Skip to Content
Living with relapsing MS? Don’t miss these free events >>

Síndrome De Dolor Regional Complejo

LO QUE NECESITA SABER:

El síndrome de dolor regional complejo es una condición dolorosa que se puede producir en una o más de las extremidades del cuerpo. Existen 2 tipos de síndrome de dolor regional complejo. Se desconoce la causa del tipo 1. El tipo 2 ocurre cuando se produce daño en los nervios.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Haga una cita de seguimiento con su médico o especialista en dolor como le indiquen:

Es posible que deba tener una consulta semanal con su médico o especialista en dolor para comprobar si el tratamiento está dando resultado. Traiga una lista de las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus visitas.

Medicamentos:

  • Medicamentos para el tratamiento de la inflamación, dolor en los nervios o circulación sanguínea. Es posible que necesite más de un medicamento para tratar sus síntomas.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Comuníquese con su médico si usted cree que su medicamento no lo está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Fisioterapia:

Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para aumentar el grado de movimiento y fortalecer la extremidad lesionada.

Controle el síndrome de dolor regional complejo:

  • Manténgase activo. Es posible que se le calme el dolor si mueve la extremidad lesionada.
  • Aprenda a relajarse. El dolor podría aumentar con la ansiedad. Pida a su médico que le enseñe técnicas de relajación para aliviar el dolor.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene dolor en una extremidad que considera que es peor que el que debería sentir a causa de una lesión reciente.
  • Continúa doliéndole la extremidad después de que la lesión se ha curado.
  • Usted siente dolor en la extremidad por cosas que normalmente no causan dolor, como cuando le tocan la piel.
  • Usted nota inflamación, sudor y cambios de temperatura en la extremidad lesionada.
  • Usted tiene dificultad para mover la extremidad lesionada.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide