Skip to Content

Cuidados De La Traqueostomía En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el cuidado de la traqueostomía?

El cuidado de la traqueostomía se hace para mantener el tubo del tracto de su niño limpio. Esto ayuda a prevenir obstrucciones en el tubo y al mismo tiempo disminuye el riesgo de infección que su niño corre. El cuidado del tracto incluye la succión y limpieza de partes del tubo y la piel de su niño. El médico de su niño le mostrará cómo cuidar del tubo del tracto del niño y qué hacer en caso de emergencia.

Traqueostomía

¿Cuáles son las partes de un tubo traqueal?

Pregúntele al médico de su niño sobre el tipo, tamaño y largo del tubo del tracto.

  • La cánula exterior es el tubo que se encuentra dentro de la tráquea de su niño. Hay distintos tamaños de cánulas exteriores.
  • Las pestañas son como unas alas curvas a cada lado del tubo del tracto. Las pestañas se pueden conectar a unas amarras del tracto para mantener el tubo en su lugar.
  • Las amarras del tracto van alrededor del cuello de su niño y ayudan a sujetar el tubo en su lugar.
  • Un globo se llena de aire y ayuda a mantener el tubo en la vía respiratoria de su niño. Un tubo delgado que cuelga de la cánula exterior puede usarse para remover o extraer aire del globo. También es probable que el tubo del tracto de su niño venga sin globo.
  • Una cánula interna es un tubo más pequeño que se coloca dentro de la cánula exterior. La cánula interna se puede sacar para realizar la limpieza del tubo. Hay distintos tamaños de cánulas internas. El tubo del tracto de su niño podrá no venir con una cánula interna.
  • Un obturador es un aparto pequeño que se usa para colocar un tubo de tracto nuevo.
  • Una válvula fonatoria es una tapa que cubre la abertura del tubo de la tráquea de su niño. Hay muchos tipos distintos de válvulas fonatorias. Pregúntele al médico de su niño si su niño puede usar una válvula fonatoria y cuál la correcta para él.
  • Partes del tubo de traqueostomía

¿Qué suministros necesito para el cuidado de una traqueotomía?

Tenga cerca de su niño en todo momento los repuestos de los suministros que necesita. Es posible que en cualquier momento necesite succionar o cambiar el tubo en caso de un bloqueo o necesidad de reemplazarlo rápidamente.

  • Un tubo de tracto del mismo tamaño del que está usando y 1 tubo de tracto que sea de 1 tamaño más pequeño
  • Un obturador para cada tubo de tracto y una jeringa vacía
  • Un juego de amarras para tracto o sujetador para tracto
  • Una máquina de succión portable con baterías y tubo de reemplazo que conecta a la máquina de succión
  • Sondas para succión
  • Solución salina estéril y un lubricante a base de agua
  • Bolsa de respiración para rescate y máscara
  • Números de teléfono de emergencia

¿Cómo puedo prevenir que mi niño sufra de infecciones?

  • Lávese las manos. Lávese siempre las manos antes y después de cuidar del tubo de tracto de su niño. Asegúrese de que su niño se lave las manos antes y después de tocar el tracto.
  • Limpie el equipo del tracto de su niño según indicaciones dadas. Use métodos de limpieza limpios o estériles para limpiar el equipo de su niño.
  • Use una tapa para el tracto de su niño, según indicaciones dadas. No le ponga la tapa del tracto al tubo de su niño a menos que el médico se lo haya indicado. Esto ayudará a proteger la vía respiratoria de su niño de la suciedad y otros cuerpos ajenos.
  • Limpie el área alrededor del tracto de su niño según indicaciones dadas. El área alrededor del tracto se conoce como el estoma.
  • Mantenga la boca de su niño limpia. La saliva y mucosidad contienen gérmenes que causan infecciones si logran entrar en las vías respiratorias de su niño. Ayúdele a su niño a cepillarse los dientes dos veces al día. Succiónele la boca como sea necesario. Asegúrese de que su niño use un enjuague bucal según indicaciones dadas.
  • Asegúrese de que su niño respire profundo y tosa 10 veces cada hora. Esto disminuirá su riesgo de una infección pulmonar. Su niño no podrá hacer esto si está usando un ventilador para ayudarlo a respirar. Pídale a su niño que respire profundo y sostenga la respiración por el tiempo que pueda. Dígale que exhale el aire y luego tosa fuertemente. La respiración profunda ayuda a abrir las vías respiratorias.

¿Cómo debo succionar el tubo del tracto de mi niño?

El médico de su niño le dirá cuándo necesita succionar el tubo del tracto. Pídale a su niño que respire profundo y tosa fuertemente antes de succionar su tracto. Esto podría ser suficiente para abrir su vía respiratoria.

  • Observe por señales que su niño necesita de la succión del tubo. Succione cuando su niño no pueda toser las flemas. Su niño podría parecerle inquieto o con miedo, y su respiración podría escucharse más fuerte o rápida que lo usual. Es probable que usted note flemas en el tubo del tracto o saliendo de los lados del tubo del tracto. La piel de su niño se ve gris o azulada.
  • No succione el tubo del tracto de su niño hasta poco tiempo después que su niño haya comido. Él podría toser o vomitar si usted succiona el tubo muy pronto. Pregúntele al médico de su niño cuánto tiempo debe esperar antes de empezar a succionar.
  • Prepare la máquina de succión de su niño. Cada máquina de succión tiene una válvula de presión. El médico de su niño le indicará qué cantidad de presión debe usar para succionar el tubo del tracto. Pruebe la presión antes de succionar. Haga esto cubriendo la válvula de succión del catéter con su dedo pulgar:
  • Succione el tubo del tracto de su niño. Inserte el catéter hasta que pase el final del tubo. El médico de su niño le indicará hasta dónde llegar cuando inserta la sonda. La sonda podría tener medidas ya indicadas que usted puede seguir. Usted también puede marcar la sonda para asegurarse de no colocarla demasiado profundo. Cubra la válvula de succión mientras va sacando la sonda. Debe tomarle menos de 15 segundos para sacar la sonda de succión.
    Aspiración de un tubo de traqueostomía
  • Succione el tubo del tracto de su niño una vez más si es necesario. Si su niño usa oxígeno, reemplace el oxígeno por 30 segundos antes de tratar de succionar el tracto otra vez.
  • Succione el estoma de su niño. Es probable que la mucosidad y la sangre goteen de los lados de la cánula externa. Succione el área cuidadosamente usando la sonda para succión.
  • Deseche la sonda para succión o límpiela según indicaciones dadas. Las sondas para succión desechables deben eliminarse de inmediato. Las sondas reusables pueden limpiarse y volverse a usar. Para limpiar una sonda reusable, succione agua y aire estéril a través de la sonda según indicaciones. Limpie la parte de afuera con alcohol o peróxido de hidrógeno según indicaciones dadas. Permita que la sonda se seque al aire.

¿Cómo cuido del tubo del tracto de mi niño?

  • Limpie la cánula interna por lo menos una vez al día. Usted puede saltarse este paso si su niño no tiene una cánula interna.
    Limpiar la cánula interna
    • Lávese las manos y póngase guantes.
    • Succione el tubo del tracto de su niño.
    • Saque la cánula interna y empápela en peróxido de hidrógeno por 10 a 15 minutos. Use un cepillo de cerdas suaves o limpiador de tubos para limpiar por dentro y por fuera de la cánula interna de su niño. Asegúrese de quitar toda la sangre y mucosidad seca.
    • Enjuague la cánula interna con agua salina estéril y reemplace en la cánula externa. Ésta debe caber fácilmente.
    • Si usted no puede limpiar bien la cánula, tírela en la basura y use una cánula interna nueva.
  • Revise la presión del globo al menos una vez al día. El médico de su niño le mostrará cómo revisar la presión del globo. Pregunte cuánto aire debe haber en el globo. Puede que usted tenga que agregar o remover aire del globo de su niño. Es muy importante que el globo de su hijo contenga la cantidad correcta de aire. Esto prevendrá problemas o daños a su vía respiratoria.
  • Evite que entre agua y otros materiales en el tubo del tracto de su niño. No permita que su niño vaya a nadar. Use una bolsa para baño o tapa para tracto cuando lo baña. Esto prevendrá que le entre agua en la vía respiratoria. No use polvos ni esprays cerca del tubo del tracto de su niño.

¿Cómo cuido de la piel alrededor del tubo del tracto de mi niño?

Limpie la piel de su niño al menos una vez al día o según indicaciones dadas. Es posible que usted tenga que limpiarla más frecuentemente si su niño tose mucha flema espesa.

  • Lávese las manos y póngase guantes. Esto prevendrá infecciones.
  • Succione el área alrededor del estoma de su niño. Esto ayudará a remover las flemas.
  • Limpie la piel alrededor del estoma de su niño. Siga los siguientes pasos para limpiar la piel alrededor del tubo del tracto de su niño:
    • Seguramente le dirán que use agua y jabón o peróxido de hidrógeno mezclado con agua para limpiarle la piel a su niño. Mezcle el peróxido de hidrógeno con una cantidad igual de agua estéril. Vierta la mezcla en una gasa limpia. La gasa debe estar húmeda pero no empapada.
    • Lave suavemente alrededor del estoma de su niño. Empiece a limpiar la parte más cercana al estoma de su niño y de ahí limpie hacia afuera. Use una gasa limpia cada vez que limpia un área nueva de la piel de su niño. Esto prevendrá infecciones. Meta las puntas de aplicadores de algodón en la mezcla de peróxido de hidrógeno. Use las puntas para limpiar por debajo de las pestañas.
    • Vierta agua estéril en la gasa limpia. Use agua estéril o lave en peróxido de hidrógeno. Empiece a limpiar la parte más cercana al estoma de su niño y de ahí limpie hacia afuera. Use una gasa limpia cada vez que limpia un área nueva de la piel de su niño.
    • Use una gasa seca y limpia para secar suavemente el área alrededor del estoma.
    • Aplique un ungüento antibacterial solamente si así se lo indicó el médico.
  • Limpie las pestañas. Empape la gasa limpia con la mezcla de agua con peróxido de hidrógeno. Lave cuidadosamente las pestañas para quitar la mucosidad o costras.
  • Cambie las amarras húmedas o sucias. Sostenga el tubo del tracto de su niño mientras usted cambia las amarras. Corte o saque las amarras de las pestañas. Envuelva una amarra nueva alrededor de su cuello. Pegue los lados de la amarra a las pestañas. Asegúrese de poder meter 2 dedos entre el cuello y la amarra. Si las amarras están demasiado ajustadas podrían dificultar la respiración de su niño. Si las amarras están demasiado sueltas podrían causar que el tubo se salga de lugar.
  • Ponga una gasa entre la piel de su niño y las pestañas. Esto mantendrá la piel limpia y seca. Puede que usted no necesite usar gasa si su niño no tiene ninguna secreción. No corte la gasa. Doble la gasa en vez de cortarla para que su niño no inhale las fibras que quedan.
  • Revise la piel de su niño todos los días por signos de infección. Revise si hay enrojecimiento o inflamación en la piel alrededor del tubo. También revise por pus, sangrado o sarpullido.

¿Cómo cambio el tubo del tracto de mi niño?

Cambie el tubo del tracto con la frecuencia indicada por el médico de su niño. Seguramente tendrá que cambiarlo si se sale de lugar. También podría tener que cambiar el tubo si su niño dice que se siente incómodo.

  • Prepare el nuevo tubo del tracto. Inserte el obturador en el tubo nuevo. Pruebe el globo si el tracto de su niño viene con uno. Infle el globo con aire para asegurarse de que funcione y luego deje salir el aire. Agregue una pequeña cantidad de lubricante a base de agua en la punta baja del tubo. No use jalea de petrolato como lubricante.
  • Acueste a su niño recto. Póngale una almohada o toalla arrollada por debajo del cuello. Esto ayudará a inclinarle la cabeza hacia atrás y así abrir su vía respiratoria. Los niños de más edad pueden sentarse para los cambios de tubo.
  • Desinfle el globo que su niño ya tiene en el tracto, si tiene uno. Usted puede dañar la vía respiratoria o estoma de su niño si no desinfla el globo antes de remover el tubo. El médico de su niño le mostrará cómo desinflar el globo. Conecte una jeringa al final del globo y lentamente use la jeringa para quitar el aire. Saque el tubo del tracto mientras su niño exhala.
  • Suavemente saque el tubo del tracto hacia arriba y afuera. Meta el tubo nuevo en un ángulo de 90°.
  • Inserte el nuevo tubo de tráquea a un ángulo de 90º . Oriente el tubo hacia adentro y, a continuación, hacia abajo. Retire el obturador inmediatamente después de que el tubo esté en su lugar. Coloque una cánula interna nueva o limpia si su niño usa una.
  • Infle el globo según indicaciones, si el tracto del niño tiene uno. El médico de su niño le mostrará cuánto aire usar. Si el globo tiene demasiado aire, éste puede gotear, romperse o dañar la vía respiratoria de su niño.
  • Asegure el tubo del tracto con amarras. Asegúrese de que las amarras del tracto de su niño no estén muy ajustadas. Dos dedos deben caber entre las amarras y el cuello de su niño. Ponga una gasa limpia entre la piel de su niño y las pestañas, según indicaciones dadas.

¿Cómo me aseguro de mantener la secreción de mi niño menos densa?

Ayúdele a su niño a mantener su secreción más soluble para ayudar a prevenir que su tracto se tape. La secreción más soluble y rala le ayuda a su niño a toser líquidos que podrían causar infecciones.

  • Asegúrese de que su niño tome suficientes líquidos. Pregunte cuánto líquido debe tomar su niño al día y cuáles líquidos son mejores para él.
  • Ponga un humidificador de aire tibio en la habitación de su niño. Siga las indicaciones para limpiar el humidificador.
  • Use aparatos que agregan humedad a la vía respiratoria de su niño. El médico de su niño le dirá si es necesario usar éstos aparatos. Use un aparato para cambiar la humedad del calor (HME, por sus siglas en inglés), un collar para tracto, o cubiertas de tela para estoma para usar según indicaciones médicas. El HME se puede ajustar al tubo de tracto de su niño y así prevenir la pérdida de humedad. El collar para tracto se conecta a una máquina que provee aire húmedo al tracto. Las cubiertas de tela para estoma vienen humedecidas y se colocan sobre el tubo del tracto.

¿Qué pasos debo seguir en caso de que mi niño tenga problemas para respirar?

  • Haga que su niño respire profundo y tosa. Una tos fuerte puede ayudar a eliminar la flema, agua o irritantes de las vías respiratorias.
  • Succione el tubo del tracto de su niño según indicaciones dadas. Esto ayudará a sacar lo que esté obstruyendo la vía respiratoria.
  • Saque la cánula interna de su niño. Busque si hay líquidos o secreción por dentro de la cánula interna. Saque y limpie la cánula interna si hay mucosidad por dentro. Usted también puede reemplazar la cánula interna por una nueva.
  • Mueva el tubo del tracto de su niño muy cuidadosamente. La abertura del tubo de su niño podría estar justo pegada a la vía respiratoria. Cuidadosamente vuelva a colocar el tubo de manera que esté en el centro de la vía respiratoria.
  • Reemplace el tubo del tracto de su niño. Coloque un nuevo tubo de tracto. Inserte un tamaño más pequeño si el tubo de tamaño regular no entra bien.
  • Llame al 911 si su niño todavía tiene problemas para respirar. Use una máscara de bolsa y póngala sobre el estoma de su niño para ayudarle a respirar hasta que llegue la ayuda.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo tiene problemas para respirar aun después de haberle succionado, limpiado o cambiado el tubo del tracto.
  • Su hijo tose sangre de color rojo brillante.
  • Usted no puede meter un tubo del tracto nuevo.
  • Su niño deja de respirar.
  • Los labios de su niño se ponen azules.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted ve que salen alimentos o líquidos del tracto de su niño.
  • La respiración de su niño es más rápida de lo usual. .
  • Hay sangre saliendo del tracto o estoma de su hijo.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene secreción que ha aumentado o es más espesa que lo usual.
  • La secreción de su niño es de color amarillo o verde.
  • La piel de su niño, alrededor del tubo, está roja, inflamada o le está drenando un líquido mal oliente
  • Su niño le informa que le duele al tragar.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide