Skip to Content

Abuso Físico De Las Personas Mayores

LO QUE NECESITA SABER:

El abuso físico ocurre cuando la persona encargada de cuidarlo le hace daño o lo pone en peligro. Esta persona puede ser un familiar u otra persona que está a cargo de su cuidado. Puede que esta persona lo golpee, abofetee, patee, empuje, le tire del pelo, lo queme o le haga comer a la fuerza. También puede que no le dé la cantidad adecuada de un medicamento. El abuso físico también incluye el abuso sexual. El abuso sexual se produce cuando otra persona tiene contacto sexual con usted sin su expreso consentimiento. El abuso físico puede ocurrir en su propio hogar, en el hogar de la persona que lo cuida o en una instalación, como un hogar de ancianos.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Hielo y calor:

  • El hielo contribuye a bajar la hinchazón y calmar el dolor. Es posible que el hielo también ayude a evitar que se dañen los tejidos. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra el hielo con una toalla y colóquelo sobre la lesión durante 15 a 20 minutos cada hora, o tal como le indiquen.
  • Es posible que su médico de cabecera le indique que use calor después de las primeras 24 a 48 horas. El calor contribuye a aliviar el dolor y los espasmos musculares. Aplíquese calor en el área lesionada durante 20 a 30 minutos cada 2 horas durante la cantidad de días que le indiquen.

Cuidado de las lesiones o heridas:

Pida información a su médico de cabecera acerca de cómo cuidar sus lesiones o heridas.

Descanso:

Descanse cuando le haga falta. Comunique a su médico de cabecera si tiene dificultad para dormir.

Asesoramiento:

Es posible que sienta temor, depresión o ansiedad como consecuencia del abuso físico. Puede que su médico de cabecera le sugiera que hable con un psicólogo de cómo se siente.

Autocuidado:

  • Denuncie el abuso físico: Es posible que le resulte difícil hacerlo, pero es muy importante que denuncie el abuso físico. Los médicos pueden ayudarle si corre riesgo o es víctima de abuso físico.
  • Vaya a las consultas de seguimiento: Es posible que su médico hable con usted, su familia, sus amigos o las personas responsables por el abuso. Puede que esto incluya hablar de lo que sucederá si el abuso no se detiene.

Para apoyo y más información:

  • National Center on Elder Abuse
    101 The City Drive South 200 Building
    Orange , CA 92868
    Phone: 1- 855 - 500-3537
    Web Address: http://www.ncea.aoa.gov/NCEAroot/Main_Site/Index.aspx

Comuníquese con su médico de cabecera si:

  • No puede asistir a su próxima consulta médica.
  • Tiene nuevos signos y síntomas.
  • Tiene alguna pregunta o inquietud acerca de su condición o cuidado.

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • Siente deseos de hacerse daño a usted mismo o a otra persona.
  • Le parece que no puede sobrellevar el abuso o que no puede recuperarse del abuso.
  • Le falta el aliento, le duele el pecho o su corazón late en forma acelerada.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide