Skip to Content

Hepatitis Alcohólica

CUIDADO AMBULATORIO:

La hepatitis alcohólica

es la inflamación del hígado a causa del consumo excesivo de alcohol. La hepatitis alcohólica se puede desarrollar si usted se emborracha o si toma regularmente o excesivamente con el tiempo. Su riesgo de hepatitis alcohólica es más alto si es mujer o si tiene obesidad.

Los signos y síntomas comunes son:

  • Coloración amarillenta de la piel o la parte blanca de los ojos
  • Orina de color oscuro y heces claras
  • Pérdida del apetito o pérdida de peso sin proponérselo
  • Náuseas, vómitos o dolor abdominal
  • Inflamación de sus brazos o piernas, o retención de líquidos en su abdomen
  • Fatiga o fiebre
  • Latido cardíaco acelerado

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted vomita sangre o un material que parece café molido.
  • Usted pierde el conocimiento.
  • Usted tiene evacuaciones intestinales oscuras o con sangre.
  • Se siente confundido.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Usted tiene dolor o inflamación en su abdomen.
  • Usted se siente mareado o aturdido.
  • Usted vomita varias veces seguidas.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Se siente más cansado que de costumbre.
  • Usted pierde peso sin intentarlo, pierde el apetito o siente demasiadas náuseas como para comer.
  • El color amarillo de su piel o de la parte blanca de sus ojos empeora.
  • Su orina se vuelve muy oscura.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • No tome alcohol. Usted debe dejar de tomar alcohol como parte de su tratamiento. Es posible que usted pueda controlar o revertir la hepatitis alcohólica leve dejando tomar alcohol. Usted no podrá invertir la hepatitis alcohólica severa, pero no tomar alcohol podría contribuir a que aquélla no empeore. Pregunte a su médico cómo dejar de tomar de manera segura. Pida más información si usted necesita ayuda para dejar de tomar.
  • Medicamentos para reducir la inflamación de su hígado o ayudarlo a que funcione mejor. También podrían darle medicamentos para reducir la retención de líquidos.

Controle la hepatitis alcohólica:

  • Protéjase contra la hepatitis C. La hepatitis C es una infección seria en el hígado que es causada por un virus. La hepatitis C provoca daño al hígado y facilita el desarrollo de la hepatitis alcohólica. También aumenta su riesgo de cirrosis, especialmente si usted continúa tomando alcohol. La cirrosis es una enfermedad seria que causa la cicatrización del hígado. No comparta agujas si usted se inyecta drogas. Use un condón para que no contraiga la hepatitis C durante las relaciones sexuales.
  • No fume. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos y hacer más difícil que usted controle la hepatitis alcohólica. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Pregunte sobre las vacunas. Es posible que usted necesite vacunas para protegerse contra la hepatitis A o B, la neumonía o la gripe. La hepatitis alcohólica puede aumentar su riesgo de infecciones.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Su médico podría recomendarle que tome más líquidos para ayudar a la función del hígado o a reducir la retención de líquido. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables incluyen a las frutas, verduras, carnes magras y productos lácteos bajos en grasa. Su médico o dietista puede ayudarlo a crear planes alimenticios para asegurarse que usted consuma suficientes calorías y proteínas. Podría ser de ayuda comer alimentos en porciones pequeñas durante el día para evitar náusea y ayudar a que su cuerpo absorba los nutrientes. Limite el consumo de sodio (sal) para evitar o reducir la retención de líquidos.
  • Tome vitaminas o minerales como se le indique. Su médico podría recomendarle la vitamina B u otras vitaminas o minerales. No tome ninguna vitamina o mineral sin consultar con su médico. Demasiado hierro puede ser peligroso para su hígado.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Es posible que usted necesite exámenes continuos para revisar la función de su hígado. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide