Estas condiciones pueden hacer que su enfermedad renal crónica empeore. Hable con su médico antes de tomar medicamentos que se obtienen sin receta médica. Los medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los medicamentos para el estómago o los laxantes podrían dañar sus riñones.

Pésese diariamente:

Pregunte a su médico cuánto debería pesar. Consulte cuál es la cantidad de líquido que usted debería consumir al día. La enfermedad renal crónica puede hacer que usted aumente o baje de peso rápidamente. Pésese todos los días. Anote su peso, la cantidad de líquidos o alimentos en forma líquida que consume y cuánto orina a diario. Comuníquese con su médico si su peso está por encima o debajo de lo recomendado.

Controle su enfermedad renal crónica:

  • Mantenga un peso saludable. Consulte con su médico cuánto debería pesar. Pida que le ayude a crear un plan para bajar de peso si usted tiene sobrepeso.
  • Ejercítese de 30 a 60 minutos al día, 4 a 7 veces por semana, o según le indiquen. Pida más información acerca de un plan de ejercicio adecuado para usted. El ejercicio regular puede ayudarle a mantener bajo control su enfermedad, presión arterial alta y diabetes.
  • Siga los consejos de su médico sobre el consumo de alimentos y líquidos. Podrían indicarle que consuma alimentos bajos en sodio (sal), potasio, fósforo o proteína. Es probable que deba ir donde un dietista si necesita ayuda para planear sus comidas. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Limite el consumo de alcohol. Pregunte cuál es la cantidad de alcohol que usted puede beber sin peligro. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones y los riñones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Pregúntele a su médico si necesita vacunarse. Las infecciones como la neumonía, la gripe y la hepatitis pueden ser más dañinas u ocurrir con más frecuencia cuando la persona padece de enfermedad renal crónica. Las vacunas reducen su riesgo de contraer infecciones con estos virus.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide