Skip to Content
Find MS events and support groups near you! Get started >>

Dolor Músculoesquelético

LO QUE NECESITA SABER:

El dolor muscular puede ser sordo, molesto o agudo. También uede sentir dolor o sensibilidad al tacto. Puede ocurrir en cualquier zona del cuerpo y a menudo es por haber hecho ejercicio. El dolor muscular puede proceder de una lesión, como un esguince, tendinitis o una fractura ósea. El dolor muscular puede ser también resultado de condiciones médicas como polimiositis (miopatía inflamatoria idiopática), fibromialgia y trastornos del tejido conjuntivo.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Cuidado personal:

  • Descanse como se le indique y evite la actividad que le cause dolor. Podrá volver a la actividad normal cuando pueda moverse sin sentir dolor. Siga las indicaciones adecuadas para el descanso y la actividad. Una vez desaparecidos los síntomas, tendrá de sufrir lesiones durante 3 semanas después.
  • El hielo a la zona del músculo que le duele para disminuir el dolor y la hinchazón. Use un paquete de hielo o ponga cubitos de hielo en una bolsa plástica y envuélvala con una toalla. Siempre debe haber una tela entre el hielo y la piel. Aplique el hielo con la frecuencia que se le indique durante las primeras 24 a 48 horas.
  • La compresión con una tablilla, soporte o venda elástica ayuda a disminuir el dolor y la hinchazón. Puede que la necesite para el dolor muscular en los brazos o piernas. Una tablilla, soporte o venda elástica también ayudarán a proteger la zona dolorida cuando usted se mueve.
  • Eleve la pierna o el brazo que le duele para reducir la hinchazón y el dolor. Eleve el miembro mientras esté sentado o acostado. Apoye la pierna con dolor sobre almohadones para mantenerla por encima del corazón.

Medicamentos:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) pueden disminuir la inflamación y el dolor o la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • El acetaminofén sirve para reducir el dolor. Está disponible sin receta médica. Pregunte a su médico cuánto tomar y cuándo tomarlos. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No tome más de un medicamento que contenga acetaminofén a menos que se lo indiquen.
  • Relajantes musculares ayudar a relajar los músculos y reducir el dolor y los espasmos musculares.
  • Esteroides se pueden administrar para reducir el enrojecimiento, el dolor y la hinchazón.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Tal vez tenga que hacerse más pruebas para que los médicos puedan descubrir la causa de su dolor muscular. Es posible que necesite fisioterapia para aprender algunos ejercicios de fortalecimiento muscular. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Le cuesta dormir a causa del dolor.
  • La zona dolorida se hace más sensible, rojiza y caliente al tacto.
  • Usted tiene menor capacidad de movimiento en la zona dolorida.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Nota un dolor de mayor intensidad al mover la zona muscular que le duele.
  • Ha perdido sensibilidad en la zona muscular que le duele.
  • Se le ha hinchado la zona dolorida o la hinchazón ha aumentado. Puede que sienta la piel tirante.
  • Ha aumentado el dolor muscular o el dolor no mejora con el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide