Skip to main content

Amigdalectomía En Niños

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Feb 4, 2024.

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber acerca de una amigdalectomía?

Una amigdalectomía es una cirugía para extirpar las amígdalas de su niño. Su hijo puede necesitar esta intervención si padece amigdalitis varias veces al año. La cirugía también puede ser necesaria si su hijo padece apnea obstructiva del sueño o cáncer de amígdalas.

Extirpación de adenoides y amígdalas

¿Cómo preparo a mi hijo para una amigdalectomía?

¿Qué sucederá durante la amigdalectomía de mi niño?

¿Qué debo esperar después de la amigdalectomía de mi hijo?

¿Cuáles son los riesgos de la amigdalectomía?

Su niño podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Es posible que presente inflamación en su boca, garganta o pulmones que le dificulten la respiración. Su hijo puede tener náuseas y vómitos después de la cirugía. Su hijo podría tener cambios en la voz o en el sentido del gusto después de la cirugía. Su hijo puede seguir teniendo apnea del sueño incluso después de la intervención quirúrgica. Los instrumentos que se usaron para extirpar las amígdalas de su niño podrían provocar lesión a sus dientes, laringe o paladar. Los instrumentos que usan calor o un láser para extirpar sus amígdalas pueden provocar una quemadura. Las amígdalas podrían volver a salir después de la cirugía de su niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Learn more about Amigdalectomía En Niños

Care guides

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.