Skip to Content

Rectocele

CUIDADO AMBULATORIO:

El rectocele

ocurre cuando parte del recto sobresale por la vagina. Esto puede suceder si usted tiene músculos y ligamentos débiles que no pueden soportar la vagina y el recto. Una pared de tejido resistente, que se conoce como tabique rectovaginal, separa el recto de la vagina. El tabique rectovaginal puede debilitarse y ponerse delgado. Esto permite que parte del recto empuje la vagina.


Los signos y síntomas comunes son:

  • Un bulto o protuberancia suave en la vagina que podría sobresalir de la abertura vaginal
  • Estreñimiento o evacuaciones intestinales que se fugan por el recto
  • Dolor en la parte inferior de la espalda que desaparece cuando se acuesta
  • Dolor o presión en la vagina cuando orina o tiene relaciones sexuales
  • Presión en el recto o sentir que el recto no se ha vaciado después de evacuar el intestino

Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene una masa abultada que cuelga de la vagina que no puede empujar de vuelta a su lugar.
  • Usted vomita varias veces seguidas.
  • Sus evacuaciones intestinales son de color rojo vivo o negras.

Llame a su médico si:

  • El dolor no desaparece, incluso con el tratamiento.
  • Se le cae el pesario.
  • Sangra más que de costumbre por la vagina.
  • Usted no puede evacuar el intestino.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • La terapia de biorretroalimentación lo ayuda a aprender a controlar y relajar sus músculos pélvicos durante una evacuación intestinal. Consulte a su médico si desea más información sobre la biorretroalimentación.
  • El estrógeno es una hormona que se puede tomar en forma de píldora o aplicar en la vagina en forma de crema. El estrógeno ayuda a mantener fuertes los músculos pélvicos y puede evitar que el rectocele empeore.
  • Un pesario es un anillo de plástico o de caucho que se coloca dentro de la vagina. Este anillo brinda soporte a las áreas que sobresalen de la vagina y el recto.
  • La cirugía podría ser necesaria para volver a colocar el recto en su lugar. Con la cirugía se arreglan las paredes débiles de la vagina.

Maneje o prevenga el rectocele:

  • No se tense. No levante objetos pesados, permanezca de pie por mucho tiempo o haga esfuerzo al tener una evacuación intestinal. Evite el estreñimiento bebiendo líquidos en abundancia y comiendo alimentos altos en fibra. Pregunte cuánto líquido debe ingerir cada día. Entre los alimentos con un alto contenido de fibra se incluyen las frutas y verduras frescas y los granos integrales.
  • Haga los ejercicios de Kegel con frecuencia. Estos ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Apriete los músculos de su pelvis (los músculos que usa para dejar de orinar). Manténgalos apretados durante 5 segundos y luego relájelos durante 5 segundos. Poco a poco, trabaje en apretar los músculos por 10 segundos. Haga al menos 3 juegos de 10 repeticiones todos los días.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda. Los líquidos ayudan a aliviar el estreñimiento.
  • Consuma más fibra. Los alimentos ricos en fibra, como las frutas, las verduras y los granos integrales, pueden ablandar las evacuaciones intestinales. Esto ayuda a que las evacuaciones intestinales pasen más rápido por el colon. Agregue fibra a su dieta gradualmente para evitar la inflamación, el dolor de estómago y los gases.

  • Mantenga un peso saludable. Consulte con su médico sobre el peso ideal para usted. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso. También puede ayudarlo a crear un plan de ejercicio. El ejercicio ayuda a que los intestinos funcionen mejor y a que disminuya la presión dentro del colon.
    Caminar para ejercitarse

Acuda a sus consultas de control con su médico o ginecólogo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.