Skip to Content

Esguince De Tobillo

CUIDADO AMBULATORIO:

Un esguince de tobillo

es una torcedura, un tirón o un desgarro de un músculo o tendón en su tobillo. Un esguince agudo es un esguince que sucede repentinamente. Un esguince crónico puede suceder en varios días o semanas. Un esguince crónico puede ser provocado por mover su tobillo de la misma manera una y otra vez.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dolor e inflamación de su tobillo
  • Dificultad para mover su tobillo
  • Espasmo muscular, calambres o debilidad
  • Moretones sobre su tobillo

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor intenso en el tobillo cuando está en reposo o cuando ejerce presión sobre él.
  • Su pie o dedos del pie están fríos o entumecidos.
  • Su inflamación ha aumentado.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Su dolor o inflamación no se alivian, aún después del tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Tratamiento:

  • Un dispositivo de apoyo , como muletas o una férula, podrían ser necesarios para disminuir su dolor conforme se mueve.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • El acetaminofén alivia el dolor. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Fisioterapia podría ser recomendada después de que haya sanado su esguince de tobillo. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.
  • Cirugía podría ser necesaria si usted tiene un esguince grave.

El manejo de su síntomas:

  • Descanse su tobillo para que pueda sanar. Regrese a sus actividades cotidianas según las indicaciones.
  • Aplique hielo sobre el tobillo de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Compresión su tobillo como se le indique. Pregunte a su médico cómo envolver un vendaje elástico alrededor de su tobillo. Un vendaje elástico proporciona apoyo y ayuda a disminuir la inflamación y el movimiento para que su tobillo pueda sanar. Úselo por el tiempo que se le indique.
  • Eleve su tobillo por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye el tobillo sobre almohadas o cobijas para mantenerlo elevado cómodamente.

Evite un esguince de tobillo:

  • Siempre use el calzado apropiado cuando practique deportes. Reemplace frecuentemente sus zapatos viejos de correr por unos nuevos si usted es un corredor. Use unas plantillas o soportes del arco para el calzado para corregir problemas con la pierna o el pie. Consulte con su médico para más información sobre soportes de calzado.
  • Haga ejercicios de calentamiento y enfriamiento. Estírese antes de hacer ejercicios o actividades deportivas. Esto ayudará a aflojar sus músculos y a evitar una lesión. Después de sus ejercicios, enfríe sus músculos y estírese. No suspenda el ejercicio y descanse después sin haberse enfriado antes.

  • Haga ejercicios de entrenamiento de fuerza. Los ejercicios como el levantamiento de pesas lo ayudan a mantener sus músculos flexibles y fuertes. Un fisioterapeuta o un entrenador podrían ayudarlo con estos ejercicios.
  • Comience un programa de entrenamiento de ejercicios o de deportes lentamente. Siga el consejo de su médico de cuándo empezar a ejercitarse. Aumente el tiempo, la distancia y la intensidad de sus ejercicios lentamente. El aumento repentino de la frecuencia o intensidad de su entrenamiento podrían provocarle de nuevo una lesión a su músculo.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide