Skip to Content

Prolapso Rectal

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un prolapso rectal?

Un prolapso rectal es una condición que provoca que su recto salga a través de su ano. El recto es la parte final de su intestino. Un prolapso podría suceder durante una evacuación intestinal. Un prolapso podría suceder con mayor frecuencia en las mujeres después del parto o en las mayores de 50 años.

¿Qué provoca un prolapso rectal?

  • El daño a su esfínter anal podría provocar que su ano se abra mas grande de lo que debería. Su esfínter anal es un anillo de músculo alrededor de su ano. Este músculo controla la apertura y el cierre de su ano. Podría ocurrir daño a su esfínter anal debido a trauma como la cirugía de suelo pélvico.
  • El daño a los músculos y ligamentos de su recto y ano podrían provocar un prolapso rectal. Los ligamentos ayudan a mantener su recto y ano en su lugar. Los músculos controlan cómo su recto mueve las evacuaciones intestinales a través de su ano. Estos músculos podrían quedar dañados debido al trauma como el parto o una cirugía de suelo pélvico.
  • Usted podría tener más espacio entre su recto y otros órganos en su pelvis. Su recto podría ser más largo de lo normal. Estos cambios pueden provocar que su recto se mueva fuera de su lugar y a través de su ano.

¿Qué aumenta mi riesgo de un prolapso rectal?

  • Estreñimiento podría provocar que usted puje demasiado fuerte durante una evacuación intestinal. La presión de pujar podría provocar que su recto se salga por el ano.
  • Una condición crónica puede provocar problemas que conlleven a un prolapso. La fibrosis quística puede provocar estreñimiento crónico. La esclerosis múltiple puede debilitar los músculos que sostienen el recto en su lugar.
  • Una condición como un derrame cerebral o una lesión de la médula espinal puede dañar los nervios y los músculos que hacen que funcione el recto. Los músculos rectales podrían ser demasiado débiles para sostener el recto en su lugar.
  • Una cirugía pélvica puede dañar los nervios, músculos o ligamentos del recto.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un prolapso rectal?

  • Dolor o molestia durante una evacuación intestinal
  • Una masa inflamada y roja saliendo de su ano
  • Sangrado o mucosidad en su recto
  • Una cantidad pequeña de sangre en sus evacuaciones intestinales
  • Sensación de que usted todavía necesita tener una evacuación intestinal después de usar el baño
  • Dificultad para controlar sus evacuaciones intestinales

¿Cómo se diagnostica un prolapso rectal?

Su médico le preguntará cuándo sucedió el prolapso. Le preguntará acerca de cualquier dolor u otros síntomas que tuvo durante y después del prolapso. Podría preguntarle acerca de sus hábitos intestinales y los alimentos que come. Infórmele de otras condiciones médicas que usted tiene. Si es mujer, podría preguntarle si recientemente tuvo un parto. Es posible que también deba hacerse alguno de los siguientes exámenes:

  • Su médico le examinará su ano para revisar si hay un prolapso rectal. También podría buscar pólipos rectales. Un pólipo rectal es un crecimiento pequeño de tejido en el revestimiento del recto. También podría palpar su ano para revisar si tiene protuberancias que no puede ver desde afuera. Podría pedirle que puje como si estuviera teniendo una evacuación intestinal y observar atentamente el prolapso rectal.
  • Una radiografía, un ultrasonido, una tomografía computarizada o una imagen por resonancia magnética (IRM) podrían mostrar problemas con su recto o con los músculos, nervios y ligamentos que lo controlan. Es posible que le administreen un líquido de contraste para que el recto se vea con más claridad en las imágenes. Es posible que le administren un medio de contraste en el recto. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal por dentro o sobre su cuerpo.

¿Cómo se trata un prolapso rectal?

El tratamiento de un prolapso rectal depende de la severidad. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los laxantes ayudan a evitar el estreñimiento.
  • Laxantes ayudan a que sus intestinos se relajen y aflojen para evitar el estreñimiento.
  • Inyecciones podrían evitar que su recto se mueva a través de su ano. Es posible que le apliquen una o más inyecciones de medicamento para entumecer. Se introducirá una aguja en su recto y le administrarán medicamento. Es posible que usted sienta molestia o incomodidad conforme la aguja entra en su recto.
  • Cirugía podría usarse si otros tratamientos no funcionan. El tipo de cirugía podría depender de la causa de su prolapso rectal. La cirugía puede ayudar a posicionar su recto para que no se salga a través de su ano. La cirugía podría incluir colocar puntos de sutura o una malla para sostener el recto en su lugar. Eso también podría involucrar el remover parte del recto.

¿Cómo puedo disminuir mi riesgo de un prolapso rectal?

  • Consuma más alimentos ricos en fibra. Esto podría ayudar a disminuir el estreñimiento agregando volumen y suavidad a sus evacuaciones intestinales. Su médico puede ayudarlo a crear un plan de alimentación que incluya alimentos ricos en fibra. Los alimentos con mayor fibra incluyen frutas, verduras, panes integrales y frijoles cocidos.
  • Aumente la cantidad de líquido que toma. Los líquidos pueden ayudar a ablandar sus evacuaciones intestinales y a evitar el estreñimiento. Pregunte a su médico cuánto líquido debe tomar cada día.
  • Ejercite sus músculos pélvicos. Los ejercicios Kegel ayudan a reforzar los músculos pélvicos. Estos ejercicios implican apretar y relajar los músculos vaginales y rectales. Los ejercicios Kegel pueden reforzar los músculos rectales y mejorar el control de las evacuaciones. Pida más información a su médico sobre cómo hacer los ejercicios Kegel.
  • No se siente por periodos largos de tiempo. Usted podría poner mucha presión sobe su ano. La presión de su ano podría provocar un prolapso rectal.

¿Qué es una reducción manual de un prolapso rectal?

Una reducción manual es un procedimiento que usted puede hacer para colocar su recto de regreso dentro de su ano. Su médico le mostrará cómo hacer una reducción manual. Es posible que necesite que un familiar le ayude con la reducción manual. Los siguientes son pasos generales que debe seguir. Su médico podría darle pasos específicos para seguir.

  • Su médico podría indicarle que aplique azúcar a su recto antes de la reducción manual. Esto podría ayudar a disminuir la inflamación de su recto y a facilitar que lo ponga de regreso en su ano. Pregunte a su médico sobre cómo aplicar el azúcar a su recto.
  • Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas.
  • Lávese las manos y póngase guantes. Lubrique su guante con vaselina.
  • Sujete su recto en ambos lados de su ano. Aplique cuidadosamente presión firme y estable en su recto y empújelo hacia dentro de su ano. Es posible que usted necesite aplicar presión por varios minutos si el intestino está inflamado. Revise su ano. Usted podría usar un espejo o pedirle a un familiar que le revise el ano. Usted no debería ver el recto. Si un prolapso sucede de nuevo, usted puede repetir la reducción manual.
  • Usted puede mantener el recto en su lugar con una gasa y cinta adhesiva a través de sus glúteos. Antes de aplicar la gasa, coloque un poco de vaselina en la gasa. La vaselina evita que la gasa se quede pegada a su recto. Quite la gasa como le indique su médico.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Su corazón está latiendo mas rápido de lo normal.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene dolor abdominal intenso.
  • Su abdomen se ve más grande de lo normal.
  • La sangre de su recto empapa su ropa interior.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.
  • Usted nota más sangre que antes en sus deposiciones.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide