Skip to Content

Sarampión En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El sarampión es una enfermedad causada por un virus. El virus se contagia cuando una persona que está infectada tose o estornuda. También se trasmite por contacto directo, como al compartir un vaso o los juguetes.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Su hijo sufre una convulsión.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Su hijo tiene dificultad para respirar o está respirando más rápido de lo usual.
  • Su hijo tiene dolor de cabeza, somnolencia o rigidez en el cuello.
  • Su niño parece confundido o menos alerta de lo normal.

Llame al médico de su hijo si:

  • La tos de su niño dura más de 4 días.
  • Su hijo expectora mucosidad espesa.
  • Su hijo tiene dolor de oído.
  • Alguien en el hogar desarrolla salpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté tomando su hijo para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • El medicamento para la tos se administra para disminuir el impulso de su niño por toser y ayudarlo a descansar.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Manejo de los síntomas de su hijo:

  • De a su niño líquidos según indicaciones. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación. Pregunte cuándo líquido darle a su niño cada día y cuáles son los más adecuados para él o ella. Dele agua, jugo o caldo a su niño en vez de bebidas deportivas. Es posible que necesite una solución de rehidratación oral (SRO). Soluciones de rehidratantes oral tienen las cantidades adecuadas de agua, sales y azúcar que su niño necesita para reemplazar los fluidos del cuerpo. Pregunte al médico del niño dónde puede conseguir una solución de rehidratación oral.
  • Ayúdele a su niño a reposar. Debería hacer reposo lo más posible y dormir lo suficiente.
  • Use un humidificador de vapor frío. Un humidificador ayuda a aumentar la humedad en el aire de su hogar. Esto podría facilitar que su niño respire y ayudarlo a disminuir su tos.
  • De a su niño una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Esto ayudará a su niño a sentirse mejor y a tener más energía. Si no tiene hambre o se cansa fácilmente, trate de alimentarlo con cantidades más pequeñas y con mayor frecuencia.
  • Proteja los ojos de su niño. Mantenga las luces tenues o pídale a su niño que use lentes para el sol. Esto ayudará a disminuir el dolor que provoca la sensibilidad a la luz.

Evite el sarampión:

  • Pregunte a su médico sobre la vacuna triple viral. Esta vacuna ayuda a proteger a su niño y a otras personas a su alrededor contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Su médico le dirá cuántas dosis necesita su hijo. También le dirá cuándo debe traer a su hijo para que le apliquen la vacuna.

  • Prevenga el contagio del virus del sarampión:
    • Indique a su hijo que se lave las manos con frecuencia. Debe lavarse después de usar el baño y antes de preparar o comer alimentos. Indíquele que use agua y jabón. Muéstrele cómo frotarse las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Los dedos de una mano pueden restregar debajo de las uñas de la otra mano. Enséñele a su hijo a lavarse durante al menos 20 segundos. Use un temporizador, o cante una canción que dure al menos 20 segundos. Por ejemplo, la canción del feliz cumpleaños en inglés 2 veces. Haga que su hijo se enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego que se seque con una toalla limpia o una toalla de papel. Su hijo mayor puede usar un desinfectante de manos con alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
      Lavado de manos
    • Recuérdele a su hijo que se cubra al toser o estornudar. Muéstrele a su hijo cómo usar un pañuelo para cubrirse la boca y la nariz. Haga que arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Luego su hijo debe lavarse bien las manos o usar un desinfectante de manos. Muéstrele a su hijo cómo usar el ángulo del codo si no tiene un pañuelo de papel disponible.
    • Mantenga a su niño lejos de otras personas, especialmente de cualquier persona embarazada o que no se haya aplicado la vacuna triple viral. Mantenga a su niño en la casa y no lo lleve a la escuela, la guardería o el trabajo hasta que su médico le indique que puede regresar.
    • Dígale a su hijo que no comparta juguetes u otros elementos con nadie más.
    • Limpie las superficies con frecuencia. Use una toallita desinfectante, una esponja de un solo uso o un paño que pueda lavar y reutilizar. Use limpiadores desinfectantes si no tiene toallitas. Usted también puede elaborar un limpiador desinfectante mezclando 1 parte de blanqueador con 10 partes de agua. En la cocina, limpie las encimeras, las superficies de cocción, y los frentes y el interior del microondas y el refrigerador. En el baño, limpie el sanitario, el área alrededor del sanitario, el lavabo, el área alrededor del lavabo y los grifos. Limpie las superficies de la habitación de la persona, como el escritorio o el tocador.

Acuda a las consultas de control con el médico de su niña según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Sarampión En Niños (Aftercare Instructions)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.