Skip to Content

Abuso De Metanfetamina

LO QUE NECESITA SABER:

El abuso de la metanfetamina es cualquier uso de metanfetamina o necesitar más para obtener los mismos efectos que usted obtenía de las cantidades más pequeñas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese al departamento de emergencias si:

  • Usted tiene dolor en el pecho y su ritmo cardíaco o respiración son más rápidos que de costumbre.
  • Usted está tan nervioso que no puede desempeñarse en sus actividades.
  • Usted se siente mal o vomita, o tiene dolor de cabeza o dificultad para respirar cuando está cerca de la metanfetamina o la está cocinando. Es posible también que se sienta mareado.
  • Los niños u otras personas que han estado cerca de la metanfetamina parecen o actúan como que están enfermos, o no se pueden despertar.
  • Usted tiene una convulsión.
  • Usted siente deseos de hacerse daño a usted mismo o a otra persona.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted está usando metanfetamina y sabe o cree que podría estar embarazada.
  • Usted tiene síntomas de abstinencia y siente deseos de volver a usar metanfetamina.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Podrían administrarle medicamentos para ayudarlo a permanecer calmado, reducir su depresión o a disminuir los pensamientos falsos.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Efectos a largo plazo del abuso de metanfetamina:

  • Los problemas de memoria y concentración pueden dificultar que usted aprenda o recuerde información. Es posible que se sienta confundido. También es posible que haga las cosas más lentamente que de costumbre.
  • Los problemas de comportamiento incluyen acciones impulsivas o violentas. Impulsivo es cuando usted actúa sin pensar antes.
  • Los problemas físicos incluyen debilidad o daño cardíaco. Su corazón podría tener dificultad para funcionar correctamente. Los hombres podrían tener un disminución de la capacidad de tener relaciones sexuales.
  • Los problemas de cuidado personal incluyen el no mantenerse limpio y no comer apropiadamente debido a que usted está enfocado en el uso de la metanfetamina. La metanfetamina podría provocar que usted se vea mayor de la edad que tiene en realidad.
  • Los problemas de la piel podrían ocurrir si usted comienza a picarse la piel o si no le da importancia a las marcas de las agujas. Es posible que usted crea ver o sentir insectos sobre o debajo de su piel y que trate de quitárselos. Si se rasca mucho la piel, le pueden salir llagas, y las llagas pueden infectarse. Si se inyecta la metanfetamina, le quedarán las marcas de las agujas en la piel. Estas marcas también se pueden infectar.
  • Los problemas bucales podrían desarrollarse debido al uso de la metanfetamina. La metanfetamina puede provocar sequedad bucal y hacer que usted mastique, apriete o rechine los dientes más de lo normal. Esto hace que los dientes se desgasten. Sus dientes podrían oscurecerse o ponerse negros. Se podrían romper, deshacerse o se le podrían caer. Es posible que tengan que extraerle los dientes.

Peligros de preparar metanfetamina:

La metanfetamina se produce con sustancias químicas y materiales que pueden provocar un incendio o una explosión. Estas sustancias pueden provocar quemaduras graves.

Cómo afecta la metanfetamina a los bebés recién nacidos, que no han nacido todavía y a los niños:

  • Si usted está embarazada y usa metanfetamina, es posible que su bebé no se desarrolle en su útero como debería. Él podría nacer demasiado pronto o morir antes de nacer. El bebé podría tener problemas con su corazón, cerebro o el desarrollo de su cuerpo. No amamante a su bebé si usa metanfetamina. Usted pasará la metanfetamina al bebé a través de la leche materna. Pida más información a los proveedores de salud sobre los programas de tratamiento y el uso de drogas durante la lactancia.
  • Es posible que su niño no se desarrolle como debería. También podría tener problemas de aprendizaje o para controlar la ira.

Abstinencia de la metanfetamina:

La abstinencia se produce cuando una persona que es adicta disminuye o suspende el uso de la droga. Los usuarios de metanfetamina podrían tener dificultad para hacer frente a la abstinencia y podrían volver a usar metanfetamina. La abstinencia de metanfetamina podría provocar los siguientes signos y síntomas:

  • Convulsiones
  • Sentirse triste o querer quitarse la vida
  • Deseo intenso de metanfetamina
  • Sentirse cansado, dormir más de lo usual o no poder dormir del todo, o tener pesadillas
  • Dificultad para concentrarse en una tarea, moverse más lentamente y tomarle más tiempo para terminar sus tareas, o sentirse inquieto
  • Sentirse nervioso, enojado, hambriento o con malestar, o pensar que la gente está intentado hacerle daño

Tratamientos para el abuso de la metanfetamina:

La mayoría de las personas necesitan terapia y apoyo para dejar de usar la metanfetamina. Existen varios tipos de diferentes terapias y apoyo disponibles. Pregunte a su proveedor de salud en dónde puede conseguir terapia o un grupo de apoyo.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le indique:

Escriba las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus citas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide