Skip to Content

Ruptura Del Tendón De Aquiles

CUIDADO AMBULATORIO:

Una ruptura del tendón de Aquiles

sucede cuando su tendón de Aquiles se desgarra o se separa del hueso de su talón. El tendón de Aquiles une al músculo de su pantorrilla con el hueso del talón. Eso permite que usted pueda doblar su pie hacia abajo y pararse de puntas. Una ruptura del tendón de Aquiles podría ser provocada por una lesión por practicar deportes o por una caída.

Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Un estallido, golpe seco o crujido repentino en la parte posterior de su pierna
  • Dolor severo en su pierna o en su tobillo, especialmente cuando está doblado su pie
  • Inflamación, rigidez o debilidad en su pierna o tobillo
  • Un moretón en la parte de atrás de su tobillo
  • Dificultad para moverse o para poner peso en su pierna

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Su pie o dedos del pie están entumecidos.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para una ruptura del tendón de Aquiles

podría depender de su edad y nivel de actividad. Podrían recetarle medicamento para aliviar el dolor y la inflamación. Usted necesitará usar un dispositivo de apoyo como muletas, o usar un yeso o una férula. Estos dispositivos disminuirán la presión en su tendón y lo ayudarán a sanar. Una vez que usted esté más fuerte, podría necesitar fisioterapia para aumentar su flexibilidad y fortaleza. Algunas rupturas del tendón de Aquiles podrían requerir de una cirugía.

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Use un dispositivo de apoyo como se le indique:

Usted podría necesitar muletas o un bastón para disminuir el estrés y la presión en su tendón. Su médico le indicará cuánto peso puede usted colocar en la pierna. Solicite más información acerca de cómo usar muletas o un bastón correctamente. Use su aparto ortopédico o férula como se le indique. Estos dispositivos mantendrán su tendón derecho y ayudarán a sanar.

Descanse

según las indicaciones. Su médico le indicará cuándo puede caminar y practicar deportes. Es posible que usted no pueda practicar deportes por 6 meses o más. Pregunte cuándo puede regresar al trabajo o a la escuela. No maneje hasta que su médico lo autorice.

Aplique hielo

en el tendón de Aquiles de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.

Eleve

su talón por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque su tobillo sobre almohadas o cobijas para mantenerlo elevado cómodamente.

Acuda a la terapia física como se le indique:

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor. Es posible que usted no comience la fisioterapia por unas semanas o hasta que le quiten el yeso.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide