Skip to Content

Dolor De Rodilla

LO QUE NECESITA SABER:

El dolor de rodilla puede empezar de forma repentina, o ser un problema a largo plazo. Puede sentir dolor en la parte lateral, delantera o trasera de la rodilla. Puede tener la rodilla rígida e hinchada. Puede oír sonidos de chasquido o sentir que la rodilla cede o se le bloquea al andar. Puede sentir dolor cuando se sienta, se pone de pie, camina o sube y baja escaleras. El dolor de rodilla puede estar provocado por condiciones como obesidad, inflamación, esguinces o desgarros de los ligamentos o los tendones.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Realice un seguimiento con su profesional médico de atención primaria en un plazo de 24 horas o como se le indique:

Quizá necesite tratamientos de seguimiento, como inyecciones de esteroides para reducir el dolor. Anote sus preguntas para que no olvide preguntarlas durante las visitas.

Auto cuidado:

  • Descanse la rodilla para que se pueda curar. Limite las actividades que aumenten el dolor.
  • El hielo puede reducir la inflamación. Envuelva hielo en una toalla y póngasela sobre la rodilla durante el tiempo que le recomienden y con la frecuencia que le indiquen.
  • La compresión con una rodillera o una venda puede ayudar a reducir la hinchazón. Utilice una rodillera o una venda solo según se lo indiquen.
  • La elevación ayuda a disminuir el dolor y la hinchazón. Eleve la rodilla mientras esté sentado o acostado. Apoye la pierna sobre almohadones para mantener la rodilla por encima del corazón.

Medicamentos:

  • Los medicamentos AINE pueden disminuir la inflamación y el dolor o la fiebre. Estos medicamentos pueden comprarse con o sin receta médica. En algunas personas, estos medicamentos pueden provocar sangrados estomacales o problemas en los riñones. Si usted toma medicamentos anticoagulantes, siempre pregunte a su proveedor de salud si los AINEs son seguros para usted. Antes de usar, lea siempre la etiqueta y siga cuidadosamente las indicaciones que vienen con este medicamento.
  • El acetaminofén reduce el dolor y la fiebre. Se puede adquirir sin receta. Pregunte cuánto puede tomar y cuándo. Siga las instrucciones. El acetaminofén puede ser dañino para el hígado si no se toma correctamente.
  • Tome los medicamentos de la manera que le indiquen. Llame a su profesional médico de atención primaria si considera que el medicamento no le está haciendo efecto o si está experimentando efectos secundarios. Dígale si tiene alergia a algún medicamento. Anote una lista de las medicinas, vitaminas y hierbas que toma. Incluya las cantidades y cuándo y por qué las toma. Lleve la lista o los envases de los medicamentos a las visitas de revisión. Lleve siempre la lista de medicamentos en caso de emergencia.

Haga ejercicio según le indiquen:

Quizá tenga que ver a un fisioterapeuta o hacer los ejercicios que le recomienden para mejorar la movilidad y reducir el dolor. Quizá le aconsejen que camine, nade o monte en bicicleta. Siga su plan de ejercicios exactamente del modo que le han indicado para evitar más lesiones.

Póngase en contacto con su profesional médico de atención primaria si:

  • Tiene alguna preocupación o dudas sobre su estado o los cuidados que debe seguir.

Vuelva a la sala de emergencias si:

  • El dolor empeora, incluso después del tratamiento.
  • No puede doblar o enderezar la pierna completamente.
  • La hinchazón alrededor de la rodilla no disminuye a pesar del tratamiento.
  • La rodilla le duele y se nota caliente al tacto.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide