Skip to Content

Tubos Torácicos En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un tubo torácico?

Un tubo torácico también se conoce como drenaje torácico o tubo de drenaje torácico. Es un tubo plástico que se coloca por el lado del pecho del niño. El tubo emplea un dispositivo de succión para aspirar el aire, la sangre o líquido que se encuentra alrededor de los pulmones o el corazón del niño. Un tubo torácico ayudará a su niño a respirar con mayor facilidad.


¿Porqué podría mi niño necesitar un tubo torácico?

  • Neumotórax: Con esta condición el aire se escapa de los pulmones y entra al espacio pleural. El espacio pleural es el área que se encuentra entre los pulmones y las paredes del pecho del niño. Un neumotórax hace que sea difícil respirar. Puede ser el resultado de una lesión traumática en el pecho, como una fractura de las costillas. Puede ocurrir un neumotórax si el niño usa un respirador o como resultado de una lesión interna.
  • Derrame pleural: Ocurre cuando se acumula líquido en el espacio pleural a consecuencia de ciertas condiciones, como una infección o un tumor.
  • Empiema: Es una infección en el espacio pleural.
  • Derrame paraneumónico: Se produce cuando el niño tiene un derrame pleural, una infección del pulmón y pus en el espacio pleural.
  • Hemotórax: Se produce cuando se filtra sangre en el espacio pleural. Un hemotórax puede ser el resultado de una lesión traumática en el pecho, un tumor o problemas de sangrado.

¿Qué sucede después que le colocan un tubo torácico a mi niño?

  • Medicamentos:
    • Antibióticos: Se administra este medicamento para ayudar a prevenir o tratar una infección causada por bacteria.
    • Analgésicos: Es posible que a su hijo le administren medicamentos para eliminar o calmar el dolor. No espere hasta que el dolor sea severo para darle su medicamento a su niño.
    • Exámenes: Es posible que el niño necesite rayos X del pecho o una tomografía computarizada después de que le hayan colocado el tubo torácico para comprobar que está en el lugar adecuado. También es posible que necesite rayos X del pecho después de que le quiten el tubo torácico

¿Cómo puedo contribuir a evitar que mi niño tenga problemas con el tubo torácico?

  • Ayude al niño a respirar hondo y toser: Esto ayuda a abrir las vías aéreas del niño y a expulsar la flema de los pulmones. El niño debería respirar hondo y toser cada hora que esté despierto. El niño puede sujetar fuerte una almohada sobre el área de inserción del tubo para sentir menos dolor cuando tose. El niño debería respirar hondo y contener el aliento tanto como pueda. Después debería expulsar el aire de sus pulmones con una tos fuerte y profunda. Se le puede dar un espirómetro incentivo. Este dispositivo ayuda al niño a respirar más profundamente. Coloque la pieza plástica dentro de la boca del niño y pídale que respire hondo. Indíquele que contenga el aliento todo lo que pueda y que después expulse el aire. Haga que el niño use el espirómetro incentivo 10 veces seguidas cada hora que esté despierto.
  • Pregunte acerca del ejercicio: Esto podría ayudar a evitar que se formen coágulos de sangre y podría ayudar a mantener los pulmones del niño llenos de aire. Consulte a los médicos del niño si puede ayudarlo a caminar o a hacer ejercicios mientras está en cama.
  • Ayude al niño a encontrar una posición que le resulte cómoda: Si el niño se queja de que siente ardor en el pecho cuando está acostado, ayúdelo a cambiar de posición. Es posible que esto le calme el dolor.
  • Compruebe que el tubo torácico del niño no esté acodado ni tenga bucles: Asegúrese de que el tubo esté sobre la cama, cerca del cuerpo del niño. No permita que los bucles del tubo cuelguen del lado de la cama. Asegúrese de que el tubo sea lo suficientemente largo como para que el niño no tire de él cuando se mueva o se voltee. Dígale a los médicos de inmediato si el tubo torácico del niño se desconecta.
  • Mantenga el dispositivo de succión por debajo del nivel del pecho del niño: Esto ayudará a que los líquidos drenen del pecho del niño al recipiente que se encuentra debajo. Esto también contribuirá a evitar que el líquido regrese al pecho del niño
  • Asegúrese de que el tubo torácico del niño esté firme: Asegúrese de que el tubo esté firmemente pegado con cinta adhesiva al cuerpo del niño, debajo del vendaje. También es posible que el tubo torácico esté pegado al dispositivo de succión para que los tubos no se separen.

¿Qué riesgos presenta un tubo torácico para los niños?

  • Es posible que el niño contraiga una infección o que el lugar donde se colocó el tubo sangre demasiado. Los órganos, vasos sanguíneos o nervios del niño se podrían dañar. Su hijo podría sentir dolor en el pecho después del procedimiento. El niño podría necesitar que se vuelva a realizar el procedimiento si el tubo se sale de lugar. Si el niño vuelve a tener la misma condición de salud después del tratamiento, es posible que necesite otro tubo torácico. Es posible que el tubo torácico no disminuya los signos y síntomas del niño o que el médico no pueda colocar el tubo. De ocurrir esto, es posible que el niño necesite otra cirugía o procedimiento.
  • Si usted no quiere que se le coloque un tubo torácico, su niño podría tener más dificultad para respirar. Si el niño no recibe suficiente oxígeno, es posible que se le dañen el corazón y el cerebro. Esto puede poner en peligro su vida.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • El niño comienza a vomitar.
  • Al niño no se le pasa el dolor, incluso después de haberle administrado un medicamento para el dolor.
  • El niño tiene comezón o inflamación en la piel, o le aparece un nuevo sarpullido.
  • El área donde se colocó el tubo está inflamada, enrojecida o supura pus.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • Al niño se le cae el vendaje.
  • Su hijo tiene dolor de pecho repentino.
  • Su hijo tiene dificultad repentina para respirar.
  • El vendaje del niño está empapado de sangre.
  • Se abren los puntos de sutura de la herida del niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide