Skip to Content

Mordedura O Picadura De Animal Marino

LO QUE NECESITA SABER:

Una mordedura o picadura de un animal marino ocurre cuando un animal que vive en agua salada le lesiona o le envenena. Ejemplos de animales marinos que muerden son barracudas, morenas y tiburones. Algunos animales que utilizan sus tentáculos para inyectar veneno en la piel cuando tienen contacto con las personas son el sinonóforo, la medusa y anémones de mar. Tentáculos rotos pueden continuar picando por semanas o meses después de separarse del animal incluso si ya se secaron. Las rayas venenosas y erizos marinos son unos de los otros animales marinos que pican utilizando sus espinas y púas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Analgésicos: Usted podría recibir medicamento para quitarle o reducir el dolor. No espere a que el dolor sea muy intenso para tomar el medicamento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su médico si usted piensa que el medicamento no está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Prevenir otra mordedura o picadura de animal marino:

  • Vea al agua antes de entrar. No salte ni corra cuando entra al agua.
  • No entre en áreas donde se ha visto medusas, incluso si están muertas. Siempre lea y siga las indicaciones.
  • No toque la vida marina si no esta familiarizado con ella. No ponga las manos o los dedos en hoyos o grietas. No nade donde hay rayas venenosas.
  • No viste con objetos brillantes o resplandecientes.
  • Supervise a los niños cuando ellos entran o cuando están cerca del agua.
  • Nade en playas con salvavidas. No nade solo o en playas lejanas. No nade con lesiones abiertas.
  • Use algo para proteger sus pies. No pise en áreas rocosas si no puede ver que hay en el agua donde camina. Mueva sus pies al andar en aguas de poca profundidad.

Descanse:

Descanse cuando usted sienta que es necesario. Empiece a hacer un poco más día a día. Regrese a sus actividades diarias como se le haya indicado.

Cuidado de la herida:

  • Lávese las manos antes y después de curar la herida para evitar una infección.
  • Limpie su herida con agua y jabón y seque suavemente con una toalla limpia. Haga esto con la frecuencia que le indique su médico. Si usted no puede alcanzar la herida, pida a alguien que le ayude.
  • Revise con cuidado la herida y el área alrededor de ella. Esté atento a cualquier hinchazón, enrojecimiento o líquido que provenga de su herida. Si hay sangrado, usted podría aplicar presión suave.
  • Cubra su herida con un vendaje de gasa limpia. Si la venda debe enredarse alrededor del brazo o la pierna, envuélvalo cómodamente pero no demasiado apretado. Si usted siente hormigueo o pierde sensibilidad en el área, significa que está demasiado apretada.
  • Mantenga las vendas limpias y secas.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene sarpullido, picazón o hinchazón en la piel después de tomar su medicamento.
  • Tiene sensación de hormigueo en el área de la mordedura o picadura.
  • Usted tiene dolor o dificultad para mover el área lesionada o tiene protuberancias dolorosas en la ingle o en las axilas.
  • Tiene alguna pregunta acerca de su condición o cuidado.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Se le dificulta hablar, caminar o respirar.
  • Tiene visión doble, problemas de articulación del habla, babea, tiene calambres musculares o convulsiones.
  • Tiene hinchazón, entumecimiento o no puede mover su brazo o su pierna abajo de la lesión.
  • Siente tensión en su garganta, respira asmáticamente, tiene la lengua hinchada o sarpullidos en el cuerpo.
  • Su dolor es igual o peor aún después de tomar medicamento.
  • Su herida no deja de sangrar aún después de aplicar presión.
  • Su lesión o vendaje tiene pus o una aroma desagradable aún después de lavarla diariamente.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide