Skip to Content

Distensión Muscular

CUIDADO AMBULATORIO:

Una distensión muscular

es una torcedura, tirón o desgarro de un músculo o tendón. Un tendón es un tejido elástico fuerte que conecta un músculo a un hueso.


Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Moretones en la piel en el área de la lesión muscular
  • Dolor muscular, calambres o espasmos
  • Poco movimiento muscular o músculo tieso, o pérdida de fuerza muscular
  • Inflamación en el área de la lesión
  • Dolor muscular que empeora con la actividad o dolor que se mueve o se extiende a otras áreas del cuerpo
  • Crepitación (sonido crujiente o sensación de rechinido) al mover su músculo.

Busque atención médica inmediata para los siguientes síntomas:

  • Repentinamente pérdida de sensación o no puede mover el músculo lesionado.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Su dolor o inflamación empeoran o no desaparecen.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la distensión muscular

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Relajantes musculares sirven para disminuir el dolor y los espasmos musculares y relajar los músculos.
  • Medicamentos esteroideos se pueden administrar para reducir el dolor y la inflamación.
  • La anestesia local es un medicamento para anestesiar el área por un periodo de tiempo corto. Esto se usa a menudo si usted tiene una distensión muscular en la espalda.
  • Los ejercicios de fisioterapia podrían ayudar a mejorar el movimiento y disminuir el dolor. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar su fuerza y reducir su riesgo de pérdida de función.
  • Cirugía podría ser necesaria si la distensión muscular no ha sanado después de 6 meses de tratamiento. Se puede hacer una cirugía para drenar la sangre que se ha acumulado en su músculo. Si su tendón fue arrancado del hueso, se puede regresar a su lugar con cirugía.

El manejo de su síntomas:

  • Descanse el músculo para permitir que la lesión sane. Cuando disminuya el dolor, comience a realizar movimientos normales y lentos. Para distensiones musculares leves y moderadas, usted debe descansar los músculos por lo menos 2 días. Sin embargo, si usted tiene una distensión muscular severa, el descanso debe ser de 10 a 14 días. Es posible que usted necesite muletas para caminar si la distensión muscular es en sus piernas.
  • Aplique hielo en el área lesionada por 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Use una venda elástica según le indicaron. Envuelva el vendaje alrededor del área para reducir la inflamación. Debería quedarle ajustada pero no demasiado apretada.
  • Eleve su músculo lesionado por encima del nivel del corazón con la frecuencia que pueda. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye el músculo lesionado sobre almohadas o mantas para mantenerlo elevado cómodamente.
  • Estire el músculo lesionado todos los días. Estírelo alrededor de 30 segundos, 4 veces al día. Estire el músculo hasta que sienta un jalón pequeño. Suspenda el estiramiento del músculo si siente dolor. Empiece hacer ejercicio y a fortalecer sus músculos poco a poco. Aumente el tiempo y la cantidad del ejercicio.

Evite otra distensión muscular:

  • Siempre use el calzado apropiado cuando practique deportes. Reemplace frecuentemente sus zapatos viejos de correr por unos nuevos si usted es un corredor. Use unas plantillas o soportes del arco para el calzado para corregir problemas con la pierna o el pie. Consulte con su médico para más información sobre soportes de calzado.
  • Haga ejercicios de calentamiento y enfriamiento. Haga ejercicios de estiramiento antes de hacer ejercicio o actividades deportivas. Estos ejercicios ayudan a soltar y disminuir el estrés en sus músculos. Después de sus ejercicios, enfríe sus músculos y estírese. No suspenda el ejercicio y descanse después sin haberse enfriado antes.

  • Mantenga los músculos fuertes al entrenar con ejercicios de fuerza. Ejercicios como levantar pesas y de estiramiento ayudan a mantener sus músculos flexibles y fuertes. Un fisioterapeuta o un entrenador podrían ayudarlo con estos ejercicios.
  • Comience un programa de entrenamiento de ejercicios o de deportes lentamente. Siga el consejo de su médico de cuándo empezar a ejercitarse. Aumente el tiempo, la distancia y la frecuencia de su entrenamiento poco a poco. Aumentar la frecuencia del ejercicio repentinamente podría provocarle una lesión muscular nuevamente.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide