Skip to Content

Reemplazo Total De Cadera

LO QUE NECESITA SABER:

El reemplazo total de cadera es una cirugía para reemplazar una articulación de la cadera dañada por el desgaste, una lesión u osteoartritis. Es normal tener mayor rigidez y dolor después de la cirugía. El dolor y la rigidez deben mejoran con el ejercicio. Usted puede regresar a casa poco después de la cirugía. Su médico hablará con usted sobre la rehabilitación que puede hacer en casa.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Si le duele el pecho cuando respira hondo o tose. En caso de que expectore sangre.
  • Si de repente siente un desvanecimiento y falta de aire.
  • Usted convulsiona o se siente confundido.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La incisión se abre.
  • Usted orina menos de lo normal o no orina nada en absoluto.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su herida está roja, inflamada o drena pus.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Tiene náuseas o está vomitando.
  • Usted tiene más dolor e inflamación en la articulación de la cadera, aun después de tomarse sus medicamentos para el dolor.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cuidados personales:

  • Use dispositivos de apoyo como se le haya indicado. Por ejemplo, una andadera, un bastón y un alcanzador de objetos. Estos aparatos le ayudarán a disminuir su riesgo de caídas.
  • Haga sus ejercicios varias veces al día. El fisioterapeuta le enseñará ejercicios para fortalecerse y prevenir los coágulos de sangre.

Prevenga la dislocación de su implante de cadera:

Haga lo siguiente para hasta 8 semanas después de su reemplazo de la cadera:

  • Siéntese en una silla de respaldo recto. Utilice los apoyabrazos para levantarse de una posición sentada. No se siente en sillas bajas, sofás, sillas mecedoras ni bancos altos.
  • Use los dispositivos de apoyo provistos para ponerse calcetines y zapatos. No se incline hacia adelante para ponerse los pantalones, calcetines o zapatos. No se incline hacia adelante ni se gire para recoger objetos.
  • Mantenga sus rodillas separadas. No cruce sus piernas. Puede que necesite poner una almohada entre las rodillas para recordarlo.

Medicamentos:

  • Los anticoagulantes ayudan a evitar los coágulos sanguíneos. Como ejemplos de anticoagulantes se pueden mencionar la heparina y warfarina. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté atento a sangrados y hematomas mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Esté atento a la aparición de sangre en su orina y evacuaciones intestinales. Use una toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Infórmele a su odontólogo y a los médicos que lo atienden que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Infórmele a su médico de inmediato si olvida tomar el medicamento o toma demasiado.
    • La warfarina es un anticoagulante que podría tener que tomar. Usted debería saber lo siguiente en caso de que tome warfarina.
      • Algunos alimentos y medicamentos pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores en su alimentación mientras toma warfarina. La warfarina funciona mejor si usted ingiere aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir a consultas de control con su médico cuando esté tomando warfarina. Deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos análisis se usan para determinar la cantidad de medicamento que necesita.
  • Puede administrarse un medicamento recetado para el dolor. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Tendrán que removerle los puntos o grapas. Su médico puede contactarse con usted semanas después de la cirugía. Puede preguntarle si la cirugía ayudó a aliviar el dolor o la rigidez. Dígale a su médico si fue capaz de hacer sus actividades diarias después de la cirugía. También debe informarle si tiene algún problema de movilidad o rango de movimiento. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cuide de su incisión como se le haya indicado:

No moje el ára hasta que haya sanado por completo. Pregúntele a su médico cuándo puede mojar el área. Cámbiese la venda según indicaciones y si se moja o ensucia.

Fisioterapia:

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor. Si usted no se siente seguro en su propio hogar, lo más probable es que lo admitan en un centro de rehabilitación.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide