Skip to Content

Agresión Física

CUIDADO AMBULATORIO:

La agresión física

es una lesión o amenaza de lesión causada por otra persona. También se llama maltrato, cuando la lesión ocurre.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Usted tiene dolor en el pecho o falta de aire.
  • Usted sufre una convulsión, no se lo puede despertar o no responde.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene fiebre.
  • Usted tiene cambios en la visión o pérdida de la visión.
  • Usted tiene dolor o moretones nuevos o en aumento.
  • Usted se siente mareado, con náuseas o está vomitando.
  • Usted está confundido o tiene problemas de memoria.
  • Usted se siente más cansado que lo acostumbrado, o tiene cambios en la cantidad de horas que normalmente duerme.
  • Usted no puede articular las palabras.
  • Usted tiene una herida abierta que está inflamada, drena pus o tiene mal olor.
  • Usted nota rayas rojas en su piel que empiezan desde su herida.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

dependerá de las lesiones que usted tenga. Algunos tipos de tratamiento se administrarán de inmediato. Otros tipos pueden ser necesarios más adelante si se desarrollan nuevos problemas médicos.

  • Los medicamentos podrían administrarse para prevenir o tratar el dolor o una infección bacteriana.
  • Limpieza de la herida o cierre podría ser necesario. Se pueden utilizar suturas, grapas, cinta o pegamento médicos para cerrar las heridas. Esto depende de en qué parte del cuerpo tiene la herida y su gravedad.

  • Un yeso, un aparato ortopédico o una férula podrían colocarse en su brazo o pierna para proteger el área lesionada.

Cuidados personales:

  • Es posible que usted necesite que alguien permanezca con usted por varios días si ha sufrido una lesión de cabeza. La persona tendrá que vigilarlo para detectar signos de que su lesión está empeorando. Tendrá que buscar atención para usted si es necesario.
  • Descanse tanto como sea necesario. Pregunte cuándo puede regresar a sus actividades normales. Si tiene una lesión en la cabeza o está tomando medicamentos narcóticos para el dolor, pregunte cuando puede volver a manejar.
  • Aplique hielo según las indicaciones. El hielo ayuda a disminuir el dolor y la inflamación. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla. Colóquela en el área afectada por 20 minutos cada hora, o según las instrucciones. Pregúntele a su médico cuántas veces al día debe aplicarse el hielo y por cuántos días.
  • Siga las instrucciones de su médico sobre el cuidado de sus heridas. Limpie con cuidado la herida con agua y jabón según le indicaron. Si tiene una cortada o una herida abierta, manténgala cubierta con un vendaje. Pregunte al médico qué clase de vendaje debe usar. Cambie el vendaje si se moja o se ensucia. Vigile por signos de infección, como inflamación, pus o rayas rojas.
  • Vaya a terapia según las indicaciones. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para fortalecer los músculos y evitar otras lesiones. Un terapeuta de salud mental puede ayudarlo a manejar el estrés o la depresión causados por la agresión.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Es posible que necesite que le ordenen radiografías u otros exámenes. Su médico puede requerir que le pongan un yeso o férula en su brazo o pierna fracturados. Es posible que también necesite tratar una contusión. Usted también puede necesitar consultar a un especialista.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.