Skip to Content

Parche Hemático Epidural

LO QUE NECESITA SABER:

Un parche hemático epidural es un procedimiento usado para aliviar dolores de cabeza causados por la fuga del líquido cefalorraquídeo después de una punción lumbar. Un médico inyectará una muestra de su propia sangre en su espalda, cerca del sitio donde se practicó la punción dural. La sangre se coagulará, lo cual a la vez servirá como parche, bloqueando la fuga. El parche hemático epidural también podría ayudar a reducir otros síntomas de la fuga de líquido cefalorraquídeo, como las náuseas, el vómito, la dificultad para escuchar o ver, o la rigidez de cuello.

COMO PREPARARSE:

Antes del procedimiento:

  • Infórmele a su médico si usted tiene antecedentes de problemas de sangrado o ha sufrido una infección recientemente. Infórmele también si tiene un historial de dolores de cabeza y cuál es la causa de sus dolores.
  • Usted podría requerir de una punción lumbar para examinar el nivel del líquido cefalorraquídeo. Es posible que le ordenen exámenes de sangre para determinar qué tan bien coagula su sangre. Los médicos también podrían hacerle una tomografía computarizada o resonancia magnética. Podrían administrarle un tinte para ayudar a que las imágenes se aprecien mejor. Informe al médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un medio de contraste. Consulte con su médico por más información sobre estos y otros exámenes que usted podría necesitar.
  • Su médico podría aconsejarle que haga reposo. Además podría pedirle que se acueste de espaldas para estar más cómodo.
  • Podrían darle cafeína para beber o en forma de medicamento por vía intravenosa. La cafeína provoca que sus venas se estrechen, lo cual podría mejorar sus síntomas.
  • Usted podría recibir medicamentos para disminuir el dolor y las náuseas.
  • Pregúntele a su médico cuánto líquido debe beber antes del procedimiento, y qué líquidos son mejores para usted.
  • Pídale a alguna persona que lo lleve a su casa después de su procedimiento.

El día del procedimiento:

Usted o un familiar cercano deberán firmar un documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explicará los problemas que podrían ocurrir y las opciones que usted tiene. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas antes de firmar este formulario.

QUÉ SUCEDERÁ:

Qué sucederá:

Su médico le pedirá que se siente, se acueste de costado o se acueste boca abajo. Luego localizará el área de su espina dorsal donde le inyectará la sangre. El área ideal seguramente está situada justo por debajo del sitio donde le practicaron la punción lumbar. Después procederán a sacarle sangre de una vena del brazo. A continuación le inyectarán lentamente la sangre en el área de la espina dorsal cerca de la punción. Infórmele a su médico si siente dolor de espalda o cuello, o un dolor que se propaga hacia sus piernas. También dígale al médico si su dolor de cabeza empeora o si siente presión.

Después del procedimiento:

  • Usted tendrá que acostarse quieto y de espaldas por aproximadamente 2 horas después de su procedimiento. Si éste procedimiento es su segundo procedimiento, entonces posiblemente tendrá que acostarse de espaldas por lo menos por 24 horas. Es probable que le recomienden que eleve sus piernas. No se levante para caminar hasta que su médico le indique que está bien hacerlo.
  • Su dolor de cabeza podría mejorar de inmediato o dentro de varios días. Usted podría sentir un dolor leve en la espalda, cuello o pierna o incluso tener fiebre leve por 1 o 2 días después del procedimiento. Pregúntele a su médico si puede tomar medicamentos AINE para el dolor o la fiebre.

COMUNÍQUESE CON SU médico SI:

  • Usted no puede llegar a su cita a tiempo.
  • Usted tiene preguntas sobre sus síntomas o procedimiento, o su dolor de cabeza se alivia.
  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene un bulto levantado y lleno de líquido o un sarpullido en la parte inferior de la espalda.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Sus náuseas o vómito empiezan de nuevo o empeoran.
  • Usted se siente confundido, más cansando de lo usual o tiene nuevos problemas de movimiento o al caminar.
  • Usted siente un tintineo en los oídos o el tintineo que sentía antes más bien empeora, tiene dificultad para escuchar o tiene más sensibilidad al sonido.
  • Usted siente una sensación quemante o de hormigueo en el cuero cabelludo o dolor en los brazos o las piernas.
  • Usted no puede controlar cuándo orina o tiene una evacuación intestinal.
  • Usted sufre una convulsión.
  • Usted nota un líquido acuoso saliéndole de la nariz o garganta.
  • Su dolor de cabeza empeora o usted siente dolor en un área de la cabeza en vez de en toda la cabeza. El dolor también podría pasarse a otra área de la cabeza.

RIESGOS:

En raras ocasiones, usted podría correr el riesgo de infección en el área de la inyección. Sin tratamiento, el líquido cefalorraquídeo puede continuar para filtrándose. Esto puede aumentar el riesgo de infección. Su dolor de cabeza podría conllevar a un coágulo sanguíneo cerca del cerebro. Si la fuga es severa, usted puede correr el riesgo de sufrir de convulsiones y hasta podría morir. Usted podría requerir de otro procedimiento de parche hemático epidural si la cantidad de líquido cefalorraquídeo que se fugó es grande. Además podría requerir de cirugía para reparar a la duramadre.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide