Skip to Content

Debilidad

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la debilidad?

La debilidad es la pérdida de fuerza muscular. Usted puede sentir debilidad en un sólo músculo o en varios músculos. La debilidad puede ser intermitente o constante. Puede empeorar con el tiempo. Es posible que tenga debilidad por un corto período de tiempo, o puede ser permanente.

¿Qué causa o aumenta mi riesgo de sufrir debilidad?

  • Edad avanzada
  • Un problema en el cerebro, los nervios o músculos
  • Una condición como la deshidratación, un problema del corazón, infecciones, o un embarazo
  • Ansiedad o depresión
  • Esteroides o medicamentos cardíacos, o relajantes musculares
  • El alcohol o las drogas ilícitas
  • La falta de movimiento, como sucede al usar un yeso o una férula, o el reposo en cama

¿Cómo se diagnostica la causa de la debilidad?

Su médico le preguntará cuando empezaron los signos y síntomas y qué hace empeorar su debilidad. Infórmele sobre cualquier afección médica que tenga. Examinará su fuerza muscular, sus reflejos y su sentido del tacto. También revisará hasta qué punto puede mover o levantar su músculo debilitado. Es posible que también necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Los análisis de sangre: pueden utilizarse para verificar la presencia de infecciones u otras afecciones que pueden causar debilidad.
  • Una biopsia del músculo es un procedimiento que se usa para tomar una muestra del músculo. Esto se podría llevar a cabo en caso de que sus pruebas de sangre no muestren la causa de su debilidad.
  • Imágenes de las radiografías podrían mostrar la causa de su debilidad.

¿Cómo puedo controlar mi debilidad?

  • Use dispositivos de apoyo como se le indique. Estos artículos ayudan a protegerlo de que sufra una lesión. Unos ejemplos incluyen un caminador o bastón. Pídale a alguien que instale barras de seguridad en la casa. Las barras le ayudaran a mantener más el equilibrio cuando sale de la tina del baño o se pone de pie después de usar el sanitario. Use un asiento de ducha. Siéntese en el inodoro o en otra silla para secarse y ponerse la ropa. Siempre es mejor que solicite la ayuda de alguien para subir y bajar gradas si sus piernas están débiles.
  • Acuda a fisioterapia o terapia ocupacional si se lo indican. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para ayudar a fortalecer los músculos. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle cómo hacer sus actividades cotidianas con más facilidad. Por ejemplo, las cucharas y los tenedores livianos pueden ser más fáciles de usar si tiene debilidad en la mano. También puede aprender a organizar sus artículos del hogar para no mover objetos pesados.
  • Reparta el tiempo igualmente entre el ejercicio y el descanso. El ejercicio puede aumentar la fuerza muscular y la energía. No haga ejercicio por largos periodos de tiempo a la vez. Tome descansos con frecuencia. Al hacer demasiado ejercicio puede causar una tensión muscular o hacer que se sienta más cansado. Pregunte a su médico cuál es la cantidad de ejercicio que es la adecuada para usted.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Comer demasiado o comer muy poco podría causarle debilidad o cansancio. Pregúntele a su médico cuáles son las cantidades saludables de comida en su caso. Los alimentos saludables incluyen las frutas, verduras, pan integral, productos lácteos descremados, carne magra y pescado, semillas y legumbres cocinadas.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y puros pueden empeorar sus síntomas y causar daño a los pulmones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • No use cafeína, ni alcohol ni drogas ilícitas. Estos pueden causar espasmos musculares, lo cual podría conllevar a un empeoramiento de su debilidad.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
    • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
    • Debilidad en un brazo o una pierna
    • Confusión o debilidad para hablar
    • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.
  • Usted pierde sensibilidad en la parte del cuerpo debilitada.
  • Usted siente sensaciones como de choques eléctricos que le bajan por los brazos y piernas cuando flexiona o mueve el cuello.
  • Usted tiene dificultad repentina para hablar, tragar o respirar o la dificultad que ya tenía más bien empeora.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene un fuerte dolor en la espalda, brazos o piernas que va empeorando.
  • Usted tiene debilidad muscular y pérdida de movimiento repentinos o estos problemas empeoran..
  • Usted no puede controlar sus ganas de orinar o de tener una deposición intestinal.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted se siente deprimido o ansioso.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Learn more about Debilidad

Associated drugs

Hide