Skip to Content

Rectocele

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un rectocele?

El rectocele ocurre cuando parte del recto sobresale por la vagina. Esto puede suceder si usted tiene músculos y ligamentos débiles que no pueden soportar la vagina y el recto. Una pared de tejido resistente, que se conoce como tabique rectovaginal, separa el recto de la vagina. El tabique rectovaginal puede debilitarse y ponerse delgado. Esto permite que parte del recto empuje la vagina.


¿Qué aumenta mi riesgo de rectocele?

  • Embarazo o parto
  • Niveles más bajos de estrógeno a partir de la edad avanzada o la menopausia
  • Cualquier cosa que fuerce los músculos pélvicos, como la obesidad, el estreñimiento crónico o el esfuerzo durante las evacuaciones intestinales, la tos severa o el levantamiento de objetos pesados
  • Presión en el área pélvica a causa de prolapso en la vejiga, el recto o el útero
  • Histerectomía u otra cirugía pélvica
  • Haber nacido con los músculos del recto y la vagina más débiles

¿Cuáles son los signos y síntomas de un rectocele?

  • Un bulto o protuberancia suave en la vagina que podría sobresalir de la abertura vaginal
  • Estreñimiento o evacuaciones intestinales que se fugan por el recto
  • Dolor en la parte inferior de la espalda que desaparece cuando se acuesta
  • Dolor o presión en la vagina cuando orina o tiene relaciones sexuales
  • Presión en el recto o sentir que el recto no se ha vaciado después de evacuar el intestino

¿Cómo se diagnostica un rectocele?

Su médico le preguntará acerca de su estilo de vida, sus embarazos anteriores y qué enfermedades ha tenido. Es posible que también deba hacerse alguno de los siguientes exámenes:

  • Un examen pélvico se utiliza para comprobar el tamaño y la ubicación de un rectocele. Su médico usará un espéculo para ensanchar la vagina. Luego hará fuerza o empujará hacia abajo como si fuera a tener una evacuación intestinal. Es posible que le pida que tense los músculos de la pelvis, como si estuviera tratando de contener la orina. Esto ayudará a su médico a determinar la fuerza de sus músculos pélvicos.
  • Una defecografía muestra los cambios que ocurren en el recto y los músculos durante una evacuación intestinal. Se introduce una pasta de bario espesa en el recto por el ano. Se toman radiografías mientras usted empuja el bario como si estuviera teniendo una evacuación intestinal. El bario marca el contorno del recto y el ano en la radiografía.
  • Una resonancia magnética, un ultrasonido o una radiografía en movimiento se puede utilizar para examinar los intestinos, la vagina, la vejiga o el recto. Podrían administrarle líquido de contraste para que el área se vea mejor en las imágenes. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Informe a su médico si usted tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo.
  • Una manometría anorrectal mide la presión en el ano y el recto. Se inserta un tubo flexible por el ano hasta el recto. La presión se mide mediante sensores en el tubo.
  • Los estudios de tránsito colónico miden la velocidad con que las sustancias pasan por su colon. Le pedirán que tome una píldora grande que contiene anillos plásticos que sirven como marcadores. Los marcadores se ven en las radiografías. Tomarán imágenes de su abdomen durante varios días y contarán los marcadores. Esto ayuda a su médico a determinar cuánto tardan los alimentos en pasar por sus intestinos.

¿Cómo se trata un rectocele?

  • La terapia de biorretroalimentación lo ayuda a aprender a controlar y relajar sus músculos pélvicos durante una evacuación intestinal. Consulte a su médico si desea más información sobre la biorretroalimentación.
  • El estrógeno es una hormona que se puede tomar en forma de píldora o aplicar en la vagina en forma de crema. El estrógeno ayuda a mantener fuertes los músculos pélvicos y puede evitar que el rectocele empeore.
  • Un pesario es un anillo de plástico o de caucho que se coloca dentro de la vagina. Este anillo brinda soporte a las áreas que sobresalen de la vagina y el recto.
  • La cirugía podría ser necesaria para volver a colocar el recto en su lugar. Con la cirugía se arreglan las paredes débiles de la vagina.

¿Cómo puedo evitar tener un rectocele?

  • No se tense. No levante objetos pesados, permanezca de pie por mucho tiempo o haga esfuerzo al tener una evacuación intestinal. Evite el estreñimiento bebiendo líquidos en abundancia y comiendo alimentos altos en fibra. Pregunte cuánto líquido debe ingerir cada día. Entre los alimentos con un alto contenido de fibra se incluyen las frutas y verduras frescas y los granos integrales.
  • Haga los ejercicios de Kegel con frecuencia. Estos ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Apriete los músculos de su pelvis (los músculos que usa para dejar de orinar). Manténgalos apretados durante 5 segundos y luego relájelos durante 5 segundos. Poco a poco, trabaje en apretar los músculos por 10 segundos. Haga al menos 3 juegos de 10 repeticiones todos los días.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda. Los líquidos ayudan a aliviar el estreñimiento.
  • Consuma más fibra. Los alimentos ricos en fibra, como las frutas, las verduras y los granos integrales, pueden ablandar las evacuaciones intestinales. Esto ayuda a que las evacuaciones intestinales pasen más rápido por el colon. Agregue fibra a su dieta gradualmente para evitar la inflamación, el dolor de estómago y los gases.

  • Mantenga un peso saludable. Consulte con su médico sobre el peso ideal para usted. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso. También puede ayudarlo a crear un plan de ejercicio. El ejercicio ayuda a que los intestinos funcionen mejor y a que disminuya la presión dentro del colon.
    Caminar para ejercitarse

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Tiene una masa abultada que cuelga de la vagina que no puede empujar de vuelta a su lugar.
  • Usted vomita varias veces seguidas.
  • Sus evacuaciones intestinales son de color rojo vivo o negras.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • El dolor no desaparece, incluso con el tratamiento.
  • Se le cae el pesario.
  • Sangra más que de costumbre por la vagina.
  • Usted no puede evacuar el intestino.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.