Skip to Content

Leucemia Mieloide Aguda

LO QUE NECESITA SABER:

La leucemia mieloide aguda (LMA) también se conoce como leucemia mielógena aguda. Es un tipo de cáncer que se desarrolla rápidamente en la médula ósea y las células sanguíneas. Las células que deberían convertirse en glóbulos blancos (GB) no se desarrollan totalmente. Estas células son llamadas mieloblastos y monoblastos. Estas no combaten las infecciones como los GB normales deberían. Estas se amontonan en la médula ósea e impiden que los glóbulos de la sangre se desarrollen de manera normal y combatan la infección.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 por cualquiera de los siguientes:

  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.
  • De repente siente desvanecimiento y tiene falta de aliento.
  • Usted tiene dolor de pecho.
  • Usted tiene más dolor cuando respira profundo o tose.
  • Usted tose sangre.

Busque cuidados inmediatos si:

  • Usted tiene dolor de cabeza, rigidez de cuello o dificultad para ver o pensar con claridad.
  • Usted está tomando pastillas de quimioterapia o se ha sometido a quimioterapia en las últimas 2 semanas y tiene fiebre.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • Usted escupe sangre o vómito.
  • Usted está tosiendo o tiene falta de aliento.
  • Usted se siente mareado o su corazón empieza a latir muy rápido.
  • Usted tiene llagas o parches blancos en la boca o garganta.
  • Usted tiene dolor rectal o hemorroides.
  • Usted tiene diarrea o heces con sangre.
  • Usted tiene dolor en los ojos, oídos, piel, articulaciones o estómago.
  • Usted tiene dolor cuando orina o la orina le huele mal.
  • Sus encías y nariz le sangran.
  • Usted tiene la vista borrosa o manchas de sangre en las partes blancas de sus ojos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidados.

Medicamentos:

  • La quimioterapia debe recibirse exactamente como lo indica su proveedor de salud.
  • Los antibióticos combaten o previenen infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos hasta que se le acaben, aunque se sienta mejor antes de tiempo.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Prevenga la infección:

  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos con frecuencia, especialmente después de cambiar un pañal o de usar el baño. Lávese bien las manos antes de comer o preparar comidas.
  • Evite personas enfermas. Aléjese de gente que tenga un resfrío o gripe. También trate de alejarse de grandes grupos de gente para disminuir los riesgos de contraer un resfrío o gripe.
  • Limpie los humidificadores. Cambie diariamente el agua del humidificador u otro equipo respiratorio.

Prevenga sangrados y moretones:

  • No use objetos afilados. Use una rasuradora eléctrica para afeitarse. Use una lima para uñas para mantener su uñas cortas y suaves.
  • Cuide de su boca. Use un cepillo de dientes suave. No use hilo dental cuando su conteo de plaquetas esté bajo. No use palillos de dientes.
  • Escoja actividades livianas. Evite cualquier actividad que pueda causar dolor de pecho o dificultad para respirar. No juegue deportes de contacto, como el futbol americano. No viaje a grandes altitudes.
  • Límpiese la nariz suavemente. No se toque mucho la nariz. Su nariz podría sangrar si se la toca mucho.
  • No tome medicamentos AINE o aspirina. Los AINE y la aspirina diluyen su sangre y aumentan su riesgo de sangrado.

Programe una cita con su proveedor de salud según indicaciones:

Usted tendrá que ir donde su oncólogo para tratamiento continuo. Anote sus preguntas para que las recuerde durante sus citas.

No fume cigarrillos ni tome bebidas alcohólicas:

El alcohol puede diluir su sangre y facilitar el sangrado. El fumar aumenta su riesgo de cáncer nuevo o recurrente. El fumado también puede atrasar la sanación después del tratamiento. No use cigarrillos electrónicos ni tabaco sin humo en vez de cigarrillos regulares para tratar de dejar de fumar. Todos estos aún contienen nicotina. Pídale a su proveedor de salud más información si usted fuma en la actualidad y necesita dejar de hacerlo.

Prevenga el estreñimiento:

Alimentos altos en fibra, líquidos adicionales y ejercicio regular pueden ayudar a prevenir el estreñimiento. Ejemplos de alimentos altos en fibra son frutas y afrecho. El jugo de ciruela y el agua son buenos sustitutos para tomar. El ejercicio regular ayuda con el funcionamiento de su sistema digestivo. Es probable que también le digan que tome fibra de la que se compra sin receta médica y medicamentos suavizantes de heces. Tome estos artículos según indicaciones médicas.

Consuma alimentos sanos:

El consumir alimentos sanos puede ayudarle a sentirse mejor y tener más energía. Si usted tiene dificultad para tragar, seguramente le darán alimentos suaves o líquidos. Pregúntele a su proveedor de salud sobre cualquier tipo de nutrición extra que usted pueda necesitar, como batidos nutritivos o vitaminas. Dígale a su proveedor de salud si usted tiene dificultades para comer o si tiene náuseas.

Tome líquidos según indicaciones:

Es probable que usted necesite tomar líquidos extra para prevenir la deshidratación, sobre todo si está vomitado o tiene diarrea por el tratamiento del cáncer. Pregúntele a su proveedor de salud cuáles líquidos tomar y cuánto necesita a diario.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide