Skip to Content

Reanimación Cardiopulmonar En Bebés Lactantes Por Persona Sin Capacitación Médica

CUIDADO AMBULATORIO:

La reanimación cardiopulmonar (RCP) por una persona común

es un procedimiento de emergencia para un bebé lactante que tiene entre 1 mes y 1 año de edad. Una persona sin capacitación médica se refiere a toda persona que no es un personal de la salud capacitado. Un bebé podría necesitar RCP porque el corazón dejó de latirle o dejó de respirar. Esto podría ser debido a un accidente, una lesión o una condición de salud. La RCP combina compresiones torácicas con ventilaciones de rescate. Una compresión del pecho es cuando se pone presión intermitente sobre el pecho del lactante. Una ventilación de rescate significa que usted da bocanadas de aire a través de la boca y la nariz del bebé o también se le conoce como respiración boca a boca.

Si se encuentra con un lactante que no está respirando:

  • Llame al 911 inmediatamente o mande a alguien a pedir ayuda. Llame al 911 antes de empezar a practicar la resucitación cardiopulmonar (RCP). Entre mas pronto llegue la atención médica, se aumentan las probabilidades de que el bebé sobreviva. Permanezca en la línea con el operador del 911 hasta que le indique que cuelgue el teléfono.
  • Asegúrese de que el área esté segura antes de entrar y acérquese al bebé. Muévalo solamente si el área está en peligro, por ejemplo, si hay un incendio.
  • Arrodíllese al lado de.él Fíjese si se ha lastimado la cabeza, el cuello o la espalda. Cuidadosamente gire al niño boca arriba mientras le sostiene la cabeza y cuello. Mantenga el cuerpo del bebé derecho mientras que lo gira sobre su espalda.
  • Comience RCP si el bebé lactante no está respirando o si está respirando con dificultad. Continúe con la RCP hasta que el bebé reaccione, llegue la ayuda o tenga acceso al uso de un desfibrilador externo automático (DEA). Un desfibrilador externo automático o DEA es un dispositivo portátil que descarga un choque eléctrico en el corazón de la persona cuando es necesario. Con frecuencia un DEA se mantiene en lugares públicos y usualmente está instalado en la pared.

Cómo administrar RCP a un bebé:

  • Aprenda los pasos que se usan para dar la reanimación cardiopulmonar a los bebés al recordar C-A-B : C hest compressions (compresiones en el tórax), A irway (vías respiratorias) y B reathing (respiración). Haga 30 compresiones torácicas de inmediato. Luego abra la vía respiratoria del niño. Sostenga la vía aérea abierta y haga 2 respiraciones boca boca. Repita en un orden de 30 compresiones torácicas y 2 respiraciones boca a boca hasta que el niño responda, la ayuda profesional llegue, o un desfibrilador externo automático esté disponible.
  • Si usted no es capaz de dar respiración boca a boca, usted puede hacer las compresiones torácicas sin hacer la respiración boca a boca. Con solo hacer las compresiones del pecho se aumentan las posibilidades de salvarle la vida al bebé que si usted no hace nada en absoluto. Haga las compresiones del tórax hasta que el lactante responda, hasta que la ayuda profesional llegue o un desfibrilador externo automático esté disponible.

Para hacer compresiones torácicas:

Las compresiones torácicas comprimen el corazón entre la columna vertebral y el esternón. Esto obliga a que la sangre salga del corazón y que vaya al cerebro y cuerpo del bebé.

  • Arrodíllese a un lado del pecho del bebé. Coloque las 2 yemas de los dedos en donde las costillas del bebé se unen en el centro del pecho, entre los pezones. Este hueso es el esternón.

  • Con las yemas de los dedos, presione directo hacia abajo del esternón del bebé 1½ pulgadas (4 centímetros). Esto deberá ser al menos â…“ de la profundidad del pecho del bebé.
  • No empuje hacia adelante con la mano cuando haga las compresiones. Mueva los dedos sólo hacia arriba y hacia abajo. Las compresiones deben ser constantes y uniformes. Esto significa que debe tomar la misma cantidad de tiempo para comprimir hacia abajo y retornar hacia arriba. Permita que el pecho se relaje por completo entre compresiones. Esto permite que la sangre vuelva al corazón antes de realizar otra compresión. Deje sus manos en la posición indicada sobre el pecho del bebé entre una compresión y la siguiente.
  • Haga 30 compresiones torácicas en un ritmo de por lo menos 100 a 120 cada minuto (2 por segundo). Empuje con fuerza y rápidamente. Es mas probable que las compresiones fuertes y rápidas mantengan con vida el cerebro y el corazón del bebé. Cuente las compresiones en voz alta para ayudarlo a mantenerlas a una velocidad constante y rítmica.

Para abrir las vías aéreas de un bebé:

  • Coloque una mano en la frente del bebé y presione firmemente para inclinar la cabeza hacia atrás. No coloque la mano detrás del cuello para inclinar la cabeza del bebé.
  • Levante la barbilla del bebé con la otra mano. Mantenga la boca del bebé abierta. No presione con fuerza en el tejido blando debajo de la barbilla porque esto puede cerrar las vías respiratorias.

  • Fíjese si hay algo dentro de la boca del bebé que podría estar impidiendo el paso de aire por la parte posterior de la garganta. Algunos ejemplos son comida o juguetes pequeños. Si usted ve algo que parece ser fácil de coger, sáquelo cuidadosamente con su dedo.

Para dar respiración boca a boca:

  • Respire profundo antes de colocar sus labios sellando alrededor de la nariz y la boca del bebé, de modo que no se escape el aire. Si su boca es muy pequeña para cubrir la boca y la nariz del bebé, apriete la nariz con los dedos mientras que usted cubre la boca del bebé con la suya.

  • De 2 ventilaciones (1 segundo para cada ventilación) al bebé. No dé grandes bocanadas de aire. No respire fuerte ni rápido. Respire normalmente una vez después de cada respiración que le dé al bebé.
  • El pecho del bebé subirá cada vez que usted proporcione una respiración boca a boca si la vía aérea está abierta. Es posible que usted necesite cambiar la posición de la cabeza para abrir de nuevo sus vías aéreas. Si aún no puede hacer que el aire entre, es posible que la vía aérea esté obstruida con un objeto. Observe de nuevo para ver si encuentra algún objeto que pueda sacar.

Cómo se usa un desfibrilador externo automático:

Las siguientes son indicaciones generales para utilizar un desfibrilador externo automático o DEA. Siga las instrucciones detalladas que aparecen dentro o sobre el estuche del DEA. No saque el desfibrilador de su estuche de almacenamiento original a menos que tenga intenciones de usarlo. Descubra el pecho del bebé de toda prenda antes de abrir el DEA.

  • Abra el desfibrilador pórtatil: El estuche podría tener un pasador en uno o ambos lados del dispositivo para abrirlo.
  • Localice los electrodos adhesivos: Es probable que necesite tirar de una palanca o abrir o desenvolver los electrodos. Los parches podrían estar conectados al dispositivo por alambres delgados. No desconecte las almohadillas del dispositivo.
  • Prepare los parches: Los parches podrían tener un lado adhesivo que se pega al pecho del bebé. Es posible que necesite quitar el papel protector de los parches para dejar al descubierto el lado adhesivo antes de que pueda utilizarlos.
  • Prepare al bebé: Saque al bebé del agua si es necesario. Limpie el agua o sangre del pecho. La piel debe de estar seca para aplicar los parches.
  • Aplique los parches: Coloque un electrodo en cualquiera de los lados, izquierdo o derecho de la parte superior del pecho, hacia el centro y debajo de la clavícula. Coloque el otro parche en el lado opuesto, justo debajo y a un costado del pecho. También puede colocar un parche de cada lado de la caja torácica, justo debajo y hacia afuera de los senos.
  • Encienda el desfibrilador automático: El botón de activación o interruptor está claramente marcado. El dispositivo DEA le indicará en voz alta lo que tiene que hacer. Si el aparato le indica que haga el choque, presione la luz roja intermitente. No vaya a tocar al bebé cuando el aparato está analizando o descargando el choque eléctrico al lactante. Si no hay necesidad de una descarga, el aparato le indicará que siga haciendo la reanimación cardiopulmonar.
  • Siga haciendo la RCP: La reanimación cardiopulmonar se debe reiniciar sin demora justo después de dar el choque o que el aparato haya terminado de hacer el análisis. Siga haciendo la RCP hasta que el bebé responda o la ayuda profesional llegue. Suspenda las maniobras de RCP sólo para permitir que el desfibrilador externo automático haga el análisis.

Evitar un paro cardiopulmonar en un bebé:

  • Obstrucción de la vía respiratoria por un objeto extraño: No deje objetos pequeños al alcance de los niños. Los niños tienden a llevarse a la boca objetos pequeños. Unos ejemplos incluyen baterías, monedas, canicas, botones, globos, y juguetes pequeños o partes de juguetes. No permita que su niño agarre cosas pequeñas que quepan por el tubo de un rollo de papel de baño. La obstrucción de la vías respiratorias puede ser causada también por alimentos como las salchichas, uvas, nueces, palomitas de maíz, y caramelos duros.
  • Asfixia: No deje bolsas plásticas al alcance de un bebé. Su bebé podría colocar una bolsa de plástico sobre la cabeza, haciéndolo incapaz de respirar.
  • Estrangulación: Mantenga los cordones y cables de extensión fuera del alcance de un bebé. No ponga ningún tipo de cordón o lazo alrededor del cuello de un bebé. Algunos ejemplos incluyen cuerdas o lazos con chupones o joyas puestas en ellos.
  • Ahogamiento: No deje a un bebé solo cerca o dentro del agua. Esto incluye una piscina, la bañera o una cubeta de agua.
  • Seguridad en el automóvil: Mantenga al bebé asegurado en un asiento de automóvil de seguridad mientras está manejando. Nunca deje al bebé en el carro solo. No conduzca si ha bebido alcohol o si ha usado drogas ilegales o medicamentos que producen sueño.
  • SMSL: Coloque al bebé boca arriba cuando lo ponga a dormir. El podría correr un mayor riesgo de SMSL si duerme boca abajo o sobre una superficie blanda. No fume cerca del bebé.
  • Caídas: No deje al bebé solo en una superficie alta, como en una mesa para cambiarlo.
  • Heridas con armas de fuego: Guarde sus armas en una caja fuerte o un armario bajo llave, fuera del alcance de los niños. Mantenga las armas de fuego descargadas. Guarde bajo llave todas la balas en un lugar aparte, fuera del alcance de los niños.
  • Envenenamiento: Mantenga los productos de limpieza y otros productos peligrosos fuera del alcance del bebé y ciérrelos muy bien.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide