Skip to Content

Bronquiectasia En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La bronquiectasia es una condición pulmonar que causa que los bronquios del niño se ensanchen de forma permanente. Los bronquios son vías respiratorias grandes que ayudan a que el aire entre y salga de los pulmones del niño. Los pulmones del niño producen mucosidad para atrapar y extraer los germénes y los agentes irritantes que entran por la respiración. Cuando el niño tiene bronquiectasia, los pulmones no pueden eliminar la mucosidad como lo harían normalmente. Esto puede provocar infecciones, inflamación y cicatrización en los pulmones del niño y le podría dificultar la respiración.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Antibióticos: Estos medicamentos ayudan a combatir o prevenir las infecciones causadas por bacterias. Siga las indicaciones para dar estos medicamentos al niño.
  • Broncodilatadores: Pueden administrar los broncodilatadores a su niño para ayudar a expandir los conductos aéreos de sus pulmones y facilitarle la respiración.
  • Expectorantes: Estos medicamentos contribuyen a diluir la mucosidad del niño. Cuando la mucosidad no es tan espesa, es posible que al niño le resulte más fácil escupirla al toser. Esto podría contribuir a que el niño respire con mayor facilidad y que se mejore más rápidamente.
  • Medicamentos esteroides: Al inhalarlos, los esteroides ayudan a bajar la inflamación en los pulmones del niño y abrir sus vías respiratorias, de modo que pueda respirar con mayor facilidad.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Haga una cita de seguimiento con el médico o pulmonólogo del niño como se lo indiquen:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Oxígeno:

Es posible que se administre oxígeno al niño por una máscara o una cánula nasal para ayudarlo a respirar con mayor facilidad. El oxígeno también puede aliviar el trabajo que realiza el corazón del niño y evitar que surjan más problemas.

Ayude a controlar los síntomas de su niño:

  • Técnicas de limpieza de las vías respiratorias: Un terapeuta de la respiración podría enseñarle estas técnicas para ayudar al niño a expectorar la mucosidad y respirar con mayor facilidad. Estos ejercicios para aliviar los síntomas que tiene el niño se pueden hacer con una máquina o un dispositivo especial. Pida más información sobre estas técnicas de limpieza de las vías respiratorias.
  • Asegúrese de que el niño haga suficiente ejercicio: Pida al médico del niño que le recomiende un programa de ejercicio para el niño. El ejercicio podría ayudar a soltar las secreciones de las vías respiratorias del niño y ayudarle a respirar con mayor facilidad.
  • Haga que el niño ingiera suficientes líquidos: Pregunte cuánto líquido debe tomar el niño a diario y qué líquidos le recomiendan. Los líquidos ayudan a diluir la mucosidad, y así al niño le resulta más fácil expectorarla al toser.
  • Proporcione una variedad de alimentos saludables a su niño: Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Pregunte si el niño debe seguir una dieta especial.

Ayude a evitar que la bronquiectasia del niño empeore:

  • No permita que nadie fume cerca de su hijo: El humo del tabaco puede irritar las vías respiratorias del niño y hacer que su condición empeore. Si usted fuma, nunca es muy tarde para dejar de hacerlo. Pida información si usted necesita ayuda para dejar de fumar.
  • No permita que el niño se acerque a las personas enfermas: De este modo es menos probable que el niño se enferme y contraiga una infección.
  • Pregunte sobre las vacunas: Consulte con el médico si debe vacunar al niño contra la gripe o la neumonía. El mejor momento para vacunarlo contra la gripe es en octubre o noviembre. La vacuna contra la gripe dura 1 año. La vacuna contra la neumonía dura 5 ó 6 años. Pregunte al médico qué vacunas necesita el niño.

Para más información:

  • National Heart, Lung and Blood Institute
    Health Information Center
    P.O. Box 30105
    Bethesda , MD 20824-0105
    Phone: 1- 301 - 592-8573
    Web Address: http://www.nhlbi.nih.gov/health/infoctr/index.htm

Comuníquese con el médico o el pulmonólogo del niño si:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tose más que de costumbre o su respiración es sibilante.
  • Los medicamentos no alivian los síntomas del niño.
  • Tiene alguna pregunta acerca de la condición o cuidado del niño.

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • Su hijo tose sangre.
  • Su hijo le surge dificultad para respirar o tiene más dificultad para respirar.
  • Su hijo está confundido o siente que se va a desmayar.
  • Su hijo tiene dolor de pecho intenso.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide