Skip to Content

Resección Hepática

LO QUE NECESITA SABER:

La resección hepática es una cirugía para extraer una parte del hígado.


COMO PREPARARSE:

Antes de la cirugía:

  • Arregle su viaje de vuelta a casa. Pida a un miembro de familia o a un amigo que lo lleva a su casa después de su cirugía o procedimiento. No maneje por su cuenta.
  • Cuando vaya a consulta con el médico, lleve una lista o los envases de sus medicamentos. Infórmele al médico si usted es alérgico a cualquier medicamento. Infórmele al médico si usted usa productos herbales, suplementos nutricionales, o medicamentos de venta libre (sin receta médica).
  • Pregúntele a su médico si usted tiene que dejar de usar la aspirina o algun otro medicamento prescribida o sin receta médica antes de su procedimiento o cirugía.
  • Informe a su médico si ha hecho quimioterapia en forma reciente. Es posible que deba esperar hasta 8 semanas para tener la cirugía después de hacer quimioterapia. Esto podría ayudar a disminuir cualquier problema que usted pueda tener después de su cirugía.
  • Es posible que su médico le indique que coma alimentos bajos en grasas y con un alto contenido proteico si tiene depósitos de grasa en el hígado. Es posible que deba hacer esto durante algunas semanas antes de la cirugía. Pida más información a su médico acerca de otros cambios que deba hacer en su alimentación.
  • Es posible que le resulte difícil comer y que baje de peso si tiene ciertos problemas con el hígado. Puede que deban alimentarlo con un suero por vía intravenosa si no puede comer lo suficiente antes de la cirugía. El suero brindará a su cuerpo los nutrientes necesarios, como proteínas, azúcar, vitaminas, minerales y a veces grasa.
  • Es posible que deban hacerle un drenaje biliar para disminuir su nivel de bilirrubina antes de la cirugía. La bilirrubina es el producto de la descomposición de los glóbulos rojos viejos. Podría venirle ictericia si su hígado no puede descomponer los glóbulos rojos viejos. La ictericia es una condición que se produce cuando la persona tiene un exceso de bilirrubina en su organismo. La piel y el blanco de los ojos pueden ponerse amarillos debido a la bilirrubina. Pida más información a su médico acerca del drenaje biliar para evitar la ictericia.
  • Podría ser necesario que le hagan una embolización de la vena porta 2 a 4 semanas antes de la cirugía. La vena porta es un vaso sanguíneo grande que transporta la sangre al hígado. Es posible que su médico obstruya esta vena para observar el funcionamiento de la parte sana de su hígado. De este modo podrá comprobar si la parte del hígado que dejarán podrá funcionar por sí sola.
  • Es posible que deba hacerse una tomografía computarizada (TC), una tomografía por emisión de positrones o una imagen por resonancia magnética (IRM). También podría necesitar un ultrasonido abdominal y una radiografía de tórax. Harán análisis de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado y de otros órganos. Es posible que deba hacerse una colonoscopía y una endoscopía gastrointestinal superior para comprobar si tiene algún otro problema o enfermedad. Pida más información a su médico sobre éstas y otras pruebas que usted podría necesitar. Anote la fecha, la hora y el lugar donde se llevará a cabo cada prueba.
  • Anote la fecha correcta, el tiempo, y el lugar de su cirugía.

La noche antes de la cirugía:

Pregúntale a sus médicos sobre direcciones para comer y beber.

El día de la cirugía:

  • A usted o un miembro de su familia cercano se les pedirán firmar un pedazo de documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explica los problemas que puedrían ocurrir, y sus opciones. Esté seguro que todos sus preguntas hayan sido contestadas antes de que usted firme esta forma.
  • Un anestesiólogo hablará con usted antes de su cirugía. Es posible que necesite medicamento para mantenerlo dormido o para adormecer alguna área de su cuerpo durante la cirugía. Infórmele a los médicos si usted o alguien en su familia ha tenido un problema con la anestesia anteriormente.
  • Antibióticos: Es posible que le administren antibióticos por vía intravenosa antes de la cirugía. Los antibióticos ayudan a evitar que contraiga una infección causada por una bacteria.
  • Línea arterial: Es un tubo que se coloca en una arteria (vaso sanguíneo), por lo general en la muñeca o en la ingle. La línea arterial mide la presión en la sangre y se puede usar para extraer sangre.
  • Línea de presión venosa central: Una línea de presión venosa central (PVC) es un tubo delgado que se coloca en una vena cerca de la clavícula, en el cuello o en la ingle. Se puede usar esta línea para observar el líquido y la presión dentro de los vasos sanguíneos. También se podría usar la línea PVC para administrar medicamentos o líquidos.
  • Transfusión de sangre: Podría necesitar una transfusión durante la cirugía si pierde mucha sangre. Le administrarán sangre completa o componentes sanguíneos por vía intravenosa. Es posible también que necesite una transfusión de sangre después de la cirugía. Pida más información a su médico sobre las transfusiones de sangre.

LO QUE VA A OCURRIR:

Qué ocurrirá:

  • Le administrarán anestesia para mantenerlo dormido y que no sienta dolor durante la cirugía. El médico realizará una incisión en su abdomen, justo debajo de las costillas. Moverán los músculos y otros tejidos a un lado para que resulte más fácil ver su hígado. Es posible que hagan un ultrasonido durante la cirugía para ver si alguna otra parte de su cuerpo está enferma. Si le van a extraer el lado derecho del hígado, también le sacarán la vesícula biliar. Es posible que usen clamps vasculares para detener el flujo sanguíneo al hígado durante la cirugía. Cortarán y cerrarán los vasos sanguíneos del área que extraerán para evitar que se produzca una hemorragia.
  • El médico extraerá la parte enferma del hígado. Quitarán los clamps para que la sangre pueda fluir a la parte que hayan dejado del hígado. El médico podría usar puntos de sutura, un pegamento especial o un haz de rayos láser para detener la hemorragia. Cerrarán la incisión con puntos de sutura o un pegamento para tejidos y la cubrirán con un vendaje. Es posible que envíen el tejido que extrajeron del hígado a un laboratorio para hacerlo analizar.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. No se levante de la cama sin la aprobación de su médico. Es posible que un médico le quite los vendajes poco después de la cirugía para revisar la herida. Los médicos lo transferirán a su habitación del hospital cuando vean que no está teniendo ningún problema.

COMUNÍQUESE CON SU PROVEEDOR DE SALUD SI:

  • No puede presentarse a la cirugía.
  • Contrae un resfriado o la gripe.
  • Tiene fiebre.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Se siente muy débil o se cansa fácilmente.
  • Siente menos apetito y está bajando de peso.
  • Su piel o el blanco de sus ojos se ponen amarillos, o se ponen aún más amarillos.
  • Siente un dolor muy intenso en el abdomen.

RIESGOS:

  • Podría tener una reacción alérgica a los medicamentos empleados durante y después de la cirugía. Los líquidos usados durante la cirugía podrían acumularse en el abdomen y los pulmones y causarle dificultad para respirar. Incluso si se lo extirpan, el cáncer podría regresar y podría necesitar otra resección hepática. Los vasos sanguíneos se podrían dañar durante la cirugía y podría perder mucha sangre. También podría entrar aire en sus vasos sanguíneos, lo cual podría poner en peligro su vida si el aire entra al corazón.
  • La bilis de sus vías biliares podría filtrarse dentro del abdomen después de la cirugía. Podría contraer una infección en la herida, en el abdomen o en los pulmones. También se le podría formar un absceso (ampolla de pus) en el abdomen. Se le podría formar un coágulo de sangre en la pierna o en el brazo. El coágulo podría desplazarse al corazón o al cerebro y ocasionar problemas que podrían poner en peligro su vida, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral. El funcionamiento de la parte del hígado que le quede podría fallar y poner en peligro su vida.
  • Los síntomas, como la ictericia y la desnutrición, podrían empeorar si no se hace la cirugía. Si tiene cáncer en el hígado, se podría propagar a otras áreas de su cuerpo. El funcionamiento de su hígado podría fallar y esto podría poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide