Skip to Content

Deshidratación En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Deshidratación

es una afección que se desarrolla cuando el organismo del niño no tiene suficiente líquido. Su hijo podría deshidratarse si no bebe suficiente agua o si pierde demasiado líquido. La pérdida de líquido también podría provocar la pérdida de electrolitos (minerales), como el sodio.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

La deshidratación del niño podría ser de leve a grave. La deshidratación leve podría provocar pocos o ningún signo. La deshidratación grave podría hacer que el niño esté muy enfermo. Es posible que tenga uno o mas de los siguientes:

  • Boca seca y es posible que no quiera beber líquidos
  • Cansado, inquieto o molesto
  • Muy soñoliento o no se despierta
  • Ojos hundidos o llanto sin lágrimas
  • Orina muy poco o nada en lo absoluto, o la orina es de color amarillo oscuro
  • Vértigos en los niños mayores
  • Pies y manos fríos y pálidos
  • Fontanela hundida (punto blando) en la parte superior de la cabeza del bebé

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo sufre una convulsión.
  • El vomito es de color verde o amarillo.
  • El niño parece confundido y no le contesta.
  • Su hijo está muy soñoliento o usted no lo puede despertar.
  • Su hijo se marea o se desmaya al ponerse de pie.
  • El niño no toma nada ni amamanta en lo absoluto.
  • Su hijo no toma el suero de rehabilitación oral o vomita después de tomarlo.
  • Su hijo no puede retener alimentos ni líquidos.
  • Su hijo llora sin lágrimas, tiene los labios secos o está orinando menos que lo acostumbrado.
  • Su hijo tiene las manos o los pies fríos o palidez en la cara.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo ha vomitado más de dos veces en las últimas 24 horas.
  • Su hijo ha tenido más de 5 episodios de diarrea en las últimas 24 horas.
  • El bebé está lactando menos o tomando menos fórmula de lo acostumbrado.
  • Su hijo está mas irritable, molesto o cansado que de costumbre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

Los bebés deberían continuar amamantando o tomando fórmula. El niño no debería comer alimentos sólidos hasta que reciba tratamiento para la deshidratación. Si el niño tiene diarrea o vómitos, se le darán los alimentos que come generalmente tan pronto como sea posible. Es posible que deba seguir alguno de los siguientes tratamientos:

  • Soluciones orales:
    • Si el niño tiene deshidratación leve o moderada, podría necesitar solución de rehidratación oral (SRO o suero oral). Esta es una bebida que contiene la cantidad exacta de sal, azúcar y minerales en agua. Es el mejor líquido para reemplazar los líquidos corporales en forma oral. Pregunte al médico del niño dónde puede conseguir una solución de rehidratación oral.
    • Se puede administrar el suero oral en cantidades pequeñas (aproximadamente 1 cucharadita a la vez) si el niño está vomitando. Si el niño vomita, espere 30 minutos y vuelva a intentarlo. Pregunte a los médicos cuál es la cantidad de solución de rehidratación oral que necesita su hijo cuando está deshidratado y con qué frecuencia debería tomarla.
    • Una bebida deportiva no es lo mismo que una solución de rehidratación oral. No le ofrezca al niño bebidas deportivas sin consultar con el médico de su hijo.
    • No le ofrezca al niño bebidas gaseosas ni jugos de fruta. Estas bebidas pueden empeorar la condición.
  • Una sonda nasogástrica (NG) podría introducirse si el niño vomita a menudo y no puede retener líquidos. Esto es una sonda que va desde la nariz hasta el estómago. Los médicos pueden usar una sonda nasogástrica para proporcionarle al niño los líquidos que necesita.
  • Los líquidos por vía intravenosa (IV) podrían necesitarse si el niño tiene una deshidratación grave.

Prevenga o controle la deshidratación en su niño:

  • Ofrézcale a su hijo líquidos como se le indique. Pregunte al médico cuánto líquido le debe ofrecer cada día y cuáles son los mejores. Durante los deportes o el ejercicio, y en días calurosos, el niño necesita consumir líquido con más frecuencia de lo acostumbrado. El niño podría necesitar tomar hasta 8 onzas (1 taza) de agua cada 20 minutos. Alimente a su bebé con leche materna con más frecuencia o déle más fórmula.
  • Continúe amamantando al bebé u ofreciéndole fórmula aunque el bebé esté tomando solución de rehidratación oral. Déle al niño alimentos blandos, como bananos, arroz, manzanas o pan tostado. No le dé productos lácteos o alimentos picantes hasta que se sienta mejor. No le dé jugos de fruta ni refrescos. Estas bebidas pueden empeorar la condición.
  • Mantenga a su niño fresco. Limite la cantidad de tiempo que pasa al aire libre durante las horas mas calurosas del día. Vístalo con ropa ligera y fresca.
  • Mantenga un registro de la frecuencia con que orina el niño. Déle más líquidos en caso que orine menos de lo habitual o si la orina es de color oscuro. Los bebés deben mojar entre 4 a 6 pañales al día.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide