Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Infección De Las Vías Respiratorias Superiores En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una infección de las vías respiratorias superiores?

Una infección de las vías respiratorias superiores también se conoce como resfriado común. Puede afectar la nariz, la garganta, los oídos y los senos paranasales de su niño. La mayoría de los niños contraen alrededor de 5 a 8 resfriados cada año. Los niños contraen resfriados con más frecuencia durante el invierno.

¿Qué causa un resfriado?

El resfriado común es causado por un virus. Existen varias clases de virus que causan resfriados y cada uno es contagioso. Los gérmenes pueden contagiarse a los demás a través de la tos, los estornudos o el contacto cercano. Los gérmenes podrían quedar en objetos como manijas, camas, mesas, cunas y juguetes. Su hijo puede infectarse al poner los objetos que portan el virus en su boca. Su hijo también puede infectarse al tocar objetos que portan el virus y luego frotar sus ojos o nariz.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un resfriado?

Los síntomas de resfriado de su niño serán peores durante los primeros 3 a 5 días. Su hijo podría tener cualquiera de los siguientes:

  • Secreción nasal o nariz tapada
  • Estornudos y tos
  • Garganta irritada o ronquera
  • Ojos enrojecidos, llorosos e irritados
  • Fatiga o inquietud
  • Escalofríos y fiebre que usualmente duran de 1 a 3 días
  • Dolor de cabeza, dolores corporales o músculos adoloridos

¿Cómo es tratado un resfriado?

La mayoría de los resfriados desaparecen sin tratamiento en 1 a 2 semanas. No dé medicamentos para la tos y resfriados de venta sin receta a niños de menos de 4 años de edad. Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios que podrían provocar daño a su hijo. Su hijo puede necesitar lo siguiente para controlar sus síntomas:

  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. El acetaminofeno también está presente en los medicamentos para la tos y el resfriado. Lea la etiqueta para asegurarse de no darle a su hijo una doble dosis de acetaminofeno.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi hijo?

  • Pídale a su niño que repose. El reposo ayudará a que su organismo se recupere.
  • Dele suficientes líquidos a su niño. Los líquidos le ayudarán a disolver y aflojar la mucosidad para que su hijo pueda expulsarla al toser. Los líquidos también lo mantendrán hidratado. No le dé a su niño líquidos con cafeína. La cafeína puede aumentar el riesgo de deshidratación en su hijo. Los líquidos que ayudan a prevenir la deshidratación pueden ser agua, jugo de fruta o caldo. Pregunte al médico del niño cuánto líquido le debe dar por día.
  • Limpie la mucosidad de la nariz de su niño. Use una bombilla de succión para quitar la mucosidad de la nariz de un bebé. Apriete la bombilla y coloque la punta en una de las fosas nasales de su bebé. Cierre cuidadosamente la otra fosa nasal con su dedo. Suelte lentamente la bombilla para succionar la mucosidad. Vacíe la jeringuilla con bulbo en un pañuelo. Repita estos pasos si es necesario. Haga lo mismo con la otra fosa nasal. Asegúrese de que la nariz de su bebé esté limpia antes de alimentarlo o de que se duerma. El médico de su niño podría recomendarle que ponga gotas de agua salina en la nariz de su bebé si la mucosidad es muy espesa.
    Uso apropiado de la jeringa de bulbo
  • Alivie el dolor de garganta de su niño. Si su niño tiene 8 años o más de edad, pídale que haga gárgaras con agua con sal. Haga agua salina agregando ¼ de cucharada de sal a 1 taza de agua tibia. Puede darles miel a niños de más de 1 año de edad. Le puede dar 1/2 cucharadita de miel a niños de 1 a 5 años. Le puede dar 1 cucharadita de miel a niños de 6 a 11 años. Le puede dar 2 cucharaditas de miel a niños de 12 años o mayores.
  • Use un humidificador de vapor frío. Esto agregará humedad al aire y ayudará a que su niño respire mejor. Asegúrese de que el humidificador esté lejos del alcance de los niños.
  • Aplique vaselina en la parte externa alrededor de las fosas nasales de su hijo. Esto puede disminuir la irritación por soplar su nariz.
  • No exponga al niño al humo del tabaco. No fume cerca de su niño. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos presentes en los cigarrillos y cigarros pueden empeorar los síntomas de su hijo. También pueden causar infecciones como la bronquitis o la neumonía. Pida información al médico de su niño si él fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de que usted o su niño usen estos productos.

¿Cómo puedo ayudar a evitar que mi niño propague un resfriado?

  • Mantenga a su niño alejado de otras personas durante los primeros 3 a 5 días de su resfriado. El virus se transmite más fácilmente durante este tiempo.
  • Lávese las manos y las manos de su niño frecuentemente. Enséñele a su niño a taparse la nariz y la boca cuando estornude, tosa y se suene la nariz. Muéstrele a su hijo cómo toser y estornudar en la parte interna del codo en vez de las manos.
  • No permita que su niño comparta juguetes, chupetes o toallas con otras personas mientras esté enfermo.
  • No permita que su niño comparta alimentos, utensilios para comer, vasos o bebidas con otras personas mientras esté enfermo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • La temperatura de su niño ha llegado a 105°F (40.6°C).
  • Su hijo tiene dificultad para respirar o está respirando más rápido de lo usual.
  • Los labios o las uñas de su niño se vuelven azules.
  • Las fosas nasales se ensanchan cuando su hijo inspira.
  • La piel por encima o por debajo de las costillas de su hijo se hunde con cada respiración.
  • El corazón de su hijo late mucho más rápido que lo normal.
  • Usted nota puntos rojos o morados pequeños o más grandes en la piel de su niño.
  • Su niño deja de orinar u orina menos de lo normal.
  • La fontanela (punto blando en la parte superior de la cabeza) de su bebé se hincha hacia afuera o se hunde hacia adentro.
  • Su hijo tiene un fuerte dolor de cabeza o rigidez en el cuello.
  • Su hijo tiene dolor en el pecho o dolor estomacal.
  • Su bebé está demasiado débil para comer.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene temperatura rectal, del oído o de la frente más alta de 100.4°F (38°C).
  • Al tomarle la temperatura a su hijo oralmente o con un chupón es más alta de 100°F (37.8°C).
  • La temperatura en la axila de su hijo es más alta de 99°F (37.2°C).
  • Su hijo es menor de 2 años y tiene fiebre por más de 24 horas.
  • Su hijo tiene 2 años o más y tiene fiebre por más de 72 horas.
  • Su hijo tiene secreción nasal espesa por más de 2 días.
  • Su hijo tiene dolor de oído.
  • Su hijo tiene manchas blancas en sus amígdalas.
  • Su hijo tose mucho y despide una mucosidad espesa, amarillenta o verde.
  • Su hijo no puede comer, tiene náuseas o vómitos.
  • Su hijo siente más y más cansancio y debilidad.
  • Los síntomas de su niño no mejoran y al contrario empeoran dentro de 3 días.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide