Skip to Content

Disnea

CUIDADO AMBULATORIO:

¿Qué es la disnea?

La disnea es una dificultad o incomodidad al respirar. Es posible que tenga respiración fatigosa, dolorosa o poco profunda. Es posible que le falte el aire. La disnea puede ocurrir mientras está en reposo o al realizar una actividad. Es posible que tenga disnea por un corto período de tiempo, o puede ser crónica. La disnea es a menudo un síntoma de una enfermedad o afección. Una reacción alérgica, ansiedad o viajes a altitudes elevadas pueden aumentar el riesgo de disnea. El riesgo también se incrementa a causa de una afección pulmonar, como el asma, una cardiopatía, como insuficiencia cardíaca, o una afección del nervio. Tener sobrepeso o fumar cigarrillos también puede provocar disnea.

Signos y síntomas que se pueden presentar con la disnea:

  • Opresión o dolor en el pecho
  • Tos o tiene un ruido grueso o agudo al respirar
  • Piel pálida, sudorosa y fría al tacto
  • Confusión y fatiga
  • Labios o uñas de azuladas a gris

Busque atención médica de inmediato si:

  • Sus signos y síntomas están igual o empeoran en las siguientes 24 horas del tratamiento.
  • Usted tiene escalofríos con temblores o fiebre de más de 102° F (38.9° C).
  • Usted tiene un nuevo dolor, presión u opresión en su pecho.
  • Usted tiene una nueva o empeora su tos o sibilancias (respiración ruidosa en el pecho) o expectora sangre
  • Usted siente que no recibe suficiente aire.
  • La piel sobre sus costillas o en su cuello se hunden cuando usted respira.
  • Usted tiene un fuerte dolor de cabeza con vómitos y dolor abdominal.
  • Usted se siente confundido o mareado

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Tratamiento:

Usted colaborará con su médico para tratar la condición que está causando su disnea. Podría necesitar los siguientes para mejorar sus síntomas:

  • La terapia con oxígeno podría usarse para ayudarlo a respirar. Podría necesitar oxígeno si el nivel de oxígeno en su sangre está por debajo del recomendado.
  • Los medicamentos pueden administrarse para tratar la causa de su disnea. Los medicamentos pueden reducir la inflamación de las vías respiratorias o disminuir el líquido alrededor del corazón o los pulmones. Se pueden administrar otros medicamentos para reducir la ansiedad y para que se sienta más calmado y relajado.
  • La rehabilitación pulmonar se emplea para reducir los síntomas, a la vez que lo mantiene activo. Aprenderá técnicas para respirar, a fortalecer los músculos y a regular el ritmo cuando esté activo.

Controle la disnea de larga duración:

  • Elabore un plan de acción. Usted y su médico pueden trabajar juntos para crear un plan sobre cómo manejar los episodios de disnea. El plan puede incluir las actividades diarias, cambios de tratamiento y qué hacer si usted tiene problemas respiratorios graves.
  • Al tomar asiento inclínese hacia adelante en sus codos. Esto ayuda a expandir los pulmones y puede que le sea más fácil respirar.
  • Use la respiración con los labios fruncidos cada vez que se sienta corto de respiración. Respire por la nariz y muy despacio exhale por su boca con los labios ligeramente fruncidos o en forma de ''U''. Se debería demorar el doble de tiempo al expulsar el aire de lo que le tomo en inhalarlo.
    Inhalar y exhalar
  • No fume. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y puros pueden causar daño pulmonar y empeorar sus síntomas. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Alcance o mantenga un peso saludable. Su médico le puede ayudar a elaborar un plan para perder peso de una forma segura si usted tiene sobrepeso.
  • Ejercítese según indicaciones. El ejercicio puede ayudar a los pulmones a trabajar más fácilmente. El ejercicio también puede ayudar a perder peso, si es necesario. Trate de hacer unos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana. Su médico puede ayudarlo a crear un plan de ejercicios que sea seguro para usted.

Haga una cita de control con su médico o especialista como se lo indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide