Skip to Content

Fobia Social En Los Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La fobia social o trastorno de ansiedad social, es una condición que provoca un gran temor (miedo intenso) y ansiedad a situaciones sociales. Su niño puede tener fobia social de hablar en público o algunas otras actividades de expresión en frente de otras personas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Los medicamentos disminuyen la ansiedad y le pueden ayudar a sentirse calmado y relajado.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al proveedor de salud de su niño si piensa que el medicamento no esta funcionando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, o hierbas que toma su niño. Incluya la cantidad que toma, la forma y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visita de seguimiento. Mantenga la lista con usted en caso de emergencia.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años de edad: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño de peligro mortal al cerebro e hígado. Revise las etiquetas del medicamento de su niño para aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Acuda con su niño a la consulta de control con su proveedor de salud según le indicaron:

Escriba las preguntas que tenga para que no olvide hacerlas durante sus consultas médicas.

Lleve a su niño a terapia:

Su niño puede acudir a terapia sólo, con la familia o en grupo con otros niños. La terapia puede incluir alguno de los siguientes:

  • Las terapias del comportamiento le ayuda a su niño a entender sus sentimientos, a aprender a cómo controlar sus acciones y a mejorar su comportamiento. Es posible que su niño acuda a terapia sólo, con la familia o en grupo con otros niños. Su niño puede aprender a cambiar su comportamiento al darse cuenta de los resultados de sus acciones. El buen comportamiento será premiado y motivado, mientras que no se aceptará la mala conducta. La terapia de comportamiento puede incluir alguno de los siguientes:
    • La terapia de exposición o desensibilización le ayuda a su niño a enfrentar el temor al objeto o a la situación en un entorno controlado. Durante la terapia, su niño poco a poco entra en contacto con el objeto o la situación temida. La meta de esta terapia es ayudar a disminuir la ansiedad en el niño hasta que pueda controlar su miedo o temor.
    • La terapia de relajación consta de ejercicios para calmar el cuerpo y la mente de su niño. La meta es disminuir el estrés de su niño.
    • La capacitación para las habilidades sociales le enseña a su niño a llevarse bien con las demás personas. La capacitación puede incluir enseñarle a su niño a mantener contacto visual y una sonrisa. También puede ser instruido para aceptar elogios y hacer preguntas.
  • Las terapias cognitivas le ayudan a su niño a determinar cuáles pensamientos le provocan ansiedad. La terapia le puede ayudar a reemplazar estos pensamientos por unos más positivos y placenteros. La terapia congnitiva también le puede ayudar resolver un conflicto de una forma sana. El niño puede aprender a sentirse mejor consigo mismo y a sentirse más en control de su vida.

Ayude a su niño a lidiar con la fobia social:

  • Aprenda más sobre la fobia social. Consulte con su proveedor de salud sobre libros u otra información relacionada a la fobia social. Colabore con los maestros de su niño para ayudarle en la escuela.
  • Anime a su niño a socializar. Ayude a su niño a desarrollar sus habilidades sociales. Ayúdelo a enfrentar sus miedos y desarrollar formas de lidiar con ellos. Elogie y recompense a su niño cuando se necesite.
  • Sea un ejemplo positivo para su niño. Aprenda formas de controlar su propia ansiedad. Su niño aprende al observar su comportamiento. Es más probable que su niño enfrente sus temores si ve que usted puede hacerlo.

Consultar con el pediatra o proveedor de salud de su niño sí:

  • Su niño no está comiendo bien o come más de lo habitual.
  • Su niño no puede dormir bien o está durmiendo más de lo habitual.
  • Los síntomas de su niño están empeorando.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el tratamiento de su niño.

Regrese a la sala de emergencias sí:

  • Su niño siente ganas de lastimarse a sí mismo o a los demás.
  • Su niño tiene dificultad para respirar, dolores en el pecho, o latidos cardíacos rápidos.
  • Su niño sufre una convulsión.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide