Skip to Content

Dolor En El Cuello

LO QUE NECESITA SABER:

Es posible que usted tenga dolor de cuello repentino que aumenta rápidamente. O, en vez de esto, es posible que usted sienta que el dolor aumenta con el tiempo. El dolor de cuello podría desaparecer en unos días o semanas, o podría continuar por meses. El dolor podría ir y venir, o podría empeorar con ciertos movimientos. El dolor podría sentirse solamente en su cuello, o podría pasarse a sus brazos, espalda u hombros. También podría sentir dolor que comienza en otra área de su cuerpo y se pasa a su cuello. Algunos tipos de dolor de cuello son permanentes.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene una lesión que le provoca dolor en el cuello y dolor punzante debajo de sus brazos o piernas.
  • Su dolor de cuello se agrava repentinamente.
  • Usted tiene dolor de cuello junto con entumecimiento, hormigueo o debilidad en sus brazos o piernas.
  • Usted tiene rigidez en el cuello, dolor de cabeza y fiebre.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene nuevos síntomas o sus síntomas empeoran.
  • Sus síntomas continúan aún después del tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Estos medicamentos pueden ser comprados sin orden de un médico. Pregunte a su médico cuál medicamento tomar y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Cuando no se toman de la manera indicada, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden causar sangrado estomacal o problemas renales. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted.
  • El acetaminofén sirve para calmar el dolor y bajar la fiebre del niño. Pregunte a su médico cuánto tomar y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Medicamentos esteroideos podría usarse para reducir la inflamación. Esto puede ayudarlo a aliviar el dolor a causa de la inflamación.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Controle o evite el dolor de cuello:

  • Repose el cuello como se lo indiquen. No realice movimientos repentinos, como voltear su cabeza rápidamente. Su médico podría recomendarle que use un collarín cervical por un periodo corto de tiempo. El collarín evitará que usted mueva su cabeza. Esto ayudará a darle tiempo a su cuello para que sane si es que una lesión está provocando su dolor. Pregunte a su médico cuándo puede volver a practicar deportes o realizar otras actividades cotidianas.
  • Aplique calor según indicaciones. El calor ayuda a aliviar el dolor y la inflamación. Use una envoltura caliente o empape una toalla pequeña en agua tibia. Escurra el exceso de agua. Aplique la venda caliente o la toalla por 20 minutos cada hora o como se le indique.
  • Aplique hielo según las indicaciones. El hielo ayuda a aliviar el dolor y la inflamación, y a evitar daño al tejido. Use un paquete con hielo o ponga hielo en una bolsa. Cubra el paquete con hielo o la espalda con una toalla antes de aplicarlo en su cuello. Aplique el paquete de hielo o la bolsa por 15 minutos cada hora o como se lo indiquen. Su médico puede indicarle con qué frecuencia aplicar el hielo.
  • Haga ejercicios para el cuello como se lo indiquen. Los ejercicios para el cuello ayudan a fortalecer los músculos y a aumentar el rango de movimiento. Su médico le indicará cuáles ejercicios son adecuados para usted. Podría darle instrucciones o podría recomendarle que acuda con un fisioterapeuta. Su médico o terapeuta pueden asegurarse que usted esté haciendo estos ejercicios correctamente.
  • Mantenga una buena postura. Trate de mantener su cabeza y hombros levantados cuando se siente. Si usted trabaja en frente de una computadora, asegúrese de que el monitor esté al nivel adecuado. Usted no debería tener que mirar hacia abajo para ver la pantalla. Tampoco debe tener que inclinarse hacia adelante para poder leer lo que está en la pantalla. Asegúrese de que su teclado, ratón y otros artículos de computadora estén colocados en donde usted no tenga que extender sus hombros para alcanzarlos. Levántese a menudo si usted trabaja frente a una computadora o permanece sentado durante largos períodos. Estírese o camine para mantener los músculos de su cuello relajados.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Su médico podría referirlo a un especialista si su dolor no mejora con el tratamiento. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide