Skip to Content

Herida Punzante

CUIDADO AMBULATORIO:

Se produce una herida punzante

cuando un objeto filoso y puntiagudo perfora la piel.

Herida punzante

Los signos y síntomas de una herida punzante pueden incluir

un área amoratada o inflamada. Es posible que usted presente sangrado, dolor o dificultad para mover el área afectada.

Llame al 911 si presenta:

  • Tiene dificultad para deglutir y su mandíbula y cuello están rígidos.
  • Tiene dificultad para hablar, caminar o respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor intenso.
  • Su herida comienza a supurar o huele mal.
  • Tiene adormecimiento o sensación de hormigueo en la zona de la herida.
  • Su herida no deja de sangrar aun después de aplicar presión.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • La inflamación, enrojecimiento o dolor empeoran.
  • Usted tiene dificultad para mover el área lesionada o siente un bulto en la ingle o las axilas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento podría incluir

la limpieza de la herida para extraer la suciedad y los objetos extraños. Usted podría necesitar una cirugía si hay que reparar sus huesos, órganos o vasos sanguíneos. Es posible que se administren medicamentos para evitar o tratar una infección. Quizá también podría necesitar medicamentos para disminuir la inflamación y el dolor.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cuidado de la herida:

Mantenga la herida limpia y seca. Cuando le permitan bañarse, lave la herida cuidadosamente con agua y jabón. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien.

El manejo de su síntomas:

  • Descanse el área lesionada tanto como pueda. Si la herida se encuentra en su pie o su pierna, utilice muletas por 2 o 3 días, según le indiquen. Esto ayudará a quitar el peso de la pierna o pie lesionado mientras se recupera.
  • Eleve el área lesionada por encima del nivel de su corazón tan frecuentemente como pueda. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Para mayor comodidad, apoye el área lesionada sobre almohadas o mantas.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide