Skip to Content

Complicaciones De Una Infección

CUIDADO AMBULATORIO:

Las complicaciones de una infección

pueden ocurrir si no se diagnostica y no se le da tratamiento a una infección a tiempo. Algunas infecciones podrían tener complicaciones aun cuando reciben tratamiento a tiempo. La infección puede propagarse de un lugar de su cuerpo al cuerpo entero a través de su sangre. El diagnóstico y tratamiento tempranos podrían evitar complicaciones como bacteriemia, septicemia y shock séptico. Estas son condiciones serias que pueden ser una amenaza para la vida y que requieren tratamiento inmediato.

Complicaciones posibles:

  • Bacteriemia es la presencia de bacterias en la sangre. La bacteriemia puede ocurrir cuando las infecciones de otras partes de su cuerpo, como de los pulmones, riñones o piel, pasan a la sangre. También puede suceder cuando los catéteres permanentes, como los dispositivos de acceso venoso central, los cables de marcapasos o catéteres urinarios se infectan. Un dispositivo de acceso venoso central es una vía intravenosa especial que se coloca en una vena grande y se deja allí durante un período prolongado de tiempo.
  • Sepsis ocurre cuando una infección se propaga y provoca que el cuerpo reaccione fuertemente a los gérmenes. Normalmente, el sistema de defensa del cuerpo libera químicos para combatir la infección en el área infectada. En una septicemia, los químicos son liberados a través del cuerpo. Los químicos causan inflamación y pueden causar coagulación en los vasos sanguíneos pequeños, la cual es difícil de controlar. La inflamación y coagulación disminuyen el flujo sanguíneo y el oxígeno a los órganos. Es posible que esto cause que dejen de funcionar correctamente. La septicemia también se conoce como síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS) debido a la infección.
  • Un shock séptico es un tipo severo de septicemia que sucede conforme la septicemia empeora y provoca que múltiples órganos dejen de funcionar. La presión arterial baja demasiado y los órganos no obtienen suficiente sangre. Esto podría provocar daño permanente a los órganos.

Signos y síntomas de una infección que ha empeorado:

  • Fiebre o temperatura corporal baja con escalofríos y temblores violentos
  • Inflamación de los tobillos o piernas
  • Un cambio en el estado mental, como confusión, pérdida del conocimiento o convulsiones
  • Latido cardíaco acelerado o irregular
  • Orinar poco o nada en lo absoluto
  • Dificultad para respirar, mareos o debilidad
  • Un salpullido en la piel o piel cálida y roja

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:
    • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
    • Usted también podría presentar alguno de los siguientes:
      • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
      • Falta de aliento
      • Náuseas o vómitos
      • Desvanecimiento o sudor frío repentino
  • Usted tiene una convulsión o pierde el conocimiento.
  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Sus labios o uñas de las manos están azules.
  • Usted se siente extremadamente débil y tiene dificultad para moverse.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Sus síntomas, como la fiebre, empeoran, aún si usted está tomando un medicamento para el tratamiento de la infección.
  • Usted tiene más inflamación en sus piernas, pies o abdomen.
  • Usted se siente mareado, débil o tiene sensación de desmayo.
  • Usted deja de orinar u orina muy poco.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría depender de la severidad de las complicaciones. Usted podría necesitar supervisión y tratamiento en un hospital. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Podría ser necesario quitar o cambiar el catéter podría ser necesario para eliminar la infección.
  • Los medicamentos podrían ser administrados para aumentar la presión arterial y el flujo sanguíneo a sus órganos. Es posible que se administren antibióticos para tratar una infección Es posible que los medicamentos se administren también para disminuir la inflamación, controlar el azúcar en la sangre, prevenir úlceras estomacales y prevenir coágulos sanguíneos.
  • Una cirugía u otros procedimientos podrían ser necesarios para tratar problemas a causa de la septicemia o relacionados con las complicaciones de su infección. Esto podría incluir el drenar un absceso o extirpar el tejido infectado.

Prevenga una infección:

Lo siguiente puede ayudar a prevenir una infección, o evitar que una infección empeore:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos.
  • Limpie las superficies con frecuencia. Limpie las perillas de las puertas, los muebles de la cocina, teléfonos celulares y otras superficies que la gente toca con frecuencia. Use una toallita desinfectante, una esponja de un solo uso o un paño que pueda lavar y reutilizar. Use limpiadores desinfectantes si no tiene toallitas. Usted también puede elaborar un limpiador desinfectante mezclando 1 parte de blanqueador con 10 partes de agua.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Las vacunas ayudan a prevenir la infección por algunos virus y bacterias. Vacúnese contra la influenza (gripe) tan pronto como se recomiende cada año. La vacuna contra la gripe suele estar disponible a partir de septiembre u octubre. Los virus de la gripe cambian, por lo que es importante vacunarse contra la gripe cada año. Vacúnese contra la neumonía si se recomienda. Esta vacuna generalmente se recomienda cada 5 años. Su médico le indicará cuándo recibir esta vacuna, de ser necesaria. Su médico puede indicarle si debe recibir otras vacunas, y cuándo aplicárselas.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.