Skip to Content

Enfermedad Renal Crónica

LO QUE NECESITA SABER:

La enfermedad renal crónica es la pérdida gradual y permanente de la función renal. También se conoce como insuficiencia crónica del riñón o insuficiencia renal crónica. Generalmente, los riñones se encargan de eliminar líquidos, químicos y desperdicios de la sangre. Los riñones convierten estos desechos en orina. La enfermedad renal crónica puede empeorar con el tiempo y conducir a la insuficiencia renal. Su equipo de enfermedad renal crónica los ayudará a usted y a su familia a planificar su cuidado en casa. El equipo lo ayudará a crear metas y a encontrar maneras de alcanzarlas. Su plan de cuidado puede cambiar con el tiempo a medida que sus necesidades cambien.

Riñón, uréteres, vejiga

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted sufre una convulsión.
  • Le falta el aire.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Usted está confundido y muy soñoliento.

Llame a su médico o nefrólogo si:

  • De repente, usted sube o pierde más peso del que le ha indicado su médico.
  • Usted tiene comezón o sarpullido en la piel.
  • Usted orina más o menos que de costumbre.
  • Usted orina con sangre.
  • Usted tiene náuseas y vómitos.
  • Usted tiene fatiga o debilidad muscular.
  • Usted tiene hipo que no cesa.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Los medicamentos se podrían administrar para disminuir la presión arterial y eliminar el líquido en exceso. También podrían administrarle medicamentos para controlar otras condiciones de salud que se pueden presentar con la enfermedad renal crónica, como la anemia, la diabetes y las enfermedades cardíacas.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Lo que puede hacer para controlar la enfermedad renal crónica:

El control puede incluir la realización de algunos cambios en el estilo de vida. Dígale a su médico si tiene alguna preocupación acerca de poder hacer los cambios. Puede ayudarlo a encontrar soluciones, incluyendo el trabajo con especialistas. Pida ayuda para crear un plan para dividir las metas grandes en pasos más pequeños. Es probable que su plan incluya cualquiera de los siguientes:

  • Controle otras afecciones de salud. Su médico trabajará con usted para crear un plan de atención médica que satisfaga sus necesidades. Se le harán chequeos regulares para detectar enfermedades cardíacas u otras afecciones que puedan empeorar la enfermedad renal crónica, como la diabetes. Su presión arterial se controlará atentamente. También obtendrá un objetivo de presión arterial y ayuda para hacer un plan para alcanzar su objetivo. Esto puede incluir tomarse la presión arterial en casa.
    Cómo tomar la presión arterial
  • Mantenga un peso saludable. Revisarán su peso e índice de masa corporal (IMC) regularmente. El IMC ayuda a determinar si su peso es saludable para su altura. Su médico usará otras pruebas para revisar sus niveles de músculo y proteína. El peso extra puede forzar los riñones. Un bajo peso o una baja masa muscular pueden hacer que se sienta más cansado. Usted podría tener dificultad para realizar sus actividades diarias. Pregúntele a su médico cuál es el peso ideal para usted. Puede ayudarlo a crear un plan para bajar o subir de peso de forma segura, si es necesario. El plan puede incluir el registro de un diario de alimentos. Este es una lista de los alimentos y líquidos que consume cada día. Su médico usará el diario para ayudarlo a hacer cambios, si es necesario. Los cambios se basan en su salud y en cualquier otra condición que tenga, como la diabetes.
  • Elabore un plan de ejercicio. El ejercicio regular puede ayudarle a mantener bajo control su enfermedad, presión arterial alta y diabetes. El ejercicio también ayuda a controlar el peso. Su médico puede ayudarlo a crear metas de ejercicio y un plan para alcanzarlas. Por ejemplo, su meta puede ser hacer ejercicio durante 30 minutos en un día. Su plan puede incluir dividir el ejercicio en sesiones de 10 minutos, 3 veces al día.
    Caminar para ejercitarse
  • Elabore un plan de alimentación saludable. Su médico podría indicarle que consuma alimentos bajos en potasio, fósforo o proteína. Su médico también puede recomendarle vitaminas u otros suplementos minerales. No tome ningún suplemento sin antes consultar con su médico. Un dietista puede ayudarlo a diseñar un plan de comidas. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.

  • Limite el sodio (la sal) como se le haya indicado. Tal vez deba limitar el sodio a menos de 2,300 miligramos (mg) por día. Consulte con su dietista o médico sobre cuál es la cantidad de sodio que debe consumir al día. La cantidad depende de la etapa de la enfermedad renal. La sal de mesa, los alimentos enlatados, las sopas, los bocadillos salados y las carnes procesadas, como las carnes magras y las salchichas, son altos en sodio. Su médico o un dietista pueden mostrarle cómo leer las etiquetas de los alimentos para el sodio.
  • Limite el consumo de alcohol según le indicaron. El alcohol puede causar retención de líquidos y puede afectar sus riñones. Pregunte cuál es la cantidad de alcohol segura para usted. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden causar daño renal. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su odontólogo antes de utilizar estos productos.
  • Pregunte sobre los medicamentos de venta libre. Los medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y los laxantes podrían dañar sus riñones. Algunos medicamentos para la tos y el resfriado pueden elevar su presión arterial. Siempre pregunte si un medicamento es seguro antes de tomarlo.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. La enfermedad renal crónica puede aumentar el riesgo de infecciones, como la neumonía, la gripe y la hepatitis. Las vacunas reducen el riesgo de tener infecciones. Su médico le indicará qué vacunas necesita y cuándo aplicárselas.

Acuda a sus consultas de control con su médico o nefrólogo según le indicaron:

Tendrá que volver para hacerse pruebas para controlar la función renal y nerviosa, y su nivel de hormona paratiroidea. Es probable que necesiten cambiarle sus medicamentos de acuerdo a los resultados de ciertas pruebas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Enfermedad Renal Crónica (Aftercare Instructions)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.