Skip to Content

Colocación De Un Stent Vascular Periférico

CUIDADO AMBULATORIO:

¿Qué necesita saber acerca de la colocación de un stent vascular periférico?

La colocación de un stent vascular periférico es un procedimiento para ensanchar una arteria estrechada en la pierna o el brazo. Un stent es un pequeño tubo elaborado en malla de alambre que ayuda a mantener abierta la arteria. Algunos stents tienen medicamentos que ayudan a prevenir obstrucciones en la arteria.

Cómo prepararse para la colocación de un stent vascular periférico:

  • Es posible que deba hacerse exámenes de sangre, una angiografía o un electrocardiograma (ECG) antes del procedimiento. Hable con su médico acera de estos u otros exámenes que usted podría necesitar. Usted necesitará que alguien lo lleve a su casa y se quede con usted después de su procedimiento.
  • Su médico hablará con usted acerca de cómo prepararse para el procedimiento. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día del procedimiento. Le dirá qué medicamentos puede tomar o no el día del procedimiento. Es posible que deba suspender el uso de anticoagulantes varios días antes del procedimiento. Consulte a su médico si puede continuar tomando aspirina.
  • Podrían administrarle un antibiótico por vía intravenosa para evitar que contraiga una infección bacteriana. El líquido de contraste se puede usar durante el procedimiento. Infórmele al médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a los antibióticos o al medio de contraste.

Qué pasará durante la colocación de un stent vascular periférico:

  • Es posible que le administren anestesia general para mantenerlo dormido y sin dolor durante el procedimiento. También es probable que en vez de la anestesia le administren un sedante intravenoso para calmarlo y relajarlo durante el procedimiento. Podrían aplicarle anestesia local para insensibilizar el área. Con la anestesia local, es posible que usted aún sienta presión o molestia, pero no debería sentir ningún dolor.
  • Su médico le colocará una sonda y una guía en un vaso sanguíneo en la ingle, el brazo o la muñeca. Luego guiará un alambre por medio de la sonda hasta llegar a la arteria obstruida. Es probable que su médico le inyecte un líquido de contraste para así poder observar más claramente la arteria en las radiografías. Es posible que sienta calor cuando le inyecten el líquido de contraste. Su médico puede utilizar un globo para ayudar a abrir la arteria. Insertará un stent a través de la sonda y lo introducirá en la arteria.
  • Su médico removerá el catéter y el cable. Él o ella podría usar pinzas, puntos u otros dispositivos para cerrar la herida. Se aplica presión a la herida por varios minutos para suspender cualquier sangrado. Se podría colocar un vendaje de presión u otro dispositivo de presión sobre la herida para ayudar a prevenir más sangrado.

Qué pasará después de la colocación de un stent vascular periférico:

  • A usted le conectarán un monitor cardíaco hasta que logre despertarse por completo. Un monitor cardíaco es un electrocardiograma que permanece encendido constantemente para registrar la actividad eléctrica de su corazón. Los médicos monitorearán sus signos vitales y pulso en su brazo o pierna. Con frecuencia, revisarán su venda a presión para ver si hay sangrado o inflamación.
  • Usted necesitará acostarse de forma plana con una pierna o brazo extendido por 2 a 4 horas. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Los movimientos del brazo o de la pierna pueden provocar sangrado grave. Es posible que le den de alta para irse a casa o puede tener que pasar la noche en el hospital.

Riesgos de la colocación de un stent vascular periférico:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Es probable que usted tenga moretones o dolor donde estaba la sonda. También es probable que usted necesite de una cirugía para reparar daños ocasionados por la sonda a los vasos sanguíneos, o para detener el sangrado intenso. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en el brazo o la pierna. El coágulo de sangre podría desprenderse y transportarse a los pulmones, corazón o cerebro. Esto puede causar un ataque al corazón o accidente cerebrovascular. El líquido de contraste podría causar daños al riñón o una reacción alérgica.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:
    • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
    • y podría incluir cualquiera de los siguientes:
      • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
      • Dificultad para respirar
      • Náuseas o vómitos
      • Desvanecimiento o sudor frío repentino
  • Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
    • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
    • Debilidad en un brazo o una pierna
    • Confusión o debilidad para hablar
    • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted no puede parar el sangrado de su herida incluso después de aplicar presión firme sobre ella por 10 minutos.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Se desprenden los puntos de sutura.
  • La pierna o el brazo se sienten entumecidos, fríos o se ven pálidos.
  • Su herida se inflama rápidamente.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su herida está roja, inflamada o drena pus.
  • Su herida se ve más amoratada o hay moretones nuevos al lado de su pierna o brazo.
  • Tiene náuseas o está vomitando.
  • Tiene comezón, inflamación o un sarpullido en la piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los anticoagulantes ayudan a evitar los coágulos sanguíneos. Como ejemplos de anticoagulantes se pueden mencionar la heparina y warfarina. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté atento a sangrados y hematomas mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Esté atento a la aparición de sangre en su orina y evacuaciones intestinales. Use una toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Infórmele a su odontólogo y a los médicos que lo atienden que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Infórmele a su médico de inmediato si olvida tomar el medicamento o toma demasiado.
    • La warfarina es un anticoagulante que podría tener que tomar. Usted debería saber lo siguiente en caso de que tome warfarina.
      • Algunos alimentos y medicamentos pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores en su alimentación mientras toma warfarina. La warfarina funciona mejor si usted ingiere aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir a consultas de control con su médico cuando esté tomando warfarina. Deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos análisis se usan para determinar la cantidad de medicamento que necesita.
  • Los medicamentos antiplaquetarios , como la aspirina, ayudan a prevenir coágulos de sangre. Tome sus antiplaquetarios exactamente como se le haya indicado. Estos medicamentos podrían causar mas probabilidad para sangrado y para desarrollar moretones. Si le han indicado el uso de aspirina, no tome acetaminofén o ibuprofeno en su lugar.
  • Puede administrarse un medicamento recetado para el dolor. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Baño:

Es posible que usted se pueda bañar al día siguiente de su procedimiento. Quítese su venda a presión antes de bañarse. No tome baños en tina ni se meta en jacuzzis o piscinas. Estas acciones pueden aumentar su riesgo de contraer una infección. Lave cuidadosamente el área alrededor de la herida con jabón y agua. Seque el área con palmaditas suaves.

Siga las instrucciones de su médico sobre el cuidado de sus heridas:

Cambie su vendaje cuando se moja o se ensucie. Una vez que se quite la venda a presión usted puede usar una curita pequeña para cubrir su herida. Esté pendiente de su herida todos los días por signos de infección como enrojecimiento, inflamación o pus. Es normal tener un poco de moretones en la herida. No use talco, lociones o cremas sobre su herida.

Cuidados personales:

  • Aplique presión firme y constante si hay sangrado. Es posible tener un poco de sangrado de la herida. Aplique presión con una gasa o toalla limpia por 5 a 10 minutos. Llame al 911 si el sangrado se vuelve más abundante o no se detiene.
  • No levante nada más pesado que 5 libras durante 48 horas. Levantar cosas pesadas puede ejercer presión a su herida y causarle sangrado. No empuje ni jale nada con el brazo que se usó en el procedimiento.
  • No practique ninguna actividad fuerte por al menos 48 horas. Una actividad vigorosa puede provocar el sangrado de su herida. Descanse y haga actividades tranquilas. Las caminadas cortas al baño y en la casa están permitidas. No camine ni se quede de pie por más de 10 minutos. Pregunte a su médico cuándo puede retomar sus actividades habituales.
  • Limite subir escaleras para prevenir sangrado de la herida. Planifique actividades en una planta. Límite el uso de escaleras a dos veces al día.
  • Tome líquidos para eliminar el líquido de contraste de su cuerpo y prevenir coágulos sanguíneos. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Vuelva a tomar sus anticoagulantes según indicaciones. Es probable que su médico le diga que empiece a tomar sus anticoagulantes después de su procedimiento o le indique que espere unos cuantos días.
  • Pregúntele a su médico cómo controlar o prevenir la enfermedad arterial periférica. Él puede ayudarlo a crear un plan de alimentación saludable, un plan de ejercicios o un plan para perder peso. No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden bloquear sus arterias. También pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide