Skip to Content

Alimentación Durante El Tratamiento De Cáncer

LO QUE NECESITA SABER:

Su plan alimenticio durante el tratamiento de cáncer debe de tener suficientes calorías y proteína para ayudarle a sanar y a mantener su peso. Es probable que durante el tratamiento de cáncer usted necesite probar nuevos alimentos y bebidas que no son parte de su dieta normal. Consulte con su médico acerca del plan alimenticio más adecuado para usted durante el tratamiento de cáncer.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Cambios de nutrición que son necesarios durante el tratamiento de cáncer:

Es probable que su médico requiera revisar su peso con frecuencia. Es posible que deba ingerir alimentos ricos en calorías si está perdiendo peso.

  • Consuma comidas pequeñas o meriendas en intervalos de pocas horas, en lugar de comidas abundantes. Planee comer lo más que pueda durante las horas del día cuando usted tiene un buen apetito. Mantenga a mano sus alimentos preferidos.
  • Pregúntele a su médico si usted necesita agregar calorías adicionales a los alimentos que consume. Usted puede hacer esto al añadir alimentos como la mantequilla, queso o crema semiagria a los platos principales, los sándwiches y las ensaladas. Agregue miel, mermelada, azúcar, granola y frutos secos a los postres. Para agregar proteínas adicionales, añada productos lácteos tales como leche, helados y yogur. Usted también puede agregar polvo instantáneo de desayunos, huevos, nueces, mantequilla de maní, carne o legumbres a los alimentos para aumentar el contenido de proteína.
  • Los suplementos nutricionales podrían ayudarle a obtener los nutrientes adicionales que necesita si usted es incapaz de consumir suficientes alimentos. Los suplementos nutricionales proveen calorías adicionales, proteína, vitaminas y minerales. No tome vitaminas ni otros suplementos a menos que su médico lo autorice.
  • Beba sólo pequeñas cantidades de líquidos con las comidas o consuma líquidos entre las comidas. Los líquidos también hacen que usted se sienta lleno.

Maneje las náuseas o el vómito:

  • Consuma comidas pequeñas en intervalos de pocas horas en lugar de comidas abundantes. Elija alimentos secos o blandos. Ejemplos incluyen pan tostado, galletas, pretzels, yogur, crema de trigo, papas hervidas, arroz y fideos cocidos. Los alimentos que están fríos o a temperatura ambiente pueden ser más fáciles de comer que los alimentos que están calientes.
  • Los alimentos que podrían empeorar sus síntomas de náusea son los alimentos grasosos, picantes, ricos en fibra y los que producen gases. Los alimentos ricos en fibra incluyen las frutas y verduras frescas, los cereales y panes integrales, y legumbres. Los alimentos que producen gases incluyen el repollo, brócoli y los frijoles secos cocidos. Las bebidas que contienen alcohol también pueden causar náuseas.
  • Evite los alimentos que tengan olores fuertes. Permita que otra persona prepare las comidas y evite acercarse al olor de la comida hasta la hora de comer.
  • No se acueste inmediatamente después de comer. Si necesita acostarse, use varias almohadas para mantener su cabeza en alto. Es posible que su médico le ordene otros medicamentos para aliviar o prevenir las náuseas.
  • Consuma más líquidos para reemplazar los líquidos perdidos cuando vomita. Tome sorbos de líquidos claros como agua, bebidas deportivas, jugo de manzana y caldos.

Maneje la diarrea:

  • Consuma líquidos descafeinados para prevenir la deshidratación. Los líquidos adecuados son el agua, jugos diluidos, caldo, y café o té descafeinados.
  • Tome 5 o 6 comidas pequeñas cada día en vez de comidas grandes. Incluya alimentos con bajo contenido de fibra, como el puré de papas, yogur, fideos, compota de manzana, pan tostado, requesón, arroz, huevos y crema de trigo.
  • El azúcar en los productos lácteos (lactosa) pueden provocar más evacuaciones intestinales en algunas personas. Si usted tiene problemas con la lactosa, trate de tomar la leche que tiene la enzima llamada lactasa. Esta enzima ayuda a que su cuerpo sea capaz de digerir la lactosa que se encuentra en los productos lácteos. Usted también podría optar por consumir provisoriamente leche libre de lactosa.

Maneje el estreñimiento:

  • Aumente la cantidad de líquido que toma. Pregúntele a su médico cuál es la cantidad de líquido que necesita ingerir a diario. Beba una bebida caliente ½ antes del tiempo en que usted normalmente realiza una evacuación intestinal.
  • Pregúntele a su médico si usted puede aumentar la cantidad de fibra en su dieta. Fibra suplementaria podría ayudarle a realizar más evacuaciones intestinales. Algunos ejemplos de los alimentos ricos en fibra incluyen cereales de salvado, frutas y vegetales crudas, frijoles secos cocidos y panes integrales. Jugo de ciruela y ciruela pasa podrían ser especialmente útiles. Consulte con su médico acerca del uso de suplementos de fibra o laxantes.
  • Aumente la cantidad de actividad física que hace a diario si es capaz de hacerlo. Los ejercicios que podrían reducir los problemas de estreñimiento son caminar, nadar y andar en bicicleta.

Controle la saliva espesa o la sequedad en la boca:

  • Consuma alimentos blandos y húmedos. Humedezca los alimentos con salsas y aderezos para ensaladas. Estos alimentos pueden lubricar su boca y facilitar su habilidad de masticar y tragar. Tome un sorbo de líquido con cada bocado de comida para ayudarle a masticar y tragar los alimentos.
  • Si usted tolera el consumo de frutas cítricas como naranjas, limones o toronjas, estos alimentos producen más saliva.
  • Enjuague su boca con club soda o bicarbonato de sodio, mezclado con agua durante todo el día.
  • Consuma líquidos descafeinados durante todo el día para reducir sequedad en la boca.
  • Si usted sufre de sequedad en la boca, chupe los caramelos duros o chicle sin azúcar para facilitar la producción de saliva. No consuma alimentos salados, bebidas que contienen alcohol y enjuague bucal, ya que pueden secar su boca.

Maneje la dificultad para tragar:

Usted podría necesitar un examen de deglución (tragar) para encontrar los tipos de alimentos y líquidos que son adecuados para usted. Consuma comidas pequeñas que sean ricas en calorías y proteínas a intervalos de pocas horas. Consuma líquidos entre las comidas en lugar de tomarlos con las comidas para que no se llene rápidamente. Coma alimentos húmedos o humedezca los alimentos secos con salsas y aderezos. Pregúntele a su médico qué consistencia deberían de tener los alimentos que consume.

Maneje el dolor en la boca, lengua o garganta:

  • Consuma alimentos blandos, húmedos y licuados (alimentos diluidos en una licuadora) ya que son más fáciles de masticar y tragar. Utilice líquidos para humedecer los alimentos secos. Tome suficiente líquidos.
  • No consuma aquellos alimentos ni bebidas que puedan aumentar el dolor en su boca y garganta. Por ejemplo los alimentos y bebidas picantes, salados, ácidos, muy calientes o fríos. Los alimentos ácidos incluyen tomates, naranjas y otras frutas ácidas. No consuma alimentos crujientes ni duros. Si usted toma suplementos vitamínicos o minerales, tritúrelos y agréguelos a los alimentos.

Maneje el cambio de su sentido del gusto u olfato:

  • Pruebe diferentes sabores, como agrio, salado o dulce hasta encontrar los alimentos que a usted le gusten. Agregue especias y condimentos para que los alimentos tengan mejor sabor.
  • Si las carnes tienen sabor metálico o amargo, intente comérselas frías o a temperatura ambiente. Agregue carne a los guisos o marine carnes con jugo de piña, vino u otros líquidos, antes de cocinarlas para mejorar el sabor. Si usted no puede comer carne, elija otros alimentos que contengan proteínas. Algunas de las alternativas son los quesos, leche, pudín, yogur, batidos con leche, huevos, nueces y tofú. Use utensilios de plástico para reducir el sabor metálico en su boca.
  • Los alimentos fríos o a temperatura ambiente podrían tener mejor sabor que los alimentos calientes. Prepare alimentos menos salados o menos dulces si estos sabores son desagradables.
  • Cepille sus dientes y enjugue su boca frecuentemente y entre las comidas para reducir el sabor desagradable en su boca. Enjuague su boca con bicarbonato de sodio mezclado en agua.

Consejos para una dieta saludable:

  • Es posible que le sea difícil combatir las infecciones. Es muy importante tratar de prevenir las infecciones y la intoxicación alimenticia. Para prevenir esta intoxicación, lave muy bien todas las frutas y vegetales que estén crudos. Restriegue la superficie de los melones antes de cortarlos. Lávese las manos antes y después de preparar alimentos, especialmente después de haber manipulado carne cruda. Lave todas las superficies, tales como el mostrador y las tablas para cortar sobre las cuales se prepararon los alimentos. Descongele la carne en el refrigerador, en lugar de descongelarla en el mostrador. Cocine muy bien las carnes y los huevos. No consuma los mariscos crudos. Tome únicamente jugos, leche y quesos que hayan sido pasteurizados.
  • La preparación de los alimentos requiere un esfuerzo y puede desgastar su energía. Compre los alimentos que requieren poco o no esfuerzo para prepararse. Mantenga a mano una variedad de alimentos y pruebe nuevos alimentos frecuentemente. Algunos ejemplos de alimentos que puede probar el pudín empacado, palitos de queso, paquetes de galletas con crema de maní, comidas congeladas y suplementos alimenticios ricos en calorías.
  • Pídale ayuda a sus familiares y amigos para ayudarle a comprar los alimentos y mantener un suministro de cosas que le gustan en casa. Pida a los demás que le ayuden a preparar tandas de comida y congelar el exceso para otros días.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted vomita más de 3 días seguidos.
  • Usted es incapaz de tragar la comida.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide