Skip to Content

Resección Hepática

LO QUE NECESITA SABER:

La resección hepática es una cirugía para extraer una parte del hígado.


MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía:

  • Formulario de consentimiento es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Antibióticos: Estos medicamentos contribuyen a evitar que contraiga una infección de origen bacteriano. Es posible que le administren antibióticos antes y después de la cirugía.
  • Cuidado preoperatorio: Es posible que le administren un medicamento para que se relaje y sienta sueño antes de la cirugía. Puede también que le den un medicamento para dilatar (ensanchar) los vasos sanguíneos. Estos medicamentos podrían reducir la presión en los vasos sanguíneos y contribuir a que pierda menos sangre durante la cirugía.
  • Anestesia general: Este medicamento lo mantendrá completamente dormido y no sentirá nada de dolor durante la cirugía.
  • Observación:
    • Monitor cardíaco: También se conoce como ECG o EKG. Parches adhesivos colocados en su piel registran la actividad eléctrica de su corazón.
    • Un oxímetro de pulso es un dispositivo que mide la cantidad de oxígeno en su sangre. Se coloca un cordón con una pinza en su dedo, oído, o dedo del pie. La otra extremidad del cordón se sujeta a la máquina.
    • Línea de presión venosa central (PVC): Es un tubo delgado que se coloca en una vena cerca de la clavícula, en el cuello o en la ingle. Mediante esta línea se puede observar el líquido y la presión dentro de los vasos sanguíneos. También se podría usar la línea PVC para administrarle medicamentos o líquidos por vía intravenosa.
    • Línea arterial: Es un tubo que se coloca en una arteria (vaso sanguíneo), por lo general en la muñeca o en la ingle. La línea arterial mide la presión en la sangre y se puede usar para extraer sangre.
    • Temperatura rectal: Es posible que coloquen un termómetro en el recto para que los médicos puedan tomarle la temperatura durante la cirugía.
  • Catéter de Foley Es un tubo que se coloca en la vejiga para drenar la orina dentro de una bolsa.
  • Sonda nasogástrica: Le colocarán una sonda nasogástrica por la nariz hasta el estómago. Es posible que la sonda esté acoplada a una máquina de succión para mantener su estómago vacío.
  • Transfusión de sangre: Podría necesitar una transfusión durante la cirugía si pierde mucha sangre. Durante la transfusión le administrarán sangre completa o componentes sanguíneos por vía intravenosa. Es posible también que necesite una transfusión de sangre después de la cirugía.

Durante la cirugía:

  • El médico realizará una incisión en su abdomen, justo debajo de las costillas. Moverán los músculos y otros tejidos a un lado para que resulte más fácil ver su hígado. Es posible que hagan un ultrasonido durante la cirugía para ver si alguna otra parte de su cuerpo está enferma. Si le van a extraer el lado derecho del hígado, también le sacarán la vesícula biliar. Extraerán los ganglios linfáticos si parecen estar enfermos y los enviarán a un laboratorio para hacerlos analizar. Los ganglios linfáticos son pequeños bultos de tejido que ayudan a que el organismo combata las enfermedades. Es posible que usen clamps vasculares para detener el flujo sanguíneo al hígado durante la cirugía. Quitarán los clamps por breves períodos de tiempo durante la cirugía para que un poco de sangre fluya al hígado. Cortarán y cerrarán los vasos sanguíneos del área que extraerán para evitar que se produzca una hemorragia.
  • El médico extraerá la parte enferma del hígado. Quitarán los clamps para que la sangre pueda fluir a la parte que hayan dejado del hígado. El médico podría usar puntos de sutura, un pegamento especial o un haz de rayos láser para detener la hemorragia. Cerrarán la incisión con puntos de sutura o un pegamento para tejidos y la cubrirán con un vendaje. Es posible que envíen el tejido que extrajeron del hígado a un laboratorio para hacerlo analizar.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. No se levante de la cama sin la aprobación de su médico. Es posible que un médico le quite los vendajes poco después de la cirugía para revisar la herida. Los médicos lo transferirán a su habitación del hospital cuando vean que no está teniendo ningún problema.

  • Medicamentos:
    • Medicamentos antináuseas: Estos medicamentos pueden ser administrados para calmar su estómago y prevenir vómitos.
    • Analgésico para el dolor: Es posible que le receten un medicamento para aliviar el dolor. No espere a que el dolor sea demasiado fuerte para pedir más de este medicamento.
    • Analgesia controlada por el paciente: Usted podría recibir medicamento para el dolor por una vía intravenosa o epidural sujetada a la bomba de analgésicos controlados. Los médicos ajustan la bomba para que usted se administre pequeñas dosis de medicamento al apretar un botón. Su bomba también le podría proveer cantidades de medicamento constante, además del medicamento que se administra usted. Informe a los médicos si su dolor continua siendo muy fuerte, aún con el medicamento para el dolor.
  • Respire profundo y tosa 10 veces cada hora. Esto ayudará diminuir el riesgo de contraer una infección pulmonar. Respire profundo y sostenga el aire lo más que pueda. Expulse el aire y tosa fuerte. La inhalación profunda ayuda a abrir las vías respiratorias. Es posible que le suministren un espirómetro incentivo para ayudarlo a respirar profundo. Coloque la boquilla plástica en la boca y respire lento y profundo, a continuación, exhale el aire y tosa. Repita los pasos anteriores 10 veces cada hora.
  • Trombosis venosa profunda (TVP): Puede correr mayor riesgo de que se le formen coágulos de sangre en una de las venas principales de la pierna o el brazo como resultado de la cirugía. Se trata de una condición grave que se conoce como trombosis venosa profunda. Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos:
    • Calcetines de compresión: Es posible que su médico le indique que use calcetines de compresión. Son calcetines elásticos apretados que ponen presión en las piernas después de la cirugía. La presión es mayor en los dedos de los pies y disminuye a medida que los calcetines suben hacia los muslos. Los calcetines de compresión ayudan a hacer que la sangre regrese al corazón y de este modo evitan la formación de coágulos.
    • Usted puede usar botas neumáticas después de cirugía: Las botas tienen una bomba de aire que aprieta y suelta diferentes áreas de las botas. Este dispositivo va a mejorar la circulación de sangre para prevenir coágulos.
  • Usted podrá beber líquidos y comer ciertos alimentos tan pronto regresen sus funciones estomacales después de su cirugía. Usted podría recibir trocitos de hielo al principio. Luego recibirá líquidos como agua, caldos, jugo y sodas claras. Si no tiene malestar estomacal después de haber tomado estos líquidos, podría recibir alimentos como helados y puré de manzana. Tan pronto usted pueda tolerar los alimentos blandos, puede comenzar a comer alimentos sólidos lentamente.

RIESGOS:

  • Podría tener una reacción alérgica a los medicamentos empleados durante y después de la cirugía. Los líquidos usados durante la cirugía podrían acumularse en el abdomen y los pulmones y causarle dificultad para respirar. Incluso si se lo extirpan, el cáncer podría regresar y podría necesitar otra resección hepática. Los vasos sanguíneos se podrían dañar durante la cirugía y podría perder mucha sangre. También podría entrar aire en sus vasos sanguíneos, lo cual podría poner en peligro su vida si el aire entra al corazón.
  • La bilis de sus vías biliares podría filtrarse dentro del abdomen después de la cirugía. Podría contraer una infección en la herida, en el abdomen o en los pulmones. También se le podría formar un absceso (ampolla de pus) en el abdomen. Se le podría formar un coágulo de sangre en la pierna o en el brazo. El coágulo podría desplazarse al corazón o al cerebro y ocasionar problemas que podrían poner en peligro su vida, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral. El funcionamiento de la parte del hígado que le quede podría fallar y poner en peligro su vida.
  • Los síntomas, como la ictericia y la desnutrición, podrían empeorar si no se hace la cirugía. Si tiene cáncer en el hígado, se podría propagar a otras áreas de su cuerpo. El funcionamiento de su hígado podría fallar y esto podría poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide