Skip to Content

Reanimación Cardiopulmonar En Bebés Lactantes Por Persona Sin Capacitación Médica

CUIDADO AMBULATORIO:

La reanimación cardiopulmonar (RCP) por una persona común

es un procedimiento de emergencia para un bebé lactante que tiene entre 1 mes y 1 año de edad. Una persona sin capacitación médica se refiere a toda persona que no es un personal de la salud capacitado. Un bebé podría necesitar RCP porque el corazón dejó de latirle o dejó de respirar. Esto podría ser debido a un accidente, una lesión o una condición de salud. La RCP combina compresiones torácicas con ventilaciones de rescate. Una compresión torácica significa poner presión intermitente sobre el pecho del bebé. Una ventilación de rescate significa que usted da bocanadas de aire a través de la boca y la nariz del bebé o también se le conoce como respiración boca a boca.

Cosas importantes para recordar acerca de la RCP en bebés:

  • Comience la RCP antes de llamar al 911 si usted está solo cuando encuentra al bebé. Si está con otra persona, una persona puede comenzar la RCP y la otra puede llamar al 911 o a buscar ayuda.
  • Aprenda los pasos que se usan para dar la RCP a los bebés al recordar C-A-B: Este método combina C ompresiones torácicas, A brir las vías respiratorias y restaurar la respiración B oca a boca. Haga 30 compresiones torácicas de inmediato. Luego abra la vía respiratoria del bebé. Sostenga la vía aérea abierta y haga 2 respiraciones boca a boca. Un ciclo es de 30 compresiones y 2 respiraciones boba a boca.
  • Haga las compresiones aunque no pueda dar respiraciones boca a boca. Con solo hacer las compresiones torácicas se aumentan las posibilidades de salvarle la vida al bebé que si usted no hace nada en absoluto.

Si se encuentra con un bebé que no está respirando de forma normal:

  • Asegúrese de que el área esté segura antes de entrar y acérquese al bebé. Muévalo solamente si el área está en peligro, por ejemplo, si hay un incendio.
  • Arrodíllese al lado del bebé. Fíjese si se ha lastimado la cabeza, el cuello o la espalda. Gire cuidadosamente al bebé sobre su espalda mientras sostiene su cabeza y cuello. Mantenga el cuerpo del bebé derecho mientras lo gira sobre su espalda.
  • Comience RCP si el bebé lactante no está respirando o si está respirando con dificultad. Continúe con la RCP hasta que el bebé reaccione, llegue la ayuda o tenga acceso al uso de un desfibrilador externo automático (DEA). Un desfibrilador externo automático o DEA es un dispositivo portátil que descarga un choque eléctrico en el corazón de la persona cuando es necesario. Con frecuencia un DEA se mantiene en lugares públicos y usualmente está instalado en la pared.
  • Continúe la RCP durante 2 minutos o 5 ciclos. A continuación, llame al 911 , o envíe a alguien a pedir ayuda. Permanezca en la línea con el operador del 911 hasta que le indique que cuelgue el teléfono.

Cómo realizar compresiones torácicas a un bebé:

Las compresiones torácicas comprimen el corazón entre la columna vertebral y el esternón. Esto obliga a que la sangre salga del corazón y que vaya al cerebro y cuerpo del bebé.

  • Arrodíllese a un lado del pecho del bebé. Coloque las 2 yemas de los dedos en donde las costillas del bebé se unen en el centro del pecho, entre los pezones. Este hueso es el esternón.

  • Con las yemas de los dedos, presione directo hacia abajo del esternón del bebé 1½ pulgadas (4 centímetros). Esto deberá ser al menos ⅓ de la profundidad del pecho del bebé.
  • No empuje hacia adelante con la mano cuando haga las compresiones. Mueva los dedos sólo hacia arriba y hacia abajo. Las compresiones deben ser constantes y uniformes. Esto significa que debe tomar la misma cantidad de tiempo para comprimir hacia abajo y retornar hacia arriba. Permita que el pecho se relaje por completo entre compresiones. Esto permite que la sangre vuelva al corazón antes de realizar otra compresión. Deje sus manos en la posición indicada sobre el pecho del bebé entre una compresión y la siguiente.
  • Haga 30 compresiones torácicas en un ritmo de por lo menos 100 a 120 cada minuto (2 por segundo). Empuje con fuerza y rápidamente. Es mas probable que las compresiones fuertes y rápidas mantengan con vida el cerebro y el corazón del bebé. Cuente las compresiones en voz alta para ayudarlo a mantenerlas a una velocidad constante y rítmica.

Para abrir las vías aéreas de un bebé:

  • Coloque 1 mano en la frente del bebé y presione firmemente para inclinar la cabeza hacia atrás. No coloque la mano detrás del cuello para inclinar la cabeza del bebé.
  • Levante la barbilla del bebé con la otra mano. Mantenga su boca abierta. No presione con fuerza sobre el tejido blando debajo de la barbilla porque esto puede cerrar las vías respiratorias.

  • Fíjese si hay algo dentro de la boca del bebé que podría estar impidiendo el paso de aire por la parte posterior de la garganta. Algunos ejemplos son comida o juguetes pequeños. Si usted ve algo que parece ser fácil de coger, sáquelo cuidadosamente con su dedo.

Cómo realizar respiración boca a boca a un bebé:

  • Respire profundo antes de colocar sus labios sellando alrededor de la nariz y la boca del bebé, de modo que no se escape el aire. Si su boca es demasiado pequeña para cubrir la boca y la nariz del bebé, pellizque la nariz del bebé para cerrarla. Cubra su boca con la suya.

  • De 2 ventilaciones (1 segundo para cada ventilación) al bebé. No dé grandes bocanadas de aire. No respire fuerte ni rápido. Respire normalmente una vez después de cada respiración que le dé al bebé.
  • El pecho del bebé subirá cada vez que usted proporcione una respiración boca a boca si la vía aérea está abierta. Es posible que necesite cambiar la posición de la cabeza para volver a abrir sus vías aéreas. Si aún no puede hacer que el aire entre, es posible que la vía aérea esté obstruida con un objeto. Observe de nuevo para ver si encuentra algún objeto que pueda sacar.

Lo que puede hacer para ayudar a evitar un paro cardiopulmonar en un bebé:

  • No deje objetos pequeños al alcance de los bebés. Los bebés tienden a llevarse a la boca objetos pequeños. Unos ejemplos incluyen baterías, monedas, canicas, botones, globos, y juguetes pequeños o partes de juguetes. No permita que su bebé agarre cosas pequeñas que quepan por el tubo de un rollo de papel de baño. Esto incluye alimentos como perros calientes, uvas, nueces, palomitas de maíz y caramelos.
  • No deje bolsas plásticas al alcance de un bebé. Un bebé puede ponerse una bolsa de plástico sobre su cabeza.
  • Mantenga los cordones y cables de extensión fuera del alcance de un bebé. No ponga ningún tipo de cordón o lazo alrededor del cuello de un bebé. Algunos ejemplos incluyen cuerdas o lazos con chupones o joyas puestas en ellos.
  • No deje a un bebé solo cerca o dentro del agua. Esto incluye una piscina, la bañera o una cubeta de agua.
  • Mantenga al bebé asegurado en el asiento de seguridad del automóvil mientras está manejando. Nunca deje al bebé en el automóvil solo.
  • Ponga al bebé boca arriba para dormir. Un bebé puede estar en mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) si duerme boca abajo.
  • No deje al bebé solo en una superficie alta, como en una mesa para cambiar pañales.
  • Mantenga los productos de limpieza y otros productos peligrosos fuera del alcance del bebé y ciérrelos muy bien.
  • No fume cerca del bebé.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide