Skip to main content

Bronquiectasia

CUIDADO AMBULATORIO:

Bronquiectasia

es una afección que hace que se acumule moco en las vías respiratorias. Las infecciones respiratorias crónicas o la inflamación hacen que los bronquios se engrosen. Los bronquios son vías respiratorias grandes que ayudan a que el aire entre y salga de los pulmones. Los pulmones producen mucosidad para atrapar y extraer los gérmenes y los agentes irritantes que entran por la respiración. La bronquiectasia evita que los pulmones limpien el moco. Esto lleva a más infecciones e inflamación, y deja cicatrices en los pulmones.

Los pulmones

Signos y síntomas de la bronquiectasia:

Los períodos de signos y síntomas activos se denominan exacerbaciones.

  • Tos crónica con moco que puede contener sangre
  • Sibilancias o crepitación, falta de aliento o dificultad para respirar
  • Mucosidad de los pulmones con mal olor
  • Debilidad y fatiga
  • Dedos de las manos o los pies en palillo de tambor
  • Dolor de pecho

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Tiene dolor repentino en el pecho.
  • De forma repentina le surge dificultad para respirar o tiene más dificultad para respirar.
  • Se siente confundido o siente que se va a desmayar.

Llame a su médico o pulmonólogo si:

  • Sus labios o uñas de las manos se tornan grises o azules.
  • Usted expectora sangre.
  • Tiene fiebre.
  • Tose más que de costumbre o su respiración es sibilante.
  • Los medicamentos no le alivian los síntomas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Los medicamentos podría ayudar a aliviar sus síntomas. Los broncodilatadores ayudan a abrir las vías respiratorias de los pulmones. Podrían administrarse antibióticos para tratar una infección causada por bacterias. Los corticoides y algunos tipos de antibióticos ayudan a disminuir la inflamación en las vías respiratorias. Los medicamentos pueden ayudar a diluir la mucosidad en los pulmones. El moco diluido puede ser más fácil de expulsar.
  • Oxígeno Le podrían administrar oxígeno para ayudarlo a respirar mejor. El oxígeno también puede aliviar el trabajo que realiza su corazón y evitar que surjan más problemas respiratorios.
  • La cirugía se puede utilizar para extirpar una parte del pulmón que causa los síntomas. También es posible que necesite un trasplante de pulmón si sus síntomas se vuelven muy graves. La cirugía también puede ser necesaria para detener el sangrado abundante en las vías respiratorias si la persona expectora mucha sangre.

Control de la bronquiectasia:

  • Vaya a sus citas de rehabilitación pulmonar según indicaciones dadas. La rehabilitación pulmonar es un programa que puede ayudarle a aprender a controlar la bronquiectasia y a prevenir las exacerbaciones. Su plan incluirá ejercicios aeróbicos, como caminar, nadar o andar en bicicleta. El ejercicio regular ayuda a que los pulmones funcionen bien y a mantener las vías respiratorias despejadas. La rehabilitación puede ayudarle a aumentar su capacidad para hacer ejercicio durante el tiempo que se le recomiende.
    Caminar para ejercitarse
  • Mantenga las vías respiratorias despejadas y abiertas. Realice las técnicas de desobstrucción de las vías respiratorias según sea necesario. Los médicos le enseñarán cómo hacer esto en la rehabilitación pulmonar. Un enjuague nasal con solución salina puede ayudar a eliminar los irritantes de los senos paranasales. Disminuya el moco bebiendo más líquidos o usando un humidificador de vapor frío. Mantenga la cabeza más alta que el cuerpo cuando duerme. Si su cama no es ajustable, puede colocar almohadas adicionales debajo de la parte superior del cuerpo para mantener la cabeza en alto.
  • No fume ni esté cerca a alguien que esté fumando. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y cigarros pueden causar daño pulmonar y empeorar los problemas pulmonares. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Prevenga la propagación de gérmenes:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Luego lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos. No se pare cerca de nadie que esté estornudando o tosiendo.
  • Manténgase alejado de cualquier persona que esté enferma. Evite las multitudes lo más que pueda. Pídale a cualquiera que esté enfermo que no vaya a su casa.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Las vacunas pueden ayudar a prevenir algunas infecciones pulmonares. Entre los ejemplos se incluyen la neumonía, la pertusis (tos ferina), la difteria y la influenza (gripe). Vacúnese contra la gripe todos los años tan pronto como se recomiende, generalmente a partir de septiembre u octubre. Su médico le indicará si necesita otras vacunas y cuándo recibirlas.

Acuda a sus consultas de control con su médico o pulmonólogo, según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Bronquiectasia (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.