Skip to Content

Trasplante De Hígado

LO QUE NECESITA SABER:

Un trasplante de hígado es cirugía para remover una parte o la totalidad de su hígado y reemplazarlo con el hígado de un donante sano. Normalmente, su hígado funciona para eliminar los productos de desecho de su sangre y ayuda con la coagulación de la sangre. El hígado donado podría ser de una persona que ha fallecido o de una persona viva.


MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía :

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Una cánula intravenosa es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.
  • La anestesia general lo mantendrá dormido y sin dolor durante la ciurgía. Es posible que le administren la anestesia por vía intravenosa. O también la puede inhalar a través de una máscara o de un tubo que se coloca en su garganta. El tubo puede causar que sienta la garganta irritada cuando se despierte.
  • Medicamento contra el rechazo: Estos medicamentos ayudan a que su cuerpo no rechace el nuevo hígado. Es posible que usted necesite tomar este medicamento por el resto de su vida.
  • Antibióticos: Es posible que se le administre esta medicación antes y después de la cirugía. Los antibióticos ayudan a prevenir infecciones producidas por bacteria.
  • Monitoreo:
    • Monitor cardíaco: También se conoce como ECG o EKG. Parches adhesivos colocados en su piel registran la actividad eléctrica de su corazón.
    • Un oxímetro de pulso es un dispositivo que mide la cantidad de oxígeno en su sangre. Se coloca un cordón con una pinza en su dedo, oído, o dedo del pie. La otra extremidad del cordón se sujeta a la máquina.
    • Vía arterial: Una vía arterial es un tubo que se coloca dentro de una arteria (vaso sanguíneo), usualmente en la muñeca o ingle. La ingle es el área donde su abdomen se junta con la parte superior de su pierna. Una línea arterial podría usarse para medir su presión arterial o para extraer sangre.
    • Línea de presión venosa central: Una línea de presión venosa central (PVC) es una sonda intravenosa que se coloca en una vena cerca de su clavícula, o en su cuello o ingle. Se puede usar esta línea para observar el líquido y la presión dentro de los vasos sanguíneos. También se puede utilizar para la administración de medicamentos o líquidos.
  • Catéter de Foley: Una sonda de Foley es un tubo que se coloca en la vejiga para drenar la orina dentro de una bolsa.
  • Sonda nasogástrica: Una sonda nasogástrica (NG) se introduce por la nariz hacia el interior del estómago. La sonda podría estar sujeta a succión para mantener su estómago vacío.
  • Transfusión de sangre: Podría necesitar una transfusión durante la cirugía si pierde mucha sangre. Durante una transfusión de sangre, usted va a recibir sangre entera, o partes de la sangre a través de una vía intravenosa (IV). Usted también podría necesitar una transfusión después de la cirugía.

Durante su cirugía:

  • Su médico le hará incisiones debajo y a cada lado de la caja torácica. También se realizará una incisión en el centro de su abdomen. Se moverán los músculos y otros tejidos a un lado para que el médico observe el hígado más fácilmente. Si se encuentra un exceso de líquido adentro de su abdomen, podría ser necesario removerlo. Entonces, su médico podría conectar una de las venas grandes de la pierna, una vena del cuello y la vena portal a un sistema de circulación. La vena portal es el vaso sanguíneo grande que lleva su sangre al hígado. El sistema de circulación mantiene el bombeo de sangre oxigenada a través de su cuerpo y fuera de su hígado durante su cirugía. Si no se utiliza un sistema de circulación, se usan grapas para suspender el flujo de la sangre a su hígado durante la cirugía.
  • Los vasos sanguíneos que están sujetados a su hígado van a ser cortados y cerrados para suspender cualquier sangrado. Su hígado será extirpado, y se coloca el hígado donado en su lugar. La vesícula unida al hígado del donante ha sido extirpado antes de que el hígado se trasplante. Su médico va a suturar los vasos sanguíneos del hígado donado a los suyos. Se retiran las grapas o el sistema de circulación para permitir que la sangre fluya a través del hígado nuevo. Luego su médico sujetará las vías biliares a las del hígado donado. Su médico podría usar puntos de sutura, pegamento quirúrgico, o una haz de láser para suspender cualquier sangrado. Se colocan drenajes alrededor de su hígado para remover cualquier exceso de sangre o líquido después de la cirugía.
  • Finalmente, su médico cerrará las incisiones con suturas y las cubrirá con vendajes. Los vendajes van a ayudar a mantener sus lesiones limpias y secas, y a prevenir infecciones.

Después de cdirugía:

Lo trasladarán a una habitación donde usted pueda descansar y estar bajo observación. Los médicos supervisarán su ritmo cardíaco, presión sanguínea, respiración y temperatura atentamente. Es posible que usted aún tenga el tubo endotraqueal (tubo ET) colocado en su boca y garganta. El tubo ET se conectará a una máquina que se conoce como ventilador que lo va a ayudar a respirar. Este tubo no se remueve hasta que usted pueda respirar por sí mismo. Cuando usted esté completamente despierto, aún podría tener varios tubos puestos. Estos tubos pueden dificultar su habilidad de moverse, pero son necesarios para supervisar su condición. No se levante de la cama hasta que el médico se lo ordene y hasta que alguien lo pueda ayudar. Los médicos revisarán las heridas a menudo para observar su recuperación y detectar cualquier problema. Usted podría requerir de cualquiera de los siguientes después de su cirugía:

  • Análisis de sangre: Usted va a necesitar pruebas de sangre después de la cirugía para revisar la función de su cuerpo. También va a necesitar pruebas de gases en la sangre arterial (GSA). Durante esta prueba, la sangre se puede tomar de su línea arterial, o de una arteria en su muñeca, brazo, o ingle. Su sangre se examina para oxígeno, ácidos, y dióxido de carbono.
  • Radiografía del tórax: Esto es una imagen de su corazón y pulmones. Los médicos usan esta prueba para revisar la función de los pulmones después de la cirugía. Los médicos podrían usar la radiografía para buscar signos de infección o para detectar líquido alrededor de los pulmones.
  • Tomografía computarizada (TC) o imagen por resonancia magnética (IRM): Este examen utiliza rayos X o imanes potentes y una computadora para tomar imágenes de su abdomen. Estas imágenes podrían mostrar cómo está funcionando el hígado después de la cirugía. Es posible que le administren un medio de contraste antes de tomar las imágenes para que los médicos las puedan ver con mayor claridad. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al tinte de contraste.
  • Ultrasonido Doppler: Un ultrasonido Doppler es una prueba para revisar el flujo de sangre a través de la arteria principal en su hígado.
  • Electrocardiograma (EKG): Este examen mide la actividad eléctrica del corazón. Se utiliza para revisar si existen daños o problemas en el corazón.
  • Ingesta y eliminación: Sus médicos necesitarán saber la cantidad de líquido que usted está consumiendo. Los médicos también medirán la cantidad que está orinando. Mientras usted tiene la sonda puesta, los médicos pueden medir la cantidad de orina en la bolsa. Después de que le quiten la sonda, consulte con los médicos si usted necesita medir su orina antes de desecharla. Los médicos también medirán la cantidad de líquido acumulado en los drenajes y la sonda nasogástrica. Cuando su drenaje sea muy poco, o no salga líquido de su herida, sus drenajes serán retirados.
  • Líquidos por vía intravenosa (IV) Usted podría necesitar líquido adicional en su cuerpo después de su trasplante de hígado. Los líquidos se administran a través de una vía intravenosa (IV) colocada en su vena. Los líquidos IV son soluciones líquidas que contienen agua, azúcar, y proteína. También podrían contener electrólitos necesarios para prevenir ritmos cardíacos anormales después de la cirugía.
  • Signos neurológicos: Los médicos revisarán sus ojos, su memoria y la facilidad con la que usted se despierta. También podrían examinar la fuerza con la que usted aprieta con la mano y el equilibrio. De este modo, podrán saber cómo esta funcionando su cerebro después de la cirugía. Es posible que deban controlarle sus signos neurológicos frecuentemente. Podría ser necesario que su médico lo despierte para revisar sus signos neurológicos.

Medicamentos:

  • Medicamento contra el rechazo: Estos medicamentos ayudan a que su cuerpo no rechace el nuevo hígado. Es posible que usted necesite tomar este medicamento por el resto de su vida.
  • Medicamentos esteroides: Le podrían administrar medicamento esteroideo para suspender que su cuerpo rechace el hígado nuevo. Los esteroides también pueden ayudar a reducir la inflamación.
  • Analgésicos: Es posible que le receten un medicamento para aliviar el dolor. No espere hasta que su dolor esté muy fuerte para solicitar más medicamento.
  • Inhibidores de bombeo de protón: Este medicamento ayuda a reducir la cantidad de ácido que produce su cuerpo para prevenir una úlcera.
  • Medicamentos antimicrobianos: Estos medicamentos previenen infecciones provocadas por bacteria, hongos o infecciones virales.

Prevención de trombosis venosa profunda:

Trombosis de vena profunda (TVP) es una condición donde se forman coágulos de sangre dentro de sus vasos sanguíneos. Esta condición se puede desarrollar fácilmente después de la cirugía. Es probable que su médico le indique que use calcetines de compresión. Estos son calcetines largos y ajustados que ejercen presión en las piernas y promueven el flujo sanguíneo para evitar coágulos.

Nutrición:

  • Tan pronto como usted sea capaz de respirar por sí mismo y se escuchen los sonidos en sus intestinos, usted podría comer. El médico usará un estetoscopio para escuchar los sonidos intestinales en el estómago. Es posible que primero le den hielo picado y luego líquidos como agua, caldo o jugo. Cuando usted pueda tomar los líquidos sin ningún problema, los médicos entonces podrían darle alimentos blandos. Tan pronto como usted pueda consumir los alimentos blandos fácilmente, es probable que pueda comenzar a consumir su dieta normal.
  • Si tiene problemas para comer o para digerir los alimentos, se le podría administrar nutrición parenteral total (NPT). Esto provee a su cuerpo nutrición como proteínas, azúcar, vitaminas, minerales, y algunas veces grasa. Este tipo de alimentación es usualmente administrado a su cuerpo a través de una cánula intravenosa (catéter IV), tal como una línea central. Es posible que usted necesite NPT por varios días o más tiempo.

RIESGOS:

  • Los líquidos que se usa durante la cirugía podrían acumularse en su abdomen y pulmones. Un exceso de líquido podría causarle dificultad para respirar. Durante la cirugía, sus vasos sanguíneos podrían sufrir daño, y usted podría perder grandes cantidades de sangre. Usted podría tener ritmo cardíaco anormal o su presión sanguínea podría disminuir durante la cirugía. Raramente, usted podría sufrir un ataque cardíaco durante la cirugía cuando la sangre comienza a fluir a través de su nuevo hígado. Usted también podría correr mayor riesgo de presentar úlceras y sangrado en el estómago. Usted podría tener una disminución en el nivel de electrólitos (sales en el cuerpo), lo cual podría causar daño a su corazón y ser de peligro mortal.
  • Después de la cirugía, se podría filtrar bilis (líquido amarillento del hígado) de sus conductos biliares a su estómago. Usted podría contraer una infección en la herida, el abdomen, el pulmón o la sangre. Después de la operación usted corre mayor riesgo de desarrollar coágulos de sangre que podrían viajar a sus pulmones. Un coágulo sanguíneo en sus pulmones puede causar dolor de pecho y dificultad para respirar. Este problema puede poner en peligro su vida. Se podrían formar coágulos de sangre en los vasos sanguíneos de su hígado. Es posible que el hígado nuevo no funcione, y usted podría necesitar un hígado nuevo inmediatamente. También podrían fallar otros órganos en su cuerpo y amenazar su vida.
  • Después del trasplante, usted corre mayor riesgo de sufrir diabetes, problemas renales, y colesterol alto. Usted también podría correr riesgo de enfermedades en los huesos y el corazón y cáncer. Su cuerpo podría rechazar su nuevo hígado, y usted podría necesitar otro trasplante. Si usted tenía cáncer en el hígado, podría reaparecer, y usted podría necesitar otro trasplante. Si usted tiene hepatitis viral, el virus podría regresar y causar que falle su hígado nuevo. Si usted elige no tener un trasplante de hígado, los síntomas podrían empeorar y volverse una amenaza para la vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide