Skip to Content

Amigdalectomía En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Una amigdalectomía es una cirugía que se realiza para extraer las amígdalas del niño. Las amígdalas son 2 masas grandes de tejido que se encuentran en la parte posterior de la garganta del niño. Las adenoides son masas pequeñas de tejido que se encuentran en la parte superior de la garganta. Las amígdalas y las adenoides combaten las infecciones. Podría ser necesario extraerle las amígdalas al niño para mejorar su respiración y asma, y para que tenga menos infecciones en la garganta, los senos paranasales y los oídos. Es posible que le extraigan las adenoides al mismo tiempo si están inflamadas o infectadas.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • El acetaminofeno reduce el dolor y la fiebre. Pregunte qué dosis debe tomar y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofeno puede dañar el hígado si no se toma de la manera indicada.
  • Analgésico para el dolor: Es posible que le receten un medicamento al niño para calmar el dolor. No espere a que el dolor sea demasiado intenso para darle otra dosis del medicamento.
  • Antibióticos: Se administra este medicamento para combatir o evitar que el niño contraiga una infección causada por una bacteria. Déselo al niño de acuerdo con las indicaciones. .
  • Administre a su niño su medicamento como se le haya indicado: Llame al proveedor de salud de su niño si piensa que el medicamento no esta funcionando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, o hierbas que toma su niño. Incluya la cantidad que toma, la forma y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visita de seguimiento. Mantenga la lista con usted en caso de emergencia.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años de edad: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño de peligro mortal al cerebro e hígado. Revise las etiquetas del medicamento de su niño para aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Programe una cita con su proveedor de salud de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Qué puede esperar después de la cirugía:

  • Dolor e inflamación: Es posible que al niño se le hinche y le duela el rostro, la garganta y el cuello durante hasta 2 semanas después de la cirugía. Es posible que sienta más dolor por la mañana.
  • Fiebre leve: Es posible que el niño tenga fiebre baja mientras se le cura el área de las amígdalas. Ofrézcale líquidos a menudo para ayudar a bajar la fiebre.
  • Sangrado: Es normal que el niño sangre un poco durante las 24 horas siguientes a la cirugía. También puede sangrar a los 5 a 10 días de la cirugía cuando se le caigan las costras o si tiene una infección. Pregunte cuánta sangre es normal.

Higiene bucal:

Es normal que al niño le duela la garganta y tenga mal aliento después de la cirugía. Ayude al niño con lo siguiente:

  • Enjuáguele la boca como le indicaron para eliminar la sangre y la mucosidad.
  • Ayúdele a lavarse los dientes con cuidado. No permita que haga gárgaras ni que se cepille los dientes demasiado fuerte. Esto puede hacer que sangre.

Alimentos y bebidas:

El niño tendrá que seguir una dieta líquida o de alimentos blandos durante varios días después de la cirugía.

  • Ofrezca al niño suficiente líquido: Esto contribuirá a evitar que se deshidrate, mantener baja su temperatura corporal, aliviar el dolor y acelerar el proceso de recuperación. Los líquidos y alimentos frescos o fríos, como el agua, el jugo de manzana o uva, las paletas heladas y la gelatina, contribuirán a aliviar el dolor y la inflamación. No le dé jugo de naranja o de toronja. Estos tipos de jugo podrían irritarle la garganta.
  • Ofrezca al niño alimentos blandos: Haga esto una vez que el niño pueda tomar líquidos con facilidad y no tenga malestar estomacal. Algunos ejemplos son el puré de manzana, la avena, los huevos pasados por agua, los fideos y el helado. Una vez que el niño pueda comer alimentos blandos con facilidad, puede empezar lentamente a comer alimentos sólidos. No le ofrezca ningún alimento picante, caliente o con bordes afilados, como las papitas. Estos alimentos pueden dañarle el área de las amígdalas.
  • No ofrezca al niño alimentos ni bebidas calientes: No le dé té caliente, sopa ni ningún otro alimento o bebida caliente. Esto puede aumentar su riesgo de sangrar. No dé al niño leche ni otros productos lácteos si tiene mucha flema en la garganta. Esto podría hacer que tosa y que se lastime el área de la operación.

Cuidado después de la cirugía:

  • Permita que el niño descanse: El niño tendrá que descansar y limitar su actividad física por 7 a 10 días después de la cirugía, o tal como le indiquen.
  • Ponga hielo en la garganta del niño: El hielo contribuye a bajar la inflamación y aliviar el dolor. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido en una bolsa plástica. Cubra el hielo con una toalla y colóquelo en la garganta del niño durante 15 a 20 minutos cada hora durante 2 días
  • Use un humidificador frío: Contribuirá a poner humedad en el ambiente y aliviar la garganta al niño.
  • Lave el cuello del niño con cuidado: Bañe al niño como de costumbre o haga que se bañe él mismo con cuidado. Es posible que le duela la garganta y el cuello. Pregunte si debería usar agua fresca para lavarle el cuello hasta que se sane.
  • No fume alrededor del niño: Aléjelo de lugares donde haya humo. El humo puede hacer que le sangre la garganta.
  • No permita que el niño se acerque a las personas que tengan un resfriado, dolor de garganta o la gripe: Es posible que se enferme más fácilmente después de la cirugía.

Comuníquese con el cirujano o médico de cabecera del niño si:

  • El niño tiene fiebre.
  • El niño tiene dolor de garganta o dolor de oído peor de lo esperado.
  • Al niño le sale pus o sangre de la garganta.
  • Al niño le pica la piel o tiene un salpullido.
  • Usted tiene alguna pregunta o inquietud acerca del cuidado del niño.

Busque ayuda de inmediato o llame al 911 si:

  • El niño sangra de color rojo vivo por la nariz o la boca o comienza a sangrar más.
  • El niño se siente débil, mareado o como si se fuera a desmayar cuando se sienta o se pone de pie.
  • Al niño le duele mucho la garganta y se babea o le cambia la voz.
  • El niño tiene el cuello rígido o dolorido.
  • Al niño se le hincha o le duele de forma repentina el rostro o el cuello.
  • Al niño le duele la espalda o el pecho.
  • El niño tiene dificultad para respirar o para tragar.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide