Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Hepatitis B En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

La hepatitis B es una inflamación del hígado causado por la infección del virus de la hepatitis B (VHB). La infección se denomina aguda al principio cuando una persona contrae la infección. La infección se vuelve crónica después de 6 meses. La hepatitis B crónica es menos común en niños que en adultos.


INSTRUCCIONES:

Regrese a la sala de emergencias sí:

  • Su niño tiene un fuerte dolor de cabeza y presión en la cabeza repentinamente.
  • Su niño presenta más moretones o formación de nuevos moretones o unos puntos rojos o morados en su piel. También puede presentar sangrados que no se detienen con facilidad.
  • Su niño tiene el abdomen inflamado.
  • Su niño tiene náuseas intensas o no puede dejar de vomitar.
  • Usted nota sangre en la orina o las evacuaciones de su niño o vomita sangre.
  • Su niño tiene coloración amarillenta de la piel o en lo blanco de los ojos que es reciente o aumenta.
  • Su niño tiene un dolor intenso en la parte superior del abdomen.

Comuníquese con el proveedor de salud de su niño sí:

  • Las palmas de la mano de su niño están rojas.
  • Su niño tiene fiebre.
  • Su niño tiene una inflamación en sus piernas, tobillos o pies que es reciente o se aumenta.
  • Los músculos de su niño se vuelven más pequeños y débiles.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca del estado o atención de su niño.

Medicamentos:

  • Consulte con el proveedor de salud de su niño antes de administrarle cualquier medicamento. Estos incluyen los medicamentos sin receta médica, hierbas y vitaminas. Algunos medicamentos pueden afectar o provocar daños al hígado de su niño.
  • Medicamentos antivirales ayudan a combatir el VHB y a evitar la propagación de virus en el cuerpo de su niño.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Acuda a consulta de control con el proveedor de su niño según le indicaron:

Es posible que su niño necesite que le ordenen exámenes o tratamientos de forma continua. Escriba sus preguntas para que recuerde hacerlas durante sus citas.

Ayude a prevenir la propagación del virus de la hepatitis B:

  • Cúbrale a su niño cualquier herida en carne viva o un raspón. Si la sangre de una herida entra en contacto con una superficie, limpie la superficie con cloro inmediatamente. Póngase guantes antes de limpiar. Debe desechar cualquier artículo que contenga sangre o fluidos del cuerpo, como le indicó el proveedor de salud del niño.
  • No permita que su niño comparta artículos personales. Estos artículos incluyen cepillos de dientes, cortauñas y afeitadoras. Informe a su niño que no debe compartir agujas.
  • Informe a sus familiares que su niño tiene el virus de la hepatitis B (VHB). Las personas que conviven con su niño deben ser vacunadas contra el VHB. Si no han sido vacunados, es posible que necesiten empezar el tratamiento para ayudar a prevenir la infección. El buen lavado de manos regular es importante para su niño y todos los que conviven con el niño. Todas las personas deben lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer. Pregunte a su proveedor de salud si usted les debe informar a los cuidadores de su niño o a las directivas de la escuela que su niño tiene hepatitis B.
  • Converse con su adolescente sobre tener relaciones sexuales de forma segura. Si su adolescente está teniendo relaciones sexuales, infórmele que debe usar un preservativo o condón durante el acto sexual. Las niñas que están teniendo relaciones sexuales deben exigir que su compañero use un condón.
  • Proteja a su bebé. Si usted está embarazada, solicite a su proveedor de salud más información en cómo evitar que su bebé se contagie del VHB. El bebé necesitará ser vacunado o recibir tratamiento si usted tiene planeado darle de lactar.
  • No permita que su niño done sangre. Las donaciones son analizadas por la presencia del virus de la hepatitis B, pero a la final es mejor no donar.

Sobrellevando la hepatitis B:

  • Su niño debe consumir una variedad de alimentos saludables. Alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos descremados, frijoles, carne magra y pescado al igual que panes integrales. Pregunte si es necesario que su niño siga una dieta especial.
  • Su niño debe consumir más líquidos. Los líquidos sirven para el buen funcionamiento del hígado de su niño. Pregunte al proveedor de salud cuál es la cantidad de líquido que su niño necesita consumir al día y cuáles son los líquidos que le recomiendan.
  • Hable con su adolescente sobre no consumir alcohol. El alcohol puede aumentar el daño al hígado. Coméntele a su proveedor de salud si su adolescente consume alcohol y necesita ayuda para dejarlo.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos e impedir el control de la hepatitis B. El tabaquismo también puede conllevar a daño al hígado. Informe a su adolescente de no usar cigarrillos electrónicos ni tabaco sin humo en lugar de cigarrillos regulares con el fin de dejar de fumar. Estos dispositivos todavía contienen nicotina. Pregunte a su proveedor de salud por mayor información si su adolescente está fumando y necesita ayuda para dejar de fumar.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide