Skip to Content

Reparación De Labio Leporino Y Paladar Hendido

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber acerca de la reparación de labio leporino o paladar hendido:

La reparación de labio leporino y paladar hendido es una cirugía para cerrar las aperturas en la boca y el labio de su hijo. Se podría realizar una reparación del labio leporino en su niño, del paladar hendido, o ambos.


Qué puede hacer para ayudar a su hijo antes de la cirugía:

  • Muéstrele las tablas acolchadas que se usan después de la cirugía. Explíquele que son para evitar que se toque la boca accidentalmente. Colóquele las tablas acolchadas a su niño por una duración corta de tiempo. Esto ayudará a que su niño sienta menos temor cuando se coloquen las tablas después de la cirugía.
  • Antes de la cirugía, enséñele a su niño a beber de una taza, del lado de una cuchara o de una jeringa. Esto podría ayudarle a que se prepare para las nuevas maneras de beber después de la cirugía.
  • Practique la limpieza de la boca de su niño. Siente a su hijo con la cabeza hacia delante. Rocíe suavemente agua pura o agua salada en la parte superior de la boca del niño utilizando un atomizador según lo indicado. Permita que el niño sostenga el atomizador para que no sienta temor.

Cómo preparar a su niño para la cirugía:

  • El médico de su niño le indicará cómo prepararlo para la cirugía. El proveedor puede indicarle que no permita que el niño comer ni beber nada la noche anterior a la cirugía.
  • Consulte con el médico de su hijo antes de darle cualquier medicamento el día de la cirugía. Estos medicamentos incluyen insulina, antibióticos, vitaminas, medicamentos de prescripción o de venta libre.
  • Es posible que su hijo reciba antibióticos para evitar una infección. Se le podría administrar medicamento por vía intravenosa para relajarlo o para inducir el sueño. Posiblemente se le administre al niño anestesia general para que permanezca dormido durante la cirugía. Informe al médico si el niño alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un antibiótico o a la anestesia.

Qué sucederá durante la cirugía:

El cirujano cortará a lo largo de cada lado de la hendidura. Se une el tejido de los lados de la hendidura para cerrar el hoyo. Los bordes se cosen con puntadas. Estas ayudarán a que se mantenga cerrada la lesión mientras sana la hendidura. Si la hendidura de su hijo afecta su nariz también, la fosa nasal podría ser reconfigurada en este momento o en una cirugía más adelante.

Qué esperar después de la cirugía:

  • Su hijo puede tener algún dolor o malestar cuando ingiere. También podrían darle medicamento para el dolor.
  • Se le mostrará cómo limpiar los puntos de sutura. Deberá limpiar los puntos de sutura según lo indicado cuando su hijo se va a casa del hospital. Se le colocarán las tablas acolchadas a su hijo. Estas evitan que el niño doble los codos. Esto evitará que su hijo toque los puntos de sutura. Las tablas acolchadas se mantendrán durante aproximadamente 10 días después de la cirugía.
  • Su hijo permanecerá en el hospital por una noche o hasta que pueda beber líquidos otra vez.

Riesgos de la cirugía:

Su niño podría sangrar más de lo usual o contraer una infección después de la cirugía. El niño podría presentar dificultad para respirar, o se podrían formar coágulos de sangre. Su hijo puede dañar la incisión al colocar sus manos o un objeto en la boca. Si la piel de su niño se separa de las puntadas, es posible que sea necesario realizar la cirugía nuevamente. Esto también podría causar más cicatrices. El problema más común en la reparación del labio leporino es que el lado reparado no se alinea con el otro lado. El problema más común en la reparación del paladar hendido es la cicatrización deficiente. Es común que los niños con hendiduras necesiten más de una cirugía.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Se abren los puntos de sutura de la herida del niño.
  • Las puntadas de su niño se encuentran enrojecidas, inflamadas o gotean pus.
  • Su hijo tiene un dolor intenso.
  • Su niño se niega comer o beber.
  • Su hijo llora sin lágrimas.
  • Los labios, la boca y la lengua de su niño son muy resecos.
  • Los ojos de su niño se ven hundidos.
  • La fontanela (la parte blanda en la parte superior de la cabeza) de su bebé se encuentra hundida.
  • Su niño orina muy poco o nada en absoluto.

Comuníquese con el médico o el especialista de su niño si:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene escalofríos, tos o suena congestionado.
  • Usted se siente agobiado y necesita ayuda para alimentar al niño.
  • Su hijo no está comiendo tan bien como suele hacerlo.
  • Su hijo actúa cansado, soñoliento, inquieto o irritable.
  • Su hijo tiene fiebre, dolor en el oído y problemas para escuchar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Antibióticos podrían ser administrados para combatir una infección causada por bacterias.
  • Puede administrarse un medicamento recetado para el dolor. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos al niño que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cómo alimentar a su niño:

Alimentar a su niño puede ser difícil. Intente mantenerse calmado y paciente. Esto le ayudará al niño a relajarse mientras come. Enseñe a otras personas cómo alimentar a su niño. Esto le proporcionará apoyo y ayuda para manejar el estrés. Los siguientes consejos podrían ayudarle con la alimentación de su niño:

  • La lactancia materna ayuda al niño a succionar mejor porque el pecho llena la hendidura. La lactancia también disminuye el riesgo del niño de contraer infecciones en el oído y lo ayuda a fortalecer los músculos que usa para comer.
  • Los médicos la ayudarán a encontrar los biberones, chupones y otros artículos adecuados para alimentar al niño. Pregúnteles a los médicos sobre los biberones y las tetinas para niños que tienen una hendidura. Si no encuentra estos productos, busque tetinas con aberturas grandes o un corte en forma de cruz en la tetina. Estas tetinas ayudarán a su hijo a obtener más leche con cada succión. También puede utilizar biberones exprimibles para ayudar a que la leche ingrese en la boca de su hijo. Estos materiales podrían ayudar a reducir el riesgo de ahogarse.
  • Alimente a su niño en una posición vertical. La cabeza debe estar más arriba que el estómago. Esto contribuirá a evitar que se atore. También ayudará a evitar que los líquidos se salgan por la nariz o se vayan a los oídos.
  • Alimente a su niño lentamente a lo largo de 18 a 30 minutos. Póngalo a eructar después de que tome 1 o 2 onzas de líquido para disminuir la cantidad de aire que traga.
  • No acueste al niño con el biberón. Esto podría aumentar su riesgo de ahogarse, de tener infecciones en el oído y caries.

Terapia de lenguaje y de nutrición:

El niño podría necesitar terapia para ayudarlo con el lenguaje. Podría ser necesario consultar con una especialista en nutrición para aprender cuáles son los alimentos más adecuados para su niño.

Protección de las incisiones de su niño:

Es necesario proteger la boca de su niño por 6 semanas después de la cirugía. Se puede tomar este tiempo para que la boca de su niño se recupere. Si no se protege las puntadas, se podrían separar o romper. Esto podría causar más dolor, sangrado o cicatrización a su niño. Su niño podría necesitar otra cirugía si se separan las puntadas. Es importante vigilar a su niño a toda hora para evitar que esto sucede.

  • No permita que el niño se ponga las manos u objetos en la boca. Se puede usar las tablas acolchadas para sujetar los brazos y mantener rectos los codos. Esto ayudará a evitar que su niño se frote la cara con las manos o la parte superior de los brazos. Se deben usar camisas de mangas largas para evitar que las tablas raspen la piel de su niño. Es necesario retirar las tablas 3 a 4 veces al día para permitir que los brazos de su niño se ejerciten. No deje solo a su niño mientras no está utilizando las tablas para los brazos.
  • No permita que el niño duerma boca abajo. Su hijo debe dormir boca arriba o de lado. Esto ayudará a evitar que el niño se frote la cara con las sabanas. Vista a su niño con ropa que se abrocha o que tiene botones en la parte delantera.

Prevención de una infección:

  • Mantenga a su hijo alejado de las personas con resfríos, gripe u otras infecciones hasta que la boca haya sanado.
  • Mantenga el interior de la boca de su niño humedecido. Esto ayudará que el área de la cirugía permanezca limpia. Siente a su hijo en posición vertical con la cabeza hacia delante para evitar que se ahogue. Rocíe suavemente agua pura o agua salada en la parte superior de la boca utilizando un atomizador según lo indicado. Haga esto cada vez después de alimentar a su niño y antes que se duerme.

Para apoyo y más información:

  • Cleft Palate Foundation
    1504 E. Franklin St, Ste. 102
    Chapel Hill , North Carolina 27514-2820
    Phone: 1- 919 - 933-9044
    Web Address: http://www.cleftline.org

Acuda a las consultas de control con el médico o el especialista de su niño como se le indique:

Es posible que el niño deba regresar para hacerse más exámenes. Podría ser necesario pesarlo también. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide