Skip to Content

Qué Es La Insulina

LO QUE NECESITA SABER:

La insulina es una hormona producida por el páncreas. La insulina ayuda a eliminar el azúcar de la sangre y la lleva a otras partes de su cuerpo. Esto ayuda a bajar sus niveles de azúcar en la sangre. Lo más probable es que usted tenga que tomar insulina si su páncreas no la está produciendo en cantidades suficientes. También es probable que usted necesite tomar insulina si su cuerpo no la puede usar correctamente.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Comuníquese con su médico si:

Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Uso seguro de la insulina y revisión de sus niveles de azúcar en la sangre:

Algunas personas pueden necesitar inyectarse insulina una vez todos los días. Otros pueden necesitar inyectarse insulina con más frecuencia. Esto depende del tipo de insulina que usó, lo que come y su nivel de actividad. También puede necesitar diferentes cantidades de insulina durante una enfermedad o con ciertos cambios en los medicamentos o afecciones médicas.

  • Prepare y administre su insulina según indicaciones. Siempre revise la etiqueta del frasco para asegurarse de que usted está usando la insulina correcta. No utilice siempre el mismo lugar del cuerpo cada vez que se inyecta. Aplíquese la insulina de acuerdo a su nivel de azúcar en la sangre y las indicaciones de su médico o especialista en diabetes. No se inyecte insulina en el área de 2 pulgadas del ombligo o en una estría. No se inyecte insulina a través de la ropa. Esto puede contaminar la aguja y puede causar una infección.
  • Revise su nivel de azúcar en la sangre según indicaciones. Algunos tipos de insulina pueden causar que su nivel de azúcar baje rápidamente. Pregúntele a su médico cuándo recomienda que usted se revise sus niveles de azúcar en la sangre durante el día. Hágase la revisión en cualquier momento que tenga síntomas de niveles altos o bajos de azúcar en la sangre.
  • Sepa cuáles deben ser los niveles de azúcar en su sangre. Si usted revisa su nivel de azúcar en la sangre antes de una comida , debe estar entre 80 y 130 mg/dL. Si usted revisa su nivel de azúcar en la sangre de 1 a 2 horas después de una comida , debe estar por debajo de 180 mg/dL. Pregúntele a su médico si estas son buenas metas para usted.
  • Anote los resultados de sus niveles de azúcar en la sangre. Lleve sus resultados a sus citas de seguimiento. Su médico podría usar los resultados para hacer cambios a su tipo o dosis de insulina, plan alimenticio o plan de ejercicios.

Cómo almacenar y desechar la insulina:

Siga las instrucciones de almacenaje que está en la etiqueta o en una hoja que viene en el paquete de la insulina. No use su insulina si ésta viene con grumos o con un color diferente. La insulina turbia que viene con partículas pequeñas y blancas que no se puede mezclar debe ser desechada. La insulina clara que se ve turbia también debe ser desechada.

  • Revise siempre la fecha de vencimiento que viene en su envase de insulina. No use insulina ya vencida.
  • No guarde la insulina en el congelador, a la luz directa del sol o la guantera de un carro. Deseche la insulina que ha estado congelada o expuesta a temperaturas muy calientes (más de 85 ºF).
  • Usted puede almacenar la insulina abierta o no abierta en el refrigerador o a temperatura ambiente. Si usted almacena su insulina a temperatura ambiente, manténgala en un lugar fresco y seco.
  • Si usted va de viaje, guarde la insulina en un paquete fresco. Esto le ayudará a asegurarse que la temperatura de la insulina permanezca por debajo de los 86 °F (30 °C). No deje la insulina a la luz directa del sol.
  • Siempre deseche las agujas usadas en un contenedor duro con tapa. Algunos ejemplos incluyen un tarro de metal donde viene el café o una botella de detergente para ropa. Siempre mantenga los frascos de insulina o las plumas fuera del alcance de los niños.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide